4 cosas para hacer en el Barrio Chino de Argentina

Si nunca visitaste este barrio o si planeas volver a ir, te recomendamos una serie de actividades para hacer de tu experiencia la mejor.

El Barrio Chino no es demasiado grande como para perderse de algo, pero nunca viene mal informarse y conocer qué opciones tiene este lugar turístico para ofrecernos. Te contamos algunas de las actividades que podés hacer si vas a visitar el Barrio Chino de Argentina.

Barrio Chino

Puede que muchas personas nunca hayan tenido la oportunidad de visitar este barrio, o quizás los nuevos turistas nunca hayan escuchado hablar de un Barrio Chino en capital Federal. El lugar está ubicado en la zona de Belgrano, con eje en tres cuadras de la calle Arribeños, al costado las vías del Ferrocarril Mitre y la estación Belgrano C.

Te puede interesar: Qué ver en Buenos Aires: imprescindibles de día y de noche

Sin duda es un gran plan para pasear los fines de semana, probar comida, comprar recuerdos y formar parte de toda la cultura asiática que ofrecen. A continuación te contamos qué actividades podés hacer para vivir la experiencia al máximo.

El arco

Una vez que se llega al Barrio Chino, hay un gran arco que funciona como entrada para dar a entender que desde ahí se puede entrar al barrio. De todas maneras, el lugar cuenta con diferentes entradas y salidas, más que nada para que los visitantes elijan la opción que les quede más cómodo.

Leer también: 4 calles imperdibles para visitar si estás en Argentina

En la entrada de Juramento y Arribeños está este gran arco que mencionamos, en el cual uno puede sacarse una foto de recuerdo y conservarla. Lo destacable de este arco es que tiene unos 11 metros de altura y cuenta con detalles coloridos del arte chino y asiático, como dragones pintados de dorados en la parte de arriba del arco. Es originaria de China, por lo que para traerla tuvieron que hacerlo en partes y luego construirla.

Gastronomía asiática

Una de las actividades más emocionantes para hacer en el barrio es probar los platillos típicos de dicha cultura y descubrir los sabores peculiares que tienen. A lo largo del recorrido, uno se puede encontrar con diferentes puestos y locales que venden comida asiática. Hay varios restaurantes decorados con la temática, otros un poco más sofisticados, negocios con sus menús listos, supermercados asiáticos y hasta algún que otro kiosco.

Por lo general, lo que se ofrece mucho a los visitantes son bocaditos fritos y brochettes. Esto se debe a que la forma de comerlos es bastante práctica, haciendo que uno pueda seguir disfrutando del recorrido mientras prueba una de estas comidas.

Podés ver: Buenos Aires: dónde comer comida japonesa

También hay otros lugares en donde tienen una mayor variedad de platos para ofrecer. En caso de querer probar un poco de pescado frito, es recomendable visitar el local Palitos. Además están los lugares en los que podés probar la clásica sopa ramen con fideos, como por ejemplo en Nobiru. Incluso si tenemos antojos de merendar algo un poco más liviano, podemos hasta pedirnos un té con burbujas de tapioca en el negocio Oh! Tea.

Lo más destacable de estos locales y restaurantes es que no están muy lejos el uno del otro, sino que todo lo contrario. Uno tiene a disposición las diferentes opciones para elegir, y encima solo hay que dar unos pocos pasos para ir a cada local.

Otras compras

También se encuentran diferentes locales que venden productos textiles, accesorios y hasta peluches. Son lugares que están distribuidos por todo el barrio, y que, además, atraen mucho a los más chicos con todos los juguetes y peluches.

Ver más: Lugares para visitar en Buenos Aires y los mejores programas

Saber tu fortuna

La mayoría de los locales cuentan con un canasto lleno de las típicas galletas de la fortuna, para que al momento de comprar al algo se puedan agregar estas simpáticas galletas. Se tratan de aperitivos dulces que tienen en su interior números de la suerte y un mensaje que puede predecir tu fortuna, o por lo menos sacarte un par de risas. Uno puede comprar la caja entera para llevarse o también elegir de forma individual.

Continuar leyendo: