¿Qué debemos hacer si se despresuriza la cabina de un avión?

La despresurización es una emergencia grave, pero es de las más practicadas en simuladores y los pilotos saben cómo reaccionar

La despresurización de la cabina de los aviones es una emergencia grave, frente a la que los pilotos -muy bien preparados para eso- deberán actuar con rapidez y profesionalidad.

Se trata de una situación muy conocida por los pilotos, y de las más ensayadas en los simuladores de vuelo

Para comprender la importancia de este tipo de emergencias, en primer lugar deberíamos saber qué significa «presurizar». Se trata del bombeo activo de aire comprimido en la cabina de una aeronave para garantizar la seguridad y el confort de los ocupantes.

Es necesario cuando un avión alcanza una altitud importante, ya que la presión atmosférica natural es demasiado baja como para suministrar el suficiente oxígeno a los ocupantes. Sin la presurización se puede sufrir mal de montaña o incluso una hipoxia (bajo nivel de oxígeno).

Cuando el avión despega, comienza a ganar altura rápidamente y la presión exterior va disminuyendo. Si se permitiera que la presión en el interior del aparato fuera la misma que en el exterior, la situación sería incómoda y peligrosa para los pasajeros.

Para evitarlo, el fuselaje se construye hermético y el interior se rellena artificialmente con aire a una presión ligeramente más baja de la que existe a nivel del mar. Así pues el avión que circula a gran altura, 10 mil metros, tiene el interior con una presión mucho más alta que el exterior.

Si un avión presurizado sufre un fallo de presurización sobre 3.000 m, puede hablarse de una situación de emergencia. En ese caso la aeronave debe comenzar un descenso de altura y las máscaras de oxígeno deben de activarse para todos los ocupantes.

Según explica el vocal del Colegio Oficial de Pilotos, Ricardo Huercio:

“Es difícil que se produzca una despresurización, porque el funcionamiento es automático y el propio avión cambia de sistema si este falla”

Si se produce un fallo en el sistema, los pilotos siguen un protocolo de actuación, que básicamente consiste en « hacer un descenso de emergencia, mediante un procedimiento que nos sabemos de memoria». Las mascarillas saltan de forma automática. En la mayoría de aviones de pasajeros, estas mascarillas se activan automáticamente si la presión de la cabina se reduce por debajo de la presión equivalente de la atmósfera a 4.500 m. Asegura el piloto Ricardo Huercio que:

«Es un procedimiento relativamente sencillo para la tripulación»

Aún así, una despresurización provoca un gran estrés entre los pasajeros, razón por la cual lo mejor es quedarse quieto, con la máscara puesta, gastando el mínimo de energía y respetando las indicaciones de las azafatas:

“En caso de una despresurización de la cabina, se abrirán los compartimentos situados encima de sus asientos, que contienen las máscaras de oxígeno. Si esto ocurriera, tiren fuertemente de la máscara, colóquensela sobre la nariz y la boca y respiren normalmente. Los pasajeros que viajen con niños, deben colocarse la máscara a ellos mismos primero, y después colocársela a los niños“?

Las máscaras permiten seguir respirando, mantienen la oxigenación de la sangre y evitan la pérdida de conocimiento. Podrás sentirte mareado o con dolor de cabeza, pero respetando el protocolo todo será más fácil y saldrá bien.

Pese a lo espectacular que pueda resultar, Huercio dice que es un tipo de situación estresante por lo que comprende las reacciones de los pasajeros. Pero en principio es de las maniobras que más se practican en los simuladores.

A confiar en los pilotos, obedecer las órdenes y viajar relajado.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!