Argentina: mágicos pueblos escondidos en la montaña

La cordillera de los Andes es el límite natural hacia el oeste que separa Argentina con Chile, un cordón que se extiende miles de kilómetros con picos nevados, y paisajes inusuales kilómetro a kilómetro. Entre montañas, hay pueblos escondidos y encantadores.

Impresionante Cordillera de los Andes

La característica fundamental del relieve argentino es el enorme contraste que ofrecen las inmensas llanuras orientales y la impresionante cordillera de los Andes al oeste, la que posee la cumbre más alta del hemisferio occidental: el Aconcagua, de 6.959 metros.

En su recorrido desde Jujuy hasta Tierra del Fuego, la cordillera exhibe la maravillosa variedad de su paisaje: desde los altiplanos del noroeste -desérticos, con valles, quebradas y coloridos cerros- hasta la región de los lagos, bosques y glaciares de la Patagonia.

Iruya – El pueblo colgado en la montaña

Iruya no sólo es un pueblo perdido en la montaña, es uno de los más escondidos no solo de Argentina, sino de Latinoamérica.

Se llega por un camino de cornisa y ripio que en verano no siempre está habilitado en temporada lluviosa.

Se encuentra entre cerros erosionados de forma abrupta y picos nevados. Es uno de los pueblos más bonitos del norte de Argentina

Iruya es todo un reducto temporal aislado no solo por la altura a 2780 metros sobre el nivel del mar en la provincia de Salta, sino también por estar sitiado entre dos ríos: sus pobladores preservan costumbres de culturas originarias entre calles angostas y empedradas muy empinadas con casas de adobe.

Villa La Angostura – El paraíso entre lagos patagónicos

Si recorrés la ruta de los Siete Lagos, una ruta de ensueño en Patagonia argentina, terminarás conociendo el pequeño poblado de Villa la Angostura en el departamento de Los Lagos, provincia de Neuquén en Patagonia.

Se encuentra en el entorno del Parque Nacional Nahuel Huapi entre lagos y montañas, y se conoce como el Jardín de la Patagonia por su fantástico entorno natural. Se disfruta tanto en verano como en invierno. Te maravillará su mimetización con el bosque.

Purmamarca – El pueblo entre cerros de colores

No sólo es un pueblo que brota como un oasis en un paisaje árido. Purmamarca posee un aspecto arquitectónico de casas bajas y en adobe que se ven aún más pintorescas al pie de un cerro de siete colores, y en el marco de cerros colorados.

El río Purmamarca, los cardones y el cielo casi siempre de un azul intenso suman más belleza.

La Quebrada de Humahuaca

La Quebrada de Humahuaca encuentra en éste sitio del noroeste de Argentina una de las más curiosas y peculiares gamas de colores en sus montañas. Un colorido experimento geológico en un sitio como la Quebrada que por sus valores culturales y paisajísticos está reconocido como Patrimonio de la Humanidad.

El Chaltén – El pueblo de los senderos de naturaleza

Desde el pequeño pueblo de El Chaltén, uno de los más jóvenes de Argentina, parten  senderos que parecen mágicos. El eslogan turístico local afirma que los senderos comienzan desde la puerta de cualquier hotel.

Desde allí se puede disfrutar de distintas rutas de trekking que llegan a algunos de los parajes más emblemáticos de la Patagonia: torres de roca gigantes que emergen entre glaciares que alimentan lagos turquesa, bosques, y zonas indómitas sin ninguna intervención. Se encuentra en la provincia de Santa Cruz.

San Martín de los Andes – Paraíso de bosques y volcanes

En el sudoeste de la provincia de Neuquén y no tan lejos de Villa la Angostura está situada San Martín de los Andes sobre la costa del Lago Lácar. Es una ciudad nacida y desarrollada a la par del turismo de Patagonia en un marco natural que despliega lagos alimentados por nieves eternas, y algunos volcanes como el Lanín, protagonista del cercano Parque Nacional.

Cachi – Valles Calchaquíes

Si hay algo que hace imperdible a Cachi, no es solo ese pueblo de casas blancas en los Valles Calchaquíes, su encanto de construcciones coloniales de adobe características, las montañas que rodean la ciudad, incluyendo el Nevado de Cachi.

Llegar a Cachi saliendo desde Salta supone atravesar un camino lleno de maravillas naturales que deslumbran: la cuesta del Obispo, el Parque Nacional los Cardones. Es un paraíso para el senderismo, para respirar aire puro, para descubrir el tesoro arqueológico de miles de años que refleja la vida pasada en el lugar, o las ruinas prehispánicas como Puerta de La Paya.

La Cumbrecita – El pueblo peatonal

En el valle de Calamuchita, en la Provincia de Córdoba, hay un poblado particular no solo por lo bonito. Es un paisaje de sierras que no superan los 1500 metros sobre el nivel del mar. Y aunque el camino de acceso está asfaltado, al llegar al pueblo hay que dejar el coche y seguir a pie, porque vehículos a motor no están permitidos.

Al caminar sus calles, notaremos el carácter tirolés, o de estilo alpino, algo heredado de los pobladores pioneros de origen centroeuropeo. Hoy La Cumbrecita es un destino de relajación, tranquilidad y naturaleza por dosis iguales.

Hay cascadas, bosques de coníferas y el propio pequeño poblado como atractivos.

Lago Puelo – Pueblo y Lago

Lago Puelo es un pueblo y un Lago, ambos muy cerca uno de otro, en uno de los puntos más bonitos de Patagonia andina. Se encuentra al noroeste de provincia de Chubut. Es uno de los pueblos de Argentina de mayor crecimiento, con habitantes que llegan atraídos por el paisaje y la promesa de tranquilidad y naturaleza en un sitio que vive sobre todo del turismo.

Aunque aún es pequeño, es un pueblo-refugio entre bosques de lenga, cipreses, cihue, entre otras especies. Además hay senderos que se internan en paisajes de selva valdiviana, rincones que parecen salidos de un cuento.

Fuente: 101lugaresincreibles.com

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!