Playas de Egipto: Sharm el Sheik, la vedette de una lista imperdible

Agua transparente, peces y tranquilidad. Todo lo que tenés que saber sobre las increíbles playas del Mar Rojo.

Sharm el Sheik fue el último destino de mi viaje a Egipto. Después de recorrer en El Cairo, una de las 7 maravillas del mundo antiguo, las pirámides de Giza y la esfinge, y después de conocer Luxor, el Valle de los Reyes y el imponente Templo de Abu Simbel, había que terminar la aventura con un puñadito de días de descanso. Y así fue… Y fue genial: es un plan que me animo a sugerir, porque después de tantas corridas sientan muy bien unos días de relax absoluto en las paradisíacas playas del Mar Rojo.

Atardecer en Sharm el Sheik

Más sobre este destino: Imprescindibles de Egipto

Egipto divide su territorio en dos continentes: una parte en el noreste de África y, la otra, en Asia, en la zona conocida como la Península de Sinaí, donde se encuentra Sharm el Sheik. Esta península limita al oeste con Israel.

Para llegar hasta allí volé desde Luxor hasta El Cairo, donde tomé otro avión hasta destino. En este viaje pisé varias veces el aeropuerto de la capital del país y, cada vez, se repetía una escena que llamaba mi atención: desde el bus que te alcanza hasta el avión veía unos aviones pequeños, como para unas 60 personas, que llevaban el nombre de EgyptAir (que es el nombre que recibe la aerolínea que opera en Egipto) Express. Para mi sorpresa, viajé en uno de esos para ir a la Península de Sinaí. Qué alegría. Cuando me quise dar cuenta me encontraba volando por arriba del Mar Rojo.

El vuelo no duró mucho y, de casualidad, había comprado un pasaje en primera clase, así que durante los 50 minutos que duró el viaje me sentí la Cleopatra moderna.
Al arribar al aeropuerto internacional me estaban esperando para trasladarme al hotel.

Sharm el Sheik es un destino altamente turístico y lleno de hoteles de lujo. Yo decidí ir a un All Inclusive, y si bien muchos son así, hay otros tantos que sólo cuentan con desayuno

Templo de Isis

Más sobre los maravillosos templos egipcios: Abu Simbel: la magia viva del antiguo Egipto

Dejé mis valijas lo más rápido que pude en la habitación y salí corriendo para ver el mar. Esperé ese momento de las vacaciones durante mucho tiempo y por fin había llegado. Cuando llegué hasta la playa fue increíble. Era tan lindo lo que estaba viendo que me quedé contemplando por un rato largo.

El mar es súper transparente y se ve turquesa a lo lejos. Al ser uno de los lugares con más corales en el mundo, es que se pueden ver diferentes tonalidades del celeste y del azul. Esos colores, en contraste con el amarillo del desierto, son un verdadero espectáculo natural.

Mar en Sharm el Sheik

También puede interesarte: Egipto: Asuán, donde “nace” el Nilo

Lo que aconsejo es llevarse unas zapatillas para el agua así no corres el riesgo de pisar los corales y lastimarte. Además, es incómodo. En mi caso no sabía que era así y no me llevé nada, pero por suerte en una de las tiendas que estaba adentro del hotel pude comprarlas. Son de goma y muy cómodas, por lo que no resulta ser un problema. Además protege los pies de la arena caliente, doble beneficio.

Mar Rojo

Este mar es conocido por ser aquel que Moisés separó para llegar a Israel. Pero, además de la historia bíblica, el Mar Rojo es conocido por tener una de las reservas naturales de corales más grande del mundo, y por eso se convierte en una de las mejores opciones a la hora de hacer snorkel, buceo y todo tipo de actividades en el agua.

La variedad de actividades acuáticas suelen ser muchas, pero en Sharm el Sheik vi una cantidad y originalidad que no hubiera imaginado

Si te gusta la playa, conocé más opciones Estas son las playas más caras y las más baratas del mundo

Excursiones en el Mar Rojo

Una de las excursiones que más me llamó la atención fue una que simulaba ser un submarino. En la superficie era un barco y por abajo del agua tenía ventanas y pasillos por los que se podía caminar apreciando la gran cantidad de peces que por allí circulaban.

Otra de las opciones más comunes son parasailing y paseo en barco, en donde por lo general hacen una parada en el medio del agua para aquellos que deseen nadar. El hotel donde me hospedé estaba en un lugar privilegiado, ya que muchos de esos barcos anclaban enfrente.

La mayoría de los hoteles tienen muelles largos que te adentran hacia el mar atravesando la barrera de corales. Por eso, me ahorré de pagar una excursión de snorkel y pude hacerla directamente desde la playa

En los lugares donde se puede practicar esta actividad suele haber un puesto para alquilar los equipos, como las máscaras y las patas de rana. Lo que recomiendo, si se es muy aficionado, es llevarse las propias. A veces comprarlas puede ser poco económico, pero conviene ya que las que alquilan muchas veces están muy gastadas y no ajustan bien, lo que hace que no resulte cómoda. Para aquel que nunca probó y no tiene máscara, los hoteles casi siempre tienen negocios donde venden este tipo de productos.

Más destinos paradisíacos: Increíbles islas y playas de Croacia

Con poca profundidad y muy cerca de la costa ya se pueden empezar a ver la cantidad de peces que hay por la zona. Los hay de todos los colores, tamaños y formas. Me declaro completamente fan de la playa y del mar, pero lo que vi acá fue algo único. El agua no me llegaba ni a las rodillas y tenía cientos de peces rodeándome. Hacer snorkel lo disfruté más que nunca, y fue una actividad que pude realizar todos los días que estuve allí.

Buceo en el Mar Rojo

Venía planeando hacer buceo en el Mar Rojo desde el momento en que confirmé mis vacaciones en Egipto. Vi videos, leí notas y me informé. Sabía que visitaría unas de las reservas más importantes del mundo y no podía perder esa magnífica oportunidad.

Para esta actividad los hoteles también suelen tener oficinas en donde se puede contratar la excursión directamente, sin necesidad de salir.

Después del mediodía, ya estaba con Ali, el que iba a ser mi instructor. Antes de entrar al agua practicamos una vez más las señas y dí el gran salto. Ese paso de gigante que das en el borde del muelle o barco con las patas de rana para sumergirse en el agua.

Playa en Sharm el Sheik

Puede interesarte: Egipto promociona para el turismo playas que están prohibidas para los egipcios

Estuvimos buceando a entre 12 y 14 metros de profundidad, por lo que hay que tener cuidado con los oídos. En cuanto se siente alguna molestia que tapándose la nariz y soplando fuerte no se calma, hay que dar aviso rápido al instructor para subir un poco, ya que puede traernos algún problema a futuro.

La cantidad y variedad de peces que pude ver fue increíble. La cantidad de “Nemos” era emocionante… Vi una familia de peces payaso, los que son naranjas con rayas blancas, de todos los tamaños. También pude ver un pez durmiendo que, cuando se dio cuenta que le estaba pasando por arriba, abrió un ojo y se fue nadando.

Si bien antes ya había practicado buceo, en Sharm el Sheik la experiencia fue única. Ojalá todos pudieran probarla alguna vez en la vida.

Viajar a Egipto

Para que tu viaje a Egipto sea inolvidable: Tips para viajar: recomendaciones y consejos para ir a Egipto

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!