Albinen, el pueblo suizo que paga 60.000 euros a quien se mude allí con su familia

Albinen, una de esas pequeñas aldeas que parece salida de un cuento, cerca de Leukerbad en Valais, Suiza ha visto su población reducida a solo 240 personas. Y los habitantes temen la extinción total del poblado.

Tres familias han abandonado el pueblo recientemente y la pérdida de ocho alumnos puede significar el cierre definitivo del colegio, según ha comentado la agencia de noticias nacional suiza ATS.

Por eso, sus habitantes, en un intento por revitalizar la aldea y evitar la extinción total tendrán que tomar una decisión drástica. En pocos días, votarán una propuesta para ofrecer dinero contante y sonante a nuevas familias a cambio de establecerse allí.

Los adultos pueden recibir 25.000 francos cada uno (21.500 euros) mientras que los niños recibirían 10.000 francos (8.500 euros), un total de 60.000 euros para una familia de cuatro personas. Pero hay algunas condiciones.

Los candidatos a residentes deben ser menores de 45 años y estar dispuestos a permanecer en el pueblo un mínimo de diez años. La propiedad que compren o construyan también debe tener un valor al menos 200.000 francos (171.500 euros) y se requiere que sea su residencia principal.

Para poder cumplir con esta propuesta, el municipio creará un fondo en el que se ingresarán 100.000 francos cada año con ayuda de las instituciones que luchan contra la despoblación de los municipios alpinos. Thomas Egger, director del Swiss Working Group for Mountain Areas (SAB), asegura que la caída de habitantes en pueblos como Albinen es una problema nacional.

Las autoridades del pueblo están convencidas de que esta política es asequible y representa una inversión real en el futuro de Albinen, a pesar del desembolso inicial. Cualquiera que acepte la oferta sin duda se beneficiará de un aire de montaña vigorizante y de las vistas increíbles sobre el Valle del Ródano.

Los empleos en el pueblo son escasos, pero las ciudades de Visp y Sion están a poca distancia en coche, Berna está a unas dos horas en tren o en automóvil y Ginebra a menos de tres horas de distancia.

Albinen no es el único pueblo suizo que lucha por su supervivencia. El pequeño pueblo de Corippo, con 13 habitantes, acaba de anunciar planes para convertirse en un hotel gigante en un intento por evitar la extinción.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!