Camogli: magia en la maravillosa ribera italiana

Camogli es un espléndido pueblo que se asoma al golfo Paradiso en la maravillosa Ribera Italiana de Levante.
Un típico pueblo de pescadores y marineros caracterizado por las casas altas y pintadas de colores vivos que atraen la mirada. Un lugar romántico sumergido en un magnífico enclave natural que desde hace siglos encanta a los turistas de todo el mundo, en busca de relax sin dejar de lado la cultura, el mar y la buena cocina.

El pueblo originalmente dedicado a la pesca y el comercio, con los años ha desarrollado actividades artesanales como el hilado, tejido y coloración de telas.

Lo que hay que ver

Una peculiaridad de esta zona y de Liguria son las típicas fachadas pintadas, conocidas como trampantojos, que representan elementos arquitectónicos y decorativos: basamentos, marcos, balcones, flores y persianas cerradas.

Entre los lugares que hay que visitar destacan sus numerosas iglesias, comenzando por la Basílica Menor de Santa María Asunta, que se asoma al puerto y fue realizada en el siglo XII; la iglesia presenta una doble fachada en estilo jónico.

 

Destaca también el Santuario de Nuestra Señora del Boschetto, erigido en el punto en el que, según la tradición popular, en el siglo XVI se apareció la Virgen. Hay que ver también la iglesia “Milenaria”, dedicada al Sagrado Corazón de Jesús, del siglo XIII y la iglesia parroquial de San Roque de Camogli desde la que se goza de una espectacular vista del Golfo Paradiso.

Lo que hay que hacer

Los amantes del mar y de la historia, en Camogli pueden disfrutar de una visita al Museo Marinero que custodia obras relacionadas con el mundo del mar, como cuadros o curiosos barcos dentro de botellas. Entre ésta últimas figura una botella en la que se reproducen las casas de Camogli, los veleros y el puerto.

Los aficionados al senderismo pueden recorrer uno de los numerosos senderos panorámicos que unen Camogli con la fracción de Ruta y, tal vez, llegar hasta Punta Chiappa, un característico pueblecito de pescadores que toma el nombre de una roca afilada que surge en el mar, o incluso a San Roque.

Los amantes de las inmersiones submarinas no deben dejar de visitar cualquiera de las grutas aquí presentes, especialmente la de Gamberi (Gambas), en Punta Chiappa, cuyo nombre se justifica por la presencia de numerosísimas y pequeñísimas gambas que cubren completamente las paredes. En la gruta se pueden ver además pequeñas langostas, cangrejos y corales.

Lo que no hay que perderse

Una visita a la bahía de San Fructuoso, accesible a través de un sendero o en barca. Aquí se encuentra un pueblecito surgido en torno a la monumental Abadía de San Fructuoso de Capodimonte.

Los amantes de las profundidades marinas no pueden dejar escapar la oportunidad de sumergirse para ver el famoso Cristo de los Abismos, obra de Guido Galletti, realizada en 1954 en el fondo de la bahía de San Fructuoso.

Para los que se encuentran por estas zonas en mayo, hay que mencionar la famosa feria del pescado, que tiene lugar el segundo domingo de mayo y en la que se emplea una gigantesca y legendaria sartén.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!