Vacaciones de invierno en Salta

El norte argentino es uno de los destinos favoritos para los amantes de la naturaleza y las actividades al aire libre. Secretos de una provincia con una cultura atrapante y una gastronomía que vale la pena degustar.

Ubicada a poco más de 1.600 kilómetros de Buenos Aires, Salta es una provincia que preserva construcciones de la época colonial. Es un destino con un amplio repertorio cultural, en el cual resaltan museos, iglesias y parques emblemáticos. Para quienes están pensando en ir de vacaciones a esta hermosa provincia, les dejamos algunas de las actividades y localidades de mayor interés para tener en cuenta a la hora de planificar las vacaciones.

Salta capital

La capital de Salta es conocida como la Linda, debido a la belleza de sus calles, las construcciones históricas y la naturaleza que la rodea. Es un lugar realmente encantado, que puede disfrutar toda la familia.

El recorrido puede comenzar con la visita a la Plaza 9 de julio, una de la más importantes de la ciudad, y de ahí seguir el curso hacia la Catedral (que se encuentra justo en frente), el Cabildo de Salta (que funciona actualmente como Museo Histórico del Norte) y el Museo de Arqueología de Alta Montaña.

Salta la linda: un paraíso del Norte argentino

Dentro de las visitas obligadas, se deben destacar la Catedral Basílica de Salta y Santuario del Señor y la Virgen del Milagro, que fue declarada monumento histórico nacional. Siguiendo por detrás de la Catedral, se puede acceder al Museo Catedralicio Monseñor Carlos M. Pérez, que cuenta con piezas de orfebrería dedicadas al culto y pinturas de autores italianos y españoles, entre otras cosas. En la Catedral también se encuentra una sala dedicada a los héroes del Ejército del Norte.

Otro de los principales atractivos turísticos para quienes recorran la ciudad es la Basílica Menor y el Convento de San Francisco, que fue construida en 1625.

Una linda actividad en la ciudad es el paseo por el teleférico subiendo al Cerro San Bernardo, lugar desde donde se pueden tomar unas panorámicas increíbles de la ciudad. Para quienes deseen subir de otra manera, se puede hacer caminando o en auto.

Dique Cabra Corral

Probablemente el dique presente una de las vistas más lindas de Salta, debido a la inmensidad de sus aguas espejadas. También es un lugar de interés por la cantidad de actividades que se pueden realizar en él.

Este embalse junta agua de todos los ríos procedentes de los Valles Calchaquíes y tiene una superficie de 115 metros cuadrados. Es un lugar ideal para practicar diversos deportes acuáticos en el que se destaca el bungee jumping, una experiencia que permite tener la sensación de caída libre, que consiste en saltar atado de una soga al dique.

Además, es el lugar por excelencia para la pesca de dorados y para practicar rafting, ya que de este dique nacen las famosas aguas del Río Juramento. Para los que prefieren la adrenalina y los deportes extremos, además del rafting se pueden hacer otras actividades como canopy, que consiste en trasladarse desde un cerro a otro mediante una soga y parapente. Ambos dan una verdadera sensación de volar.

De Salta a Cafayate: encantos imperdibles de la Ruta 68

Por otra parte, el dique ofrece una excursión cultural que consiste en llegar a la costa por medio de un catamarán para poder contemplar una gran colección de arte rupestre y petroglifos, pertenecientes a los pueblos originarios que habitaron la zona.

Cafayate

Es uno de los asentamientos más importantes del Valle de los Calchaquíes, ubicado a 183 kilómetros de la capital salteña y a 1.680 metros sobre el nivel del mar.

La ciudad tiene actividades de lo más variadas, que van desde visitas a museos históricos hasta la posibilidad de disfrutar de la deliciosa gastronomía salteña preparada para el turismo. Durante la recorrida en el centro se recomienda visitar la Catedral de Cafayate y la Plaza Principal, para luego seguir con la degustación de vinos por las callecitas coloniales.

Vacaciones en el norte argentino: lo que no podés dejar de conocer

Para quienes estén interesados en recorrer otros puntos de interés, desde la ciudad se pueden hacer excursiones a otras ciudades que componen el valle, como por ejemplo la Quebrada de las Conchas o Cachi.

Cachi

Es un pueblito que reúne todas las características de la época colonial: callecitas angostas y de piedra, casas construidas con materiales de la región y pisos rústicos. Se ubica en el corazón de los Valles Calchaquíes a una altura de 1.228 mts sobre el nivel del mar y con una población de más de 7.000 habitantes.

En Cachi se respira la cultura de los pueblos originarios, ya que mantiene sus costumbres y tradiciones ancestrales, la gastronomía y la industria centrada en la cerámica y la tela. Además, el nombre del pueblo proviene del idioma quechua que significa “sal” y fue escogido por la cumbre nevada que fue confundida por una salina.

Una visita recomendada es el Museo Arqueológico de Cachi bautizado como Museo Pío Pablo Díaz, que basa su atractivo turístico en los orígenes de la cultura ancestral. Además, para conocer la parte religiosa de las civilizaciones indígenas antiguas se recomienda visitar la Parroquia de Cachi y Antigales.

Para los amantes de la naturaleza, el pueblo posee paisajes turísticos ideales para conocer en época de vacaciones, como el Valle Encantado, un sitio completamente natural donde se pueden apreciar pinturas rupestres dentro de cuevas y los majestuosos cóndores en estado completamente salvaje. Otro imperdible es el Parque Nacional Los Cardones, un área protegida donde prevalece el cardón (de ahí el nombre del parque) y la vegetación propia de la prepuna. Para visitar a este último se recomienda ir equipado con agua, ya que el lugar no está tan preparado para el turismo.

Iruya

Esta localidad es una de las que más resuena cuando hablamos del norte argentino. Sin dudas tiene el encanto norteño: callecitas angostas y construcciones de adobe entre las montañas, ya que se encuentra a 2.780 metros de altura sobre el nivel del mar.

Iruya: el pueblito que colorea las montañas salteñas

En cuanto a las actividades para realizar, es recomendable una recorrida por el centro, en donde se observa la plaza principal junto a la parroquia y algunas casas antiguas. Más alejado, el Mirador La Cruz ofrece una increíble vista panorámica de la ciudad, y el pueblo San Juan nos espera para un avistaje de cóndores sin igual.

Además, hay diversas opciones a la hora de hacer excursiones. Se puede optar por caminatas, trekking de diferentes intensidades y cabalgatas.

Salinas Grandes

Si hablamos de lugares imperdibles de la provincia, no debemos dejar de mencionar las Salinas Grandes. Es una de las postales más famosas del norte. Es el tercer salar más grande de Sudamérica, con una superficie de 212 kilómetros ubicada en el altiplano del norte argentino y distribuido entre las provincias de Salta y Jujuy.

Salinas Grandes, un desierto blanco a 4.000 metros de altura

Es un paisaje excepcional y uno de los destinos más destacados de la región, por la inmensa planicie blanca que deja sorprendidos a todos los turistas (se recomienda utilizar anteojos de sol).

Para llegar a las Salinas Grandes, se puede optar por auto propio o contratar alguna agencia de turismo que organice las excursiones, ya que no hay transporte público y las distancias son largas dependiendo de la localidad en la que se encuentre.

San Antonio de los Cobres

El pueblo es famoso por ser una de las paradas del Tren de las Nubes, que es otra de las mayores atracciones turísticas del norte argentino. La excursión en el tren es una experiencia mágica y muy recomendable, ya que se trata de uno de los más altos del mundo llegando a los 4.200 metros de altura, acompañado por un hermoso paisaje que nos custodia durante todo el recorrido.

El Tren a las Nubes recibió una importante distinción a nivel internacional

San Antonio de los Cobres es un pueblito pequeño y pintoresco que está ubicado en la puna salteña, con una altitud de 3.775 metros sobre el nivel del mar, por lo que, debido a la altura, se recomienda recorrerlo sin prisa para no generar malestar físico.

Vacaciones de invierno

Para las vacaciones de invierno en Salta, el pueblo prepara dos grandes fiestas populares que no se pueden dejar de conocer. La más importante que es la Fiesta Nacional de la Pachamama, el 1 de Agosto, donde se conmemora a la Pachamama o “madre tierra”. En esta celebración se preparan diversas ofrendas para entregarle a la Madre Tierra, acompañados de bailes típicos. La otra gran celebración es la Fiesta Patronal San Antonio de Padua, el 13 de Junio en honor al Santo Patrono del pueblo.

Lugares para vacacionar en invierno en Argentina

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!