De Salta Capital a Cafayate: 170 km entre valles y quebradas

Salta es sin dudas una de las provincias del norte argentino que no pueden faltar en ningún itinerario de viaje. Vale la pena visitarla y tomarse algunos días para conocerla en profundidad.
quebrad cafayate

La infinidad de paisajes que conforman la provincia, así como toda la región, son maravillosos. Cada zona cuenta con paisajes variados, entre los que prevalecen las quebradas, los valles y los pueblecitos escondidos entre las montañas.

Si estás de visita a Salta La Linda, como se la conoce popularmente, una visita que no podés dejar de hacer es a Cafayate, un pueblo que se encuentra a 170 kilómetros al sur de la provincia. Las opciones para ir son dos: la primera consiste en contratar una excursión en una agencia de turismo y la otra alquilar un auto y animarse a la aventura.

12 lugares de argentina

Podés leer: Los 12 mejores lugares de vacaciones en Argentina

Si bien depende de los gustos y preferencias de cada uno, la primera opción es quizás la más recomendada ya que al hacerlo de esta manera, contamos con un guía especializado que nos va a brindar datos muy significativos y relevantes durante todo el viaje. Los guías de turismo local suelen aportar mucha información de interés y curiosidades que, en la mayoría de los casos, no son de público conocimiento y son imposibles de acceder si no es gracias a estos especialistas.

La opción de alquilar un auto también está disponible para aquellos que lo prefieran, pero es importante tener en cuenta que el camino es sinuoso y requiere concentración y responsabilidades para quien maneje. Esta alternativa tiene otros encantos y uno de los principales es que da la libertad de bajar y tomarse el tiempo que desees en cada una de las paradas, sin depender del itinerario del grupo.

Para ir a Cafayate lo recomendado es salir bien temprano en la mañana. Lo que hay que saber de esta visita es que el camino en sí mismo es increíble, un verdadero paraíso. Por lo tanto, a pesar de las paradas obligadas, todo el recorrido por el Valle de Lerma y la Quebrada de las Conchas, también conocida como Quebrada de Cafayate, es imperdible. Las tonalidades de las formaciones rocosas son muchas, prevaleciendo las rojizas.

ruta 68 salta

Leé más: Vacaciones en el norte argentino: lo que no podés dejar de conocer

Durante los primeros kilómetros, mientras se sale de la ciudad capital, se puede ver a los costados de la ruta nacional 68 las plantaciones de tabaco. Durante el verano los alrededores de la ruta suelen estar verdes ya que es la temporada de lluvias y se pueden apreciar las diferentes tonalidades de las diferentes plantas y árboles. Algo simple pero con un encanto que enamora a cualquiera.

Garganta del Diablo

Una de las primeras paradas recomendadas, ideal para sacar unas bonitas fotos panorámicas, es el mirador de La Viña que ofrece vistas al valle. Siguiendo por la ruta nacional, es que se llega a la famosa Garganta del Diablo, un lugar sagrado para los antiguos Diaguitas que habitaban la zona. Allí se puede apreciar un cañón profundo y cerrado.

garganta del diable salta

Leé más: De Norte a Sur: los 12 sitios argentinos declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO

El Anfiteatro

Muy cerca de la Garganta del Diablo se encuentra otra increíble formación conocida con el nombre de Anfiteatro. Es un lugar 100% natural que empieza con una gran brecha que va a parar a un hueco entre rocas, con forma de botella invertida, donde hay una excelente acústica. Es un espacio semicerrado que tiene paredes de más de veinte metros de altura y el piso totalmente llano. Su forma le confiere una excelente acústica para la música. Por eso, casi siempre hay un grupito de personas tocando música típica.

garganta del diablo salta

También podés leer: Eligen a Salta entre los 10 destinos más fascinantes para el 2019

Siguiendo algunos kilómetros del lado derecho de la ruta se encuentra una gran formación rocosa que tiene forma de barco y es conocida con el mismo nombre.

El Obelisco

Se trata de una pequeña montaña puntiaguda que tiene una altura no mayor a los cincuenta metros y que llama la atención por su punta erosionada: idéntica a la del mítico obelisco de la ciudad de Buenos Aires.

El fraile y el sapo

A medida que se avanza hacia el sur de la provincia, el paisaje en la Quebrada de las Conchas se vuelve cada vez más erosionado y, según dicen los guías locales, es el paraíso de los geólogos. Durante la recorrida, se pueden observar montañas de diferentes formas y algunas formaciones reciben nombres específicos, como por ejemplo está el fraile y el sapo, que tal como su nombre lo indica, se los puede observar fácilmente.

salta la linda

Puede interesarte: Salta la Linda: un paraíso del Norte argentino

El sapo es una piedra robusta y grotesca que desde cientos de metros llama la atención. Se lo puede ver con sus patas hacia delante, con su gran boca y sus ojos desorbitados mirando hacia el cielo. Un poco más adelante las montañas parecen caer estrepitosamente hacia el río, como anunciando un ruido imposible de callar. Allí aparece El Fraile, una formación rocosa que desde lo alto pareciera convocar a misa.

El Hongo

Un poco menos llamativa , muestra cómo el viento y el agua se encargaron de lavar la piedra como si fuera una bocha y cómo su sustento terrenal adoptó la figura de un corto pero resistente tallo, como si se tratara de un champiñón.

Los castillos

Como su nombre la indica, sobre la ruta se pueden observar formaciones rocosas que tienen forma de castillo.

vacaciones invierno en salta

Podés leer: Vacaciones de invierno en Salta

Tres cruces

Es un mirador que permite subir para contemplar una hermosa vista panorámica al valle.

Las Ventanas

Es una de las últimas formaciones con las que se encuentra antes de llegar a Cafayate. Permiten ver desde sus aberturas los grandes médanos blancos salpicados por verdes viñedos o el río Colorado corriendo seco a lo largo de su arcilloso y rojizo suelo.
Al cabo de unas horas, la ruta nacional 68 llega a su fin y comienza la famosa ruta 40, la más larga del país, que va desde La Quiaca hasta Ushuaia. Cuando inicia la ruta significa que ya estamos en el tan esperado Cafayate.

Visita a las bodegas

Quien visita este lugar no puede olvidarse de recorrer alguna, o varias, de las tantas bodegas que hay abiertas al turismo. Lo lindo de la visita es que no necesariamente tiene que ser exclusivamente para los amantes del vino, ya que en ellas se muestra el proceso de elaboración, añejo y conserva. Es muy interesante y se aprenden muchos datos curiosos, desconocidos para la mayoría. También está la opción de degustarlos.

ruta del vino cafayate

Leé más: Los 6 destinos más populares para los amantes del vino

Cafayate

La localidad se encuentra a 1.700 metros sobre el nivel del mar. Sus callecitas con casas bajas son ideales para recorrerlas a pie y contemplar en primavera y verano los árboles con flores de muchos colores. En la Plaza Central se puede visitar la Catedral de Nuestra Señora del Rosario y cerca de allí el Museo Regional y Arqueológico Rodolfo Bravo. En él se exponen objetos procedentes de las excavaciones locales. También se puede ir al Museo de la Vid y el Vino.

cachi

Podés leer: Cachi, un lugar mágico en el Norte argentino

Otra recomendación es sentarse a comer en uno de los restaurantes típicos que se encuentran alrededor de la Plaza Central, donde no podés de probar los tamales, humitas y empanadas clásicas que conforman el sabor norteño.

Seguí leyendo:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!