Cuestión de ADN: dicen que existe el gen de la pasión por los viajes

Se llama Gen DRD4-/R. Estudios científicos sostienen que existe y que tiene que ver con el amor casi fanático por los viajes. Quienes tienen este gen aceptan el movimiento, los cambios y la aventura. ¿Te suena familiar?

Repasemos… Hay personas que nunca sienten la necesidad de salir de sus casas. Están tranquilos quedándose en la ciudad en la que nacieron. Y otras que viajan a conocer con todo organizado. Y luego están las personas que no pueden quedarse quietas, que siempre tienen la valija, la mochila y/o el pasaporte en la palma de la mano. No importa si lo llamás tener pasión por los viajes o una simple curiosidad, lo principal es que existe el hambre de explorar que simplemente no lográs saciar. Siempre hay algo nuevo que ver, algo diferente que te aleja de tu zona de confort para llenarte de vida. Adorás el pasaje de ida. Desde que tenés memoria has sido así… Pues bien. Lo sentís, pero lo que probablemente no sabías es que nuevas investigaciones científicas sostienen que esto podría deberse a tu ADN.

 

frase-viajera-aprender (1)

Un blog de psicología escribió que el deseo inherente deviajar puede encontrarse en un gen, el cual sería la derivación genética del DRD4, asociado con los niveles de dopamina en el cerebro. El gen en sí mismo, identificado como DRD4-7R, ha sido nombrado “el gen wanderlust” (“gen de pasión por los viajes”). El nombre se debe a su relación con mayores niveles de curiosidad e inquietud. La realidad, es que aquellos que llevan consigo esta información genética comparten algo en común: una historia de viajes.

El gen no es demasiado común, pero tampoco tan raro; de hecho, dicen que lo poseería un 20% de la población.

Hay razones para dudar de este “gen de viajes”. Kenneth Kidd de la Universidad de Yale, dijo que la genética no funciona así: “No puedes reducir algo tan complejo como la exploración humana a un solo gen“.

Respecto a este tema, es importante considerar la investigación realizada por Garret LoPorto de Huffington Post. Según LoPorto, a pesar de que estos individuos sean increíblemente creativos, pioneros, hábiles y más predispuestos a sentir una pasión por los viajes, es posible que sean “totalmente incontrolables”.

Por lo tanto, aunque sientas un impulso urgente de renunciar a tu trabajo y viajar durante los próximos meses, es mejor que te detengas y te asegures de estar pensando racionalmente. Y, si no, responsabilizá a tus padres. La culpa es de tu ADN.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo