El impactante hotel-spa que está dentro de un lago en Islandia

Construido sobre lava de 800 años de antigüedad, a solo 20 minutos en automóvil del aeropuerto de Keflavik, el Retreat Hotel, es la primera o la última parada ideal en un viaje por Islandia.

La famosa y peculiar Laguna Azul de Islandia sigue siendo una joya por descubrir. Si bien de los 2,1 millones de personas que viajaron al país nórdico durante el año pasado, más de la mitad de ellos se sumergieron en las aguas geotérmicas de la Laguna Azul mientras estuvieron allí cada vez suma más atractivos que lo hacen casi inigualable especialmente para aquellos que viajan buscando renovarse y revitalizarse.

La laguna Azul se encuentra dentro del Geoparque Mundial de la UNESCO y comprende una serie de piscinas que contienen agua de mar geotérmica, rica en minerales como sílice y azufre que tienen fama de ser buenos para tratar las enfermedades de la piel

Ahora, el Retreat at the Blue Lagoon, el primer hotel de cinco estrellas del lugar finalmente está abierto y los viajeros que posiblemente hayan desestimado el lugar como una trampa para turistas tienen un resort de 62 suites con su propia laguna privada que los sorprenderá en muchos aspectos.

También podés leer: Islandia: fotos que parecen de otro planeta

El nuevo hotel

Construido sobre lava de 800 años de antigüedad, a solo 20 minutos en automóvil del aeropuerto de Keflavik, el Retreat Hotel, inaugurado en abril de 2018, es la primera o la última parada ideal en un viaje por Islandia.

Gracias a una colaboración de diseño sofisticada entre Basalt Architects y Design Group Italia, con elegantes paredes de hormigón y ventanas de piso a techo que inundan el espacio con vistas ligeras y espectaculares, The Retreat se combina maravillosamente con el paisaje circundante tanto por dentro como por fuera.

El nuevo hotel representa la culminación de la visión del fundador Grímur Sæmundsen de Blue Lagoon como epicentro de la salud y el bienestar. El diseño del retiro tiene como objetivo aprovechar la belleza natural de la laguna y minimizar el impacto del edificio en su entorno. Un análisis completo de las grietas y fisuras que forman este paisaje volcánico permitieron el diseño que este complejo.

También podés leer: Islandia tiene 5 veces más turistas que habitantes y fascina a quien la visita

El Spa en la Laguna Azul

El espacio destacado es, por supuesto, el spa. Los huéspedes del hotel no solo tienen acceso a la parte principal de la Laguna Azul, sino también a la exclusiva Laguna de Retiro, que fluye desde el mismo manantial de agua geotérmica y cuenta con cañones de lava aislados que puede tener fácilmente para sí mismo en cualquier momento durante su estancia.

Dentro del spa, encontrarás una cueva subterránea de vapor y acogedores espacios de relax con sillas suspendidas y tratamientos únicos

Asegurate de reservar al menos 30 minutos para pasar por el Ritual Blue Lagoon, donde un asistente lo guiará en un proceso dividido en tres etapas utilizando los minerales, sílice y algas que se encuentran naturalmente en las aguas de la Laguna Azul para frotar y limpiar la piel.

Pero quien quiera una experiencia verdaderamente única, deberá reservar un tratamiento en donde se lo masajeará mientras flota en las aguas ricas en sílice de la laguna. Después de la sesión, disfrute de un batido hecho con skyr, una especie de yogur islandés, o un plato de gravlax servido con pan recién horneado en el restaurante del spa.

Diseño en concordancia

 

También podés leer: Bienvenidos a Islandia: un destino que crece sin pausa

Los elementos de diseño “relajante” se extienden más allá del spa. El vestíbulo, por ejemplo, es algo así como “la sala nórdica de tus sueños” decorada con una colección rotativa de cerámica del Museo de Diseño y Arte de Islandia. El área de comedor hundida en el centro del vestíbulo, donde se sirve el desayuno y el café de la tarde todos los días, tiene grandes ventanales con vistas a las aguas de la laguna y al volcán inactivo un poco más allá.

 

Un piso arriba está el Moss Restaurant, con una mesa de chef para 10 personas, un menú de degustación de siete platos para competir con los restaurantes que esperarías encontrar en Copenhague o Estocolmo, y una bodega subterránea tallada directamente en la lava debajo del hotel.

También podés leer: Los 10 destinos perfectos para viajar en busca del bienestar

Cada una de las 62 suites tiene ventanales desde el piso hasta el techo que ofrecen vistas a los campos de lava cubiertos de musgo que rodean la propiedad o a las aguas azules de la laguna misma. Mientras que solo las Lagoon Suites tienen acceso directo a sus propias mini versiones de Blue Lagoon, las Junior Suites de Lagoon View ofrecen vistas igualmente hermosas.

Las bañeras independientes en cada una de estas habitaciones tienen un ángulo preciso que permiten obtener unas vistas óptimas de la laguna desde la privacidad de cada habitación

Las vistas son lo que hace que estas suites sean especiales, pero los interiores tampoco se quedan atrás. Con duchas especiales, productos para el cuidado del cabello y de la piel hechos con sílice y algas provenientes directamente de la laguna Azul, y cubrecamas tan mullidos que nunca querrás salir de la cama, este hotel suma un nuevo atractivo en Islandia para quienes busquen desconectarse, renovarse y conocer un spa muy singular.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!