8 cosas para hacer en Navidad en Rovaniemi, el pueblo de Papá Noel

Si estamos pensando en pasar las fiestas en el casi extremo norte del planeta, no deberíamos hablar de Santa Claus, ni de Papá Noel ni del Viejito Pascuero, sino de Joulupukki, el popular personaje vestido de rojo que reparte regalos en Nochebuena por todo el mundo y que aseguran que vive en su propia aldea en cercanías de Rovaniemi, en Finlandia.

Quizás sea justamente esta región de Laponia el destino ideal para  pasar la Navidad en familia viviendo una de las más fabulosas experiencias de invierno. La mayoría de la gente que visita este lugar, regresa habiendo realizado un montón de actividades que no se imaginaban que podían hacerse en esas regiones en esta época del año.

Aquí, BuenaVibra presenta un resumen de algunas de las fabulosas cosas que se pueden hacer en Rovaniemi.

1) Safari en trineo con perros

Los huskies siberianos no quieren nada más que una vigorosa carrera a través del bosque nevado. Y cuando se ponen en grupo al frente del trineo parecen enceguecidos por tratar de cruzar el bosque rápidamente. Este paseo se puede hacer e familia porque a pesar de la fuerza de los perros, los guías saben manejar la situación sin que haya nngún problema.

2) Ver las “Luces del Norte”

Claro que la posibilidad de ver las auroras boreales va a depender 100 por ciento del clima y de que realmente ocurran mientras estemos ahí, pero más allá de verlas o  no, lo impactante es la travesía en moto de nieve para llegar hasta el lugar indicado.

3) Compartir las tradiciones navideñas del lugar

Escondido en un bosque nevado encantado hay un pintoresco pueblo que parece salido de un cuento de duendes. Allí todo está armado para vivir la experiencia de ser un elfo,  cómo por ejemplo mirar a través de las ventanas en puntas de pie, decorar galletas de pan de jengibre, hacer postres finlandeses tradicionales, elaborar decoraciones navideñas y buscar en el bosque cautivante el perfecto árbol de Navidad.

4) Visitar al real “Santa” (o Joulupukki )

Rovaniemi es la casa oficial de Santa Claus y se puede tener la oportunidad de visitarlo personalmente en su oficina. Se dice que su casa actual más al norte es apenas accesible, sin embargo su oficina está abierta al público y es de fácil acceso. Cerca se encuentra la oficina de correos de Santa, donde se puede enviar una carta a cualquier parte del mundo. También se encontrarán allí todas las cartas escritas a Santa Claus de niños de todo el mundo.

Dentro de la aldea se pueden realizar paseos en trineos con renos, motos de nieve para niños, toboganes de hielo y montículos de nieve. Si la nieve al aire libre no es suficiente, puede dirigirse a Snowman’s World, un parque con toboganes de hielo en tubos inflables.

5) Cruzar el Círculo Polar Ártico

Cerca de Santa’s Holiday Village, tal es el nombre de la aldea de Papá Noel, se encuentra Santa Park. Esta atracción también tiene su propio Papá Noel para conocer, además de una escuela de elfos, un taller de fabricación de pan de jengibre y un parque infantil. Todo esto es en el interior, o más específicamente bajo tierra, lo cual es una ventaja después de pasar un día frío fuera en Santa’s Holiday Village. Y una ventaja adicional es que es el único lugar en el mundo que se puede cruzar el Círculo Polar Ártico bajo tierra.

6) Alimentar renos

La Laponia es el hogar de más de 200.000 renos, todos con dueños. Se puede aprovechar la oportunidad para visitar una de las granjas de renos, disfrutar de un paseo en reno a través del bosque finlandés, acariciarlas y alimentarlas con hojas de lechuga.

Y sobre todo esto tomamos parte en una ceremonia antigua dentro de un acogedor Kota (cabaña tradicional de madera finlandesa).

7) Explorar Pilke

Este centro de ciencias amigable para los niños está situado en el centro de Rovaniemi y es de fácil acceso. Los niños adoran este lugar, ya que pueden tocarlo todo – incluyendo una pantalla de karaoke, un tractor gigante para escalar, armas para disparar virtualmente, dibujar, entrenar y mucho más. Los chicos ni siquiera se dan cuenta de que están aprendiendo sobre el medio ambiente porque están muy divertidos. Sin duda son horas muy agradables que permiten salir del frío y refugiarse en un espacio agradable parav toda la familia.

8) Luces del Norte en el Artkikum

Si no se puede ver la aurora boreal en su visita al bosque todavía se puede ver en el Artkikum. Este museo está dedicado a la aurora boreal y tienen una exposición donde uno puede acostar sobre almohadones y ver un video corto que lleva a los espectadores en un viaje virtual a través de estas hermosas formaciones de luz. Es muy relajante.

El museo tiene mucho para tocar y también mesas de dibujo para que los niños se diviertan. El centro cuenta con animales de peluche de tamaño natural: oso, alce y focas, que son divertidos y atractivos para los más pequeños.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo