El Duomo de Milán: una maravillosa joya italiana llena de historia

La Catedral de Milán, en italiano conocida como el “Duomo di Milano”, es el símbolo de la ciudad. Un enorme templo dedicado a Santa María, una de las arquitecturas más conocidas y complejas del mundo, una gran mezcla del gótico tardío, el gótico francés y renacentista.

Situada en medio de la ciudad de Milán, con sus 157 metros de largo y su capacidad de albergar hasta 40.000 personas en su interior, es uno de los edificios más impresionantes que podemos encontrar en Italia. De hecho la Catedral de Milán cada año atrae a más de un millón de turistas. Es uno de los edificios más visitados del país.

Durante su construcción pasó por las manos de muchísimos arquitectos y artistas de diseño, como el mismo Leonardo da Vinci, que cuidadosamente han incorporado cada uno de los detalles que se encuentran tanto en su fachada como en su interior. Después de siglos de trabajo y esfuerzo, en 1887 terminó la construcción del Duomo di Milano.

Los tejados de la Catedral de Milán están abiertos al público, una de las experiencias más maravillosas, es justamente subir a los tejados de este templo que ofrecen a Milán a vista de pájaro.

En sus techos se celebran conciertos de música clásica, como se ve en la foto de portada.

El Ábside de la Catedral de Milán se merece una atención muy especial, diseñado por las manos de  Nicolò di Bonaventura, mirar hacia sus tres inmensos ventanales con vidrieras considerados como los más grandes del mundo, es una experiencia que no se puede describir con palabras.

En el coro norte de la catedral, se puede observar un gran órgano construido en 1556 por varios artistas.

Las dieciséis columnas que decoran el área del altar son dos obras espectaculares.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!