Budapest: la belleza de lo clásico en 48 horas

Budapest, una ciudad encantadora, perfecta para pasar un fin de semana

Una escapada a la capital de Hungría, divida por el río Danubio en dos mitades, Buda y Pest, es absolutamente recomendable. Si bien no te gustará irte tan rápido y te faltará tiempo para “saborearla” y descubrir sus secretos, en 48 horas podrás tener una idea amplia de lo que es y fue esta maravillosa ciudad.

Querrás un poco más de tiempo para recorrer tanta historia y tanta magia: los inigualables baños termales, un paseo nocturno en barco, visitar las antiguas naves reconvertidas en pubs gigantescos, la sinagoga más grande de Europa, el Parlamento, etc., etc.

Pero contás con solo 48 horas y si llegás a la ciudad el viernes por la tarde y la dejás el domingo a la misma hora, este itinerario te resultará ideal para conocer lo más importante de Budapest sin preocuparte por nada.

Si hacés la visita en otras fechas, no olvides comprobar los horarios de apertura de los distintos museos y monumentos.

Visitar el parlamento

En el itinerario no incluimos la visita del interior del Parlamento porque se necesita acudir con bastante tiempo de antelación y en demasiadas ocasiones no permiten el acceso. La visita es interesantísima y el edificio es monumental.

Parlamento de Budapest

Ver también: Budapest, la impactante historia de los “Zapatos en la orilla del Danubio”

Si querés visitarlo sin perder tiempo, la mejor opción es contratar la visita guiada por Budapest+Parlamento, de esta forma no tendrás que hacer colas y visitarás todo lo incluido en el itinerario del sábado por la mañana.

Visitando Budapest

Lo más normal es que el día de llegada no haya tiempo para visitar mucho después de dejar las valijas en el hotel. Lo mejor en este caso es dar un paseo por el centro, conocer Váci Utca, la Avenida Andrássy y la Basílica de San Esteban.

Si querés trasnochar, en la zona de la ópera encontrarás bares y pubs de diferentes ambientes.

Buda

El primer día comenzaremos la visita en Buda, la zona más señorial de Budapest. Para llegar hasta la cima se puede tomar los autobuses 16, 16A y 116 (parada Dísz tér) o, si prefieren, el Funicular Budavári Sikló, aunque su precio es relativamente elevado.

Lo primero será recorrer los alrededores del Castillo de Buda, desde donde se obtienen unas de las mejores vistas de toda la ciudad. No dejes de entrar en el patio, donde se encuentra el Museo de Historia de Budapest.

Desde el castillo tomar Támok utca hasta llegar a la Iglesia de Matías y el Bastión de los Pescadores, el punto desde el que mejor se aprecia la grandeza del parlamento. Para acceder al interior de la iglesia es necesario sacar una entrada.

Budapest

A la hora de regresar al castillo tomaremos la calle Úri utca, conocida como la Calle de los Señores. Además de respirar su ambiente medieval, en su número 9 se encuentra la entrada al Laberinto del Castillo de Buda, una atracción interesante y diferente que gustará especialmente a los más pequeños. Saliendo a la calle paralela podrán disfrutar de las vistas de Obuda.

Puente de las Cadenas

Para regresar a Pest bajaremos caminando por una de las múltiples pendientes que hay en Buda y cruzaremos a pie el Puente de las Cadenas. Siguiendo en línea recta por Zrínyi utca llegaremos a la Basílica de San Esteban, una visita imprescindible y gratuita.

Pest

Caminando hacia el sur llegaremos hasta Vörösmarty tér, una de las plazas más importantes de la ciudad. En esta plaza se encuentra la famosa Pastelería Gerbeaud, un buen lugar para tomar el postre después de comer.

Desde Vörösmarty tér tomaremos Váci Utca, la calle comercial más famosa de Budapest, hasta llegar al Mercado Central. Si querés comer bien y barato, en la planta superior hay pequeños locales que sirven comida de diversos tipos.

En la puerta del mercado podés tomar los tranvías 47 o 49 para llegar a Deák Ferenc tér. En este corto trayecto dejarás a mano derecha el Museo Nacional de Hungría y la Sinagoga Judía de Budapest, que se puede visitar todos los días menos los sábados.

Desde Deák Ferenc tér podés caminar por la Avenida Andrássy hasta llegar a la ópera. Si llegás antes de las 16:00 podés hacer la visita guiada en español, muy interesante y recomendable.

Ahora tendrás un par de horas para recorrer la Avenida Andrassy, hacer compras, tomar un café o caminar hasta el edificio del Parlamento.

Para finalizar bien el día reservar un paseo en barco nocturno. El precio, comparado con el de otras capitales europeas, es realmente económico.

Ver los impresionantes edificios de Budapest iluminados desde el Danubio es algo que no se puede perder

Nuestras opciones preferidas son el paseo en barco con cena y música en directo, que se realiza a las 19:00 horas, o mejor aún, asistir a un espectáculo folclórico y después realizar el paseo en barco. Los bailes húngaros y la música tradicional te sorprenderán.

Después de la cena podés dar un paseo por Vaci Utca y la zona de la Basílica de San Esteban. Si querés tomar una copa, en la zona de la ópera encontrarás diversos locales.

Segundo día

El itinerario del segundo día comienza en la Plaza de los Héroes, donde se encuentran las estatuas de los líderes de las siete tribus magiares fundadoras de Hungría. Se puede llegar hasta aquí en la línea M1 de metro, parada Hősök tere.

En la propia plaza se encuentra el Museo de Bellas Artes, para nosotros el mejor de los museos de Budapest. Recomendamos su visita, llevará aproximadamente una hora y la entrada es bastante económica.

Leé también: Budapest, la perla del Danubio te va a echizar

Después de salir del museo nos adentraremos en el Parque de la Ciudad. Si como hemos previsto hacen la visita un domingo, encontrarán muchos húngaros que deciden pasar allí el día en familia. El sábado también es muy buen día para visitar el parque.

Leé también: ¿alojarse en Buda o en Pest?

Para recorrer el parque lo mejor es empezar por el Castillo de Vajdahunyad y luego pasear en sentido contrario a las agujas del reloj hasta llegar al Balneario Széchenyi. Si hay tiempo suficiente recomendamos adentrarse en el balneario un par de horas, es una de las mejores cosas que se pueden hacer en Budapest.

Después del baño podrán optar por comer algo rápido en los puestos que hay enfrente del Zoo o esperar para comer sentados en el centro de la ciudad.

Podrán aprovechar las últimas horas para admirar las mansiones de la Avenida Andrássy o hacer las últimas compras en Váci Utca, antes de ir al aeropuerto.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!