Conocé Ischigualasto: el Valle de la Luna que fue de los dinosaurios

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), responsable de velar por la conservación de los sitios, monumentos y expresiones que son parte del patrimonio natural y cultural de la humanidad, ha reconocido a lo largo y a lo ancho de la Argentina diez escenarios naturales y culturales, emplazados en diferentes puntos del territorio, que son testimonios únicos de los misterios de la naturaleza, el trabajo y las costumbres de los hombres y las mujeres de Argentina.

Uno de ellos es Parque Provincial Ischigualasto más conocido como Valle de la Luna y ubicado en la provincia de San Juan, un lugar donde la naturaleza lleva trabajando algo más de 220 millones de años. Un paisaje de otro planeta que supieron habitar los dinosaurios y que hoy es Patrimonio del Mundo.

Las geoformas, resultado de la erosión natural, adoptan figuras raras como “el submarino” y “el hongo”, entre las más características. Nada en este sitio ha sido alterado por la mano del hombre, los diversos tonos de color de la tierra se despliegan en el suelo y las paredes rocosas se imponen ante la inmensidad.

Para llegar, se puede tomar el camino más corto desde San Juan Capital, que es comenzando por la ruta 40 hacia el norte, hasta la localidad de Huaco, y desde Huaco por la ruta 150 hasta el Valle de la Luna.

Este tramo de la ruta 150 tiene varios túneles y puentes y fue inaugurado en octubre de 2014, y es una de las formas más pintorescas de llegar hasta este hermoso lugar.

Una visita fugaz de uno a tres días alcanza para recorrer la zona a fondo. Se puede comer y dormir en San Agustín de Valle Fértil o, los más aventureros, en el comedor y el camping del mismo parque.

Allí descansan los restos fósiles de los dinosaurios más antiguos de la Argentina, en la vastedad erosionada por el tiempo que conforma un paisaje extraordinario y de un alto valor científico.

El parque dispone de una zona de acampe que esta en el área de servicios y en la que se puede estacionar el auto al lado de la carpa. Hay servicio de ducha con agua caliente y restaurant con proveeduria para los huéspedes que decidan acampar.

La noche es otra aventura, más aun cuando hay luna llena. Esos días se ofrece un recorrido, diferente al normal de cinco estaciones, que abarca 40 kilómetros de la reserva para hacer aún mejor la experiencia. Para realizar las visitas nocturnas no es necesario realizar reservas, solo se le solicita a los visitantes estar antes de las 21 horas en el Parque.

Para los aficionados a la naturaleza, a los paisajes naturales y a los deportes aventura el Parque ofrece la posibilidad de realizar excursiones en bici.

Hay también circuitos de trekking que permiten al turista estar en contacto con la naturaleza avistando flora y fauna. Los senderos que se recorren son de baja dificultad y se visitan unas dunas.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!