Aguas termales en Argentina: cuáles son las 10 mejores

Las termas son el lugar ideal para descansar y relajarse. Por eso te contamos cuáles son las mejores Aguas Termales en Argentina.
Aguas termales en Argentina

Las aguas termales son aguas con una elevada cantidad de minerales que brotan del suelo de manera natural a una temperatura que supera en 5°C la temperatura registrada en la superficie. Hoy escribimos sobre las mejores aguas termales en Argentina y las más visitadas por los turistas.

Hay numerosas termas en Argentina, tanto en la llanura del centro del país, como en las tierras áridas del Norte y al pie de los volcanes patagónicos, rodeados de bosques y lagos.

Beneficios de las aguas termales

Leé también: Baños termales, cuáles son los beneficios de cada tipo de agua

Aguas termales en la Argentina

Argentina es uno de los países con más opciones en cuanto a aguas termales se refiere. Distribuidas en diferentes provincias a lo largo y ancho del país, a continuación te mencionamos algunas de las principales opciones.

 

Aguas termales en Buenos Aires

Leé también: Termas en Argentina: un combo de salud y placer

  1. Termas de Federación, Entre Ríos: son una de las preferidas, siendo distintiva el agua pura y cristalina que emana de una de las reservas de agua dulce más grandes del mundo: el Acuífero Guaraní. Cuenta con piscinas pasivas y recreativas sumamente espaciosas y debidamente techadas y equipadas; la vista privilegiada al lago Salto Grande aumenta la sensación de confort y bienestar en una de las termas más bellas del país.
  2. Termas de Sáenz Peña, Chaco: consideradas unas de las mejores de la Argentina en cuanto a propiedades medicinales, las aguas termales de Roque Sáenz Peña se han convertido con el paso del tiempo en un magnético centro de atracción turística, cuyas bondades se complementan con un servicio de hotelería de primer nivel. Este espacio surge en medio del microcentro de la ciudad.
  3. Termas de Reyes, Jujuy: los monarcas del imperio incaico ya aprovechaban las bondades de estas aguas termales hace más de cinco siglos. Afloran 19 km al norte de San Salvador de Jujuy, a 50° de temperatura. Son hípertermales, de baja salinidad, sulfatadas y bicarbonatadas sódicas y se aplican para estimular las defensas, eliminar toxinas y reactivar el metabolismo en reumáticos y alérgicos. Tienen alto poder analgésico, relajante, reconstituyente y calmante de dolores musculares y sedan el sistema nervioso.
  4. Termas de Cacheuta, Mendoza:  es uno de los principales referentes en cuánto a aguas termales se refiere en Mendoza. En Cacheuta fueron construidas diferentes piletas con aguas termales, que oscilan entre los 35 ºC y 50 ºC . Sus aguas provienen del deshielo.
  5. Termas de Río Hondo, Santiago del Estero: son las más antiguas de América Latina; los incas las utilizaban hace siglos por sus propiedades curativas y como espacios comunitarios de interacción social. La ciudad posee más de 170 puntos de aguas termales cuyas aguas oscilan entre los 30 y los 65 grados. La actividad se complementa con festivales artísticos, peñas, casinos, museos y lugares históricos. En el monumental Dique Frontal los deportes náuticos y la pesca del dorado son íconos locales.
  6. Termas de Fiambalá, Catamarca: enclavadas sobre la ladera de la sierra de Fiambalá y acompañadas por el imponente paisaje que regala la Cordillera de los Andes, las termas se ubican a 342 km de la capital San Fernando del Valle de Catamarca. Se llega a través de la Ruta Nacional Nº 60. Una piscina al aire libre y baños de chorro permiten el acceso de los visitantes a las aguas hipertémicas, alcalinas, hipotónicas y ricas en algas verdes, cuya temperatura va de los 38º C a los 70º C.
  7. Termas de Copahue, Neuquén:  está custodiada por el imponente volcán del mismo nombre y rodeada de un increíble paisaje. Se encuentra dentro del Parque Provincial Copahue-Caviahue.
  8. Termas Marinas de San Clemente del Tuyú, Buenos Aires: el agua es espesa y de un color terroso, lo que indica que no son filtradas ni afectadas por tratamiento alguno. Son altamente ricas en sales y proporcionan distintos efectos sobre la salud de acuerdo a la temperatura elegida. Las piscinas se hallan en un parque temático que ofrece una variedad de actividades aeróbicas, clases de aquagym, travesías en minijeep y cuatriciclos y un imperdible ascenso al Faro San Antonio para contemplar la Bahía de Samborombón
  9. Termas de Balde, San Luis: la Cañada de Balde, en cuyo centro está ubicada la población del mismo nombre, presenta un terreno con características de llanura recubierta de la típica vegetación del monte; el rasgo árido determina la presencia de salares y salinas.
  10. Termas de Pismanta, San Juan: son utilizadas desde la época prehispánica. También conocidas como Termas del Inca, eran visitadas en busca de recuperar la salud perdida

Termas de Fiambalá en Catamarca

Leé también: Catamarca, termas de Fiambalá, una propuesta para disfrutar del bienestar del agua termal

Técnicas termales en Argentina

Los testimonios de visitantes, que además de búsquela de relax van por necesidades concretas o prescripción médica, son siempre de gratitud hacia los tratamientos allí recibidos.

Los procedimientos que ofrecen las termas en Argentina son:

  • Hidroterapia: inmersión en las aguas
  • Inhaloterapia: técnicas a través del vapor
  • Fitoterapia: aplicación de barros y fangos naturales de las lagunas

Como muchos de los complejos mencionados tienen sus piscinas a cielo abierto, en algunos de estos lugares el funcionamiento es temporal.

En cada caso el visitante tendrá que asesorarse y ver cuál es el momento indicado y más recomendable para aprovechar al máximo su estadía.

Temperatura de las aguas termales en Argentina

El rango de variación de temperaturas es superior a los 100°C. Como ya hemos dicho para que el agua se considere termal sólo debe cumplir con el requisito de encontrarse a una temperatura 5°C o más por encima de la del suelo en que se encuentra o de la de las aguas que discurren en superficie.

Esto implica entonces que en zonas muy frías, el agua termal puede ser también de baja temperatura, siempre y cuando cumpla con el mencionado requisito

Por esa razón las aguas termales se pueden clasificar según su temperatura de la siguiente forma:

  • Aguas termales frías: menos de 20 °C
  • Aguas hipotermales: 20-35 °C
  • Aguas mesotermales: 35-45 °C
  • Aguas hipertermales. 45-100 °C
  • Aguas supertermales. 100°C en adelante

Esta variación depende del origen y de la distancia recorrida desde ese sitio de origen, además de otros factores secundarios tales como su composición, temperatura de las rocas que atraviesan desde su generación, emplazamiento geográfico etc.

Composición de las aguas termales en Argentina

La composición es variable y depende tanto de su origen como de las capas rocosas atravesadas. Hay:

  • Aguas ferruginosas, que presentan fundamentalmente hierro
  • Aguas cloruradas: con cloro
  • Aguas sulfuradas y sulfurosas: con azufre, lo que las hace bastante hediondas
  • Aguas sulfatadas: el azufre se combina en sulfatos de sodio, calcio, magnesio, etc.
  • Aguas bicarbonatadas donde los elementos mencionados en las sulfatadas. forman bicarbonato.

Te puede interesar: