El fantástico Mont Saint Michel ha vuelto a ser una isla

El Mont-Saint-Michel tiene la particularidad de levantarse en un islote rocoso rodeado de una maravillosa bahía, escenario de las mayores mareas de Europa. El mont y su bahía están clasificados como Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Las obras de restablecimiento del carácter marítimo del Mont-Saint-Michel duraron 10 años y terminaron en 2015 ofreciendo una nueva cara de este lugar histórico. Su entorno marítimo determinó la elección de los monjes en la Edad Media para instalarse en este lugar y construir lo que se iba a convertir en uno de los más extraordinarios edificios de la arquitectura religiosa.

Aubert, obispo de Avranches, habría fundado un santuario sobre el Mont-Tombe en 708, después de tres apariciones sucesivas del arcángel San Miguel.

Dominando la inmensidad de la bahía, la abadía del Mont-Saint-Michel es el punto culminante de la visita

Es muy importante saber que está completamente desaconsejado aventurarse solo por la bahía, teatro de las más grandes mareas de Europa continental.

Acceso al Mont Saint Michel

Los nuevos aparcamientos están situados a 2,5 kilómetros del Mont Saint-Michel. Medios de transportes gratuitos (hasta la 1 de la mañana) y caminos peatonales acercan a los visitantes hasta el Mont. La “navette hippomobile” es otra alternativa simpática para acercarse al Mont.

Los pasajeros se bajan a 400 metros de las murallas dejando el camino despejado para que los peatones disfruten de unas vistas despejadas sobre el Mont y la bahía.

Con buen tiempo, los visitantes pueden ir andando, a través del puente pasarela, que se funde perfectamente con el paisaje. Se tarda unos 30 minutos aproximadamente.

Qué ver en el Mont Saint Michel

El Mont Saint-Michel de Normandía se encuentra ahora completamente libre de coches, con pistas renovadas para recorrer a pie o en autobús, y un puente-pasarela cuya fusión con el entorno es tan perfecta que da la impresión de estar caminando sobre el agua.

La Abadía del Mont-Saint-Michel

Fue un importante lugar de peregrinaje: la abadía benedictina del Mont-Saint-Michel representa uno de los más impresionantes ejemplos de la arquitectura de la época medieval, religiosa y militar a la vez, en la que hoy en día, están instaladas dos comunidades de monjes y monjas. Creyentes y no creyentes se fascinan con la abadía.

La terraza del Oeste es el lugar ideal para admirar la bahía, sobre todo durante las grandes mareas

A lo largo de todo el año, visitas, animaciones y conciertos de música clásica animan el día a día del edificio religioso. En verano, los paseos nocturnos en el corazón de la abadía develan la magia del lugar.

Leé también: la Catedral de Rouen según Monet

Travesías de la Bahía del Mont Saint Michel

Atravesar la bahía del Mont-Saint-Michel es una verdadera experiencia. Aún hoy en día la travesía de la bahía se efectúa descalzo. Como la bahía del Mont-Saint-Michel es el teatro de las más grandes mareas de Europa, se aconseja ir acompañado por un guía para descubrir este ecosistema único. Se puede optar por una travesía « clásica » o atípica, para descubrir las arenas movedizas.

2 veces clasificado Patrimonio Mundial de la Unesco

Desde 1979, «El Monte Saint-Michel y su bahía» están clasificados Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco.

En 1998 la Unesco clasifica por segunda vez el Mont-Saint-Michel, integrándolo en la categoría «Caminos de Santiago de Compostela en Francia», reconociendo su importancia dentro de los grandes itinerarios del Occidente cristiano, a la vez destino y etapa de los peregrinos.

Grandes mareas: un espectáculo único

La bahía del Mont-Saint-Michel es el teatro de las mayores mareas de Europa continental. Cuando la marea es baja, el mar se sitúa a 15km de la costa. La marea sube a la velocidad de un caballo al galope con el creciente nivel del mar alcanzando una diferencia de 15 metros entre marea alta y baja.

La marea sube a velocidad de un caballo al galope

Por esa razón, se recomienda consultar los horarios de las mareas antes de aventurarse por las playas. Para ver la marea entrar, se recomienda llegar al Mont-Saint-Michel aproximadamente 2 horas antes de la marea alta.

¡Descubrí este impresionante espectáculo que regala la naturaleza!

Algunos días del año son especialmente interesantes para observar este fenómeno. Cuando el coeficiente de la marea supera 110, el Mont se vuelve a convertir en una isla durante unas horas. El agua cubre el dique sumergible y la roca se queda sin accesos al continente.

Leé también: míticos restaurantes y cafés parisinos

Próximas fechas en que el Monte se convierte en isla:

  • 2 y 3 de febrero
  • 3 y 4 de marzo
  • del 12 al 14 de agosto
  • del 10 al 12 de septiembre
  • 9 y 10 de octubre

Una pasarela hace que se pueda acceder al pueblo durante todo el año, a excepción de unas pocas horas cuando hay mareas excepcionalmente altas y el Mont se convierte de nuevo en una isla, totalmente rodeado por el mar.

Es un espectáculo natural impresionante que se puede ver desde el mismo Mont y su muralla, desde el claustro de la Abadía, y también desde el puente o algo más lejos en la Bahía, desde la carretera de La Roche Torin en Courtils, desde la carretera de Grouin du Sud en Vains-Saint-Léonard y desde la carretera de Le Gué L’Epine en Val-Saint-Père.

La Oficina de Turismo del Mont-Saint-Michel tiene un calendario en su página web que indica los períodos en los que las mareas son más espectaculares. Pinchá aquí para ver el calendario.

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!