Croacia: qué ver en Split, una joya en la Costa Dálmata

Los secretos de una ciudad medieval perfectamente conservada a orillas del Mar Adriático.

Caminar por esta ciudad de la costa del Mar Adriático es como viajar en el tiempo. Perderse por sus callecitas te transportará al mundo mágico de Game of Thrones. Qué ver en Split, esta ciudad cuyas costas descansan sobre un puerto pesquero, centro cultural y turístico de ensueño, es la pregunta.

 

Leé también: Qué ver en el casco histórico de Dubrovnik

Split es una joya arquitectónica construida a partir de su impresionante monumento milenario, el Palacio de Diocleciano, declarado todo el conjunto Patrimonio de la Humanidad. En poco más de 3 hectáreas limitadas por muros, se sucede la vida de 3000 personas.

La vieja ciudad de Split es una joya arquitectónica, donde el centro neurálgico es el palacio del emperador romano Diocleciano  (245 DC). En ese lugar, tanto en sus calles como en su parte subterránea, se filmaron escenas de la serie Juego de Tronos, lo que cautiva a curiosos turistas que van en busca de la historia mediática de tan bella ciudad.

Historia de Split

En la historia de Split no podemos pasar por alto algunos datos que dan carácter a este lugar, por lo tanto se debe saber que el centro antiguo de esta ciudad está unido al Imperio Romano. En el año 305 d. C. el hombre más poderoso del mundo de ese momento, el emperador Diocleciano, decidió construir un palacio justamente en el corazón de Dalmacia. Su abdicación voluntaria -fue el primer emperador romano en hacerlo- trajo consigo su retiro y el lugar elegido para hacerlo fue su tierra natal.

Leé también: Zadar, un tesoro por descubrir en Croacia

Fue el origen de la futura Split, hoy centro neurálgico en torno al cual se han construido los edificios más importantes de esta pequeña urbe llena de vitalidad. En torno a la residencia, grandiosa, rodeada de murallas de hasta 20 metros, se fueron conformando asentamientos, sobre todo de soldados romanos y poco a poco la ciudad fue tomando forma.

Qué ver en Split

Pese a su antigüedad, Split es hoy una ciudad muy viva, como demuestran los dos mercados que diariamente flanquean las murallas del palacio con productos locales.

Leé también: Lagos de Plitvice: joya de Croacia y Patrimonio de la UNESCO

Es una ciudad que concentra todo lo interesante que ver en un casco antiguo pequeño, muy acogedor y cuidadosamente mantenido. Te recomiendo que el alojamiento esté en la zona del casco antiguo o alrededores, ya que hay que recorrerla caminando.

Palacio de Diocleciano

Pomalo es una de las palabras más escuchadas en Split, significa “tomalo con calma”.

Sentate junto al mar, respirá profundo, buscá un café o una cerveza y disfrutá de la belleza del paisaje

Esto hizo el emperador romano Diocleciano, quien, acorralado por las guerras y los conflictos internos, abdicó y eligió este lugar. El Palacio de Diocleciano es un imprescindible de Split.

A unos 200 metros del puerto se inicia la avenida costanera de palmeras y confiterías de toldos blancos. Atrás verás las paredes que dan al palacio de Diocleciano.

Split es sinónimo de Palacio de Diocleciano y dentro de éste se encuentran los otros elementos significativos que dotan de carácter a la ciudad. Es un monumento histórico de casi 2000 años y se consideran las ruinas mejor conservadas de un palacio romano en el mundo.

Este palacio es una ciudad dentro de otra ciudad, es el corazón de Split y un verdadero placer caminarlo. Entre sus murallas hay plazoletas, hoteles, iglesias, casonas, restaurantes, cafeterías, los antiguos aposentos del emperador y rincones inolvidables.

Muchas de las piedras que cubren sus calles son las mismas en donde caminaron las legiones del imperio romano hace más de mil quinientos años

La construcción está edificada como una ciudad romana: 2 calles principales (Cardo y Decumanus) con 4 puertas de entrada a la muralla.

Puerta Aurea (de Oro)

La puerta por la que entró por primera vez el emperador Diocleciano. Es la puerta septentrional y está decorada con nichos con esculturas de cuatro gobernantes. Por esta puerta solo estaba permitido el paso del emperador y sus familiares. La puerta llevaba directamente a la que en aquel entonces era la capital de Dalmacia, Salona.

Estatua del Obispo Gregorio de Nin

Hay algo obligatorio en Split y se hace frente a la Puerta de Oro, lugar en el que se encuentra  la estatua del Obispo Gregorio de Nin, obra del escultor croata Ivan Mestrovic. Hay que tocar el ya reluciente dedo del pie del Obispo ya que se dice que trae suerte.

El obispo se hizo famoso por su lucha para que el croata fuera el idioma en el que se realizaran los oficios religiosos.

Puerta Argentea (de Plata)

La puerta de plata se encuentra en la zona este de la ciudad. Esta puerta conduce al Peristilo y se accede al Monasterio Domenico del s. XIII. Todavía conserva sus dos torres de defensa, siendo la del sureste la mejor conservada. En la Edad Media esta torre se incorporó al palacio episcopal.

Puerta Ferrea (de Hierro)

Esta puerta se encuentra sobre la fachada occidental y en la edad media se convirtió en la más importante porque era el acceso de la antigua ciudad exterior. Al día de hoy solo se mantiene en pie la torre noroeste, ya que la suroeste cayó debido a la erosión del mar.

Reloj 24 horas

En esta puerta se encuentra el reloj con esfera de 24 horas. Al contrario de lo que estamos acostumbrados, este reloj hace el circulo completo solo una vez al día. Hay que fijarse bien ya que los lugares no coinciden con lo que solemos ver. Solo existen 4 relojes de este tipo en todo el mundo. Tres de ellos están en Croacia y el otro en Venecia.

Puerta Aenea (Marítima)

Nos encontramos ante la puerta que da al puerto de Split. Esta puerta no accedía al palacio sino directamente al sótano. En teoría por aquí solo entraban las mercancías para abastecer el Palacio Diocleciano. Es por esto que la Puerta Aenea es mucho más pequeña que las otras tres.

Peristilo

 

Sentarse en el silencioso Peristilo te transportará. Es el patio interior que daba a los aposentos del emperador, el lugar que separaba lo sagrado de lo profano.

Catedral de San Domnius

A un lado del Peristilo verás la Catedral de Split y lo primero que te atraerá es su campanario medieval. Vale la pena subir a lo alto para aprovechar las vistas que ofrece de Split.

Antes de que se construyera la catedral se encontraba allí el mausoleo del emperador romano Diocleciano. A mediados del siglo VII se convirtió en catedral.

Podrás ver enigmáticas esfinges traídas desde Egipto por los ejércitos romanos.

Templo de Júpiter

Uno de los templos más bonitos de Croacia es este templo de culto al dios romano. El templo está sobe un podio con unas fotogénicas columnas en su puerta.

Se encuentra cerca del peristilo y hoy en día es conocido como el baptisterio. En este templo se encuentra una estatua de San Juan Bautista, quien da nombre al baptisterio. En la puerta se encuentra una de las esfinges que Diocleciano trajo de Egipto.

Calle “Dejame pasar”

Justo en el lateral del templo de Júpiter se encuentra la calle Dejame pasar. Esta calle recibe este nombre debido a su estrechez. Es tan estrecha que no caben dos personas a la vez. Dice la leyenda que la norma para saber quien pasa primero es muy sencilla, el primero que dice dejame pasar tiene preferencia.

A la noche las calles del palacio de Diocleciano se vuelven misteriosas pero alegres. Alumbradas por faroles, dejan oír el sonido de las copas que se chocan en los brindis de los bares.

La Riva

Riva delimita con el puerto y con una de las fachadas del Palacio de Diocleciano. Es el paseo marítimo de Split. Es una zona peatonal, con terrazas de bares, restaurantes y lleno de vida. Durante la noche el paseo toma un color anaranjado fruto de la iluminación que fascina a los visitantes.

La Riva de Split es una animada zona de ocio nocturno.

Monte Marjan

Leé también: Increíbles islas y playas de Croacia

Es la colina que queda justo al oeste de la ciudad. Aunque su punto más elevado es de sólo 178 metros sobre el nivel del mar, ofrece las mejores vistas de Split, de las islas y de la zona de Trogir y Kastela Solin. Y si tenés tiempo, en monte Marjan está la galería más visitada de Split, la galería Ivan Mestrovic.

Puerto de Split e islas croatas

Isla de Hvar

Leé también: Hvar, la isla de la vida nocturna, los bellos rincones y las playas de ensueño

Pero además de su interés intrínseco, Split es un enclave habitual para visitar alguna de las increíbles islas croatas. No es fácil elegir, pero obligados a hacerlo, ponemos arriba de todo a la isla de Hvar, conocida como la isla de la lavanda o la Capri croata.

Qué dicen de los vientos de Split

Hay dos vientos principales que todos reconocen en Split:

  • El Jugo, también conocido como Siroco, es un viento húmedo y tibio. Sopla desde el mar y dicen los guías que pone nerviosa y de mal humor a la gente de la zona
  • El Bura, viento seco que viene del noreste, limpia las mentes para que vuelva la alegría

El color esmeralda del mar, el blanco de sus cascos históricos, el verde del interior montañoso, hacen de Croacia un lugar que te fascinará.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!