Hallstatt: según Instagram es el pueblo más bonito de Europa

Hallstatt, una pequeña villa alpina de 800 habitantes situada en Austria, es uno de los lugares favoritos de las cuentas de viajes.

En 1997, el paisaje cultural de Hallstatt fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. No es para menos. Esta pequeña villa alpina de 800 habitantes situada en Austria es, para muchos, uno de los pueblos más bonitos de Europa.

Hallstatt es un pueblo de postal en los Alpes austriacos

Por eso no es de extrañar que se haya convertido en protagonista recurrente de las cuentas de Instagram de viajes. Beautiful Destinations o Living Europe cuelgan con regularidad imágenes de la localidad tomadas por fotógrafos profesionales o aficionados y acumulan cientos de miles de ‘me gusta’.

Leé también: Salzburgo, pasear por un paisaje de cuento encantado

El innegable encanto de este pueblo de cuento se debe a que está ubicado en un marco incomparable. A un lado, lo escoltan los Alpes y al otro lado, el lago Hallstätter le sirve de espejo.

Es un lugar fascinante a orillas de un lago, escondido entre imponentes montañas, con una arquitectura de postal y la mina de sal más antigua del mundo

A su alrededor es posible hacer distintas sendas con vistas espectaculares y su historia, que se remonta miles de años atrás cuando celtas, romanos y medievales dejaron su huella en estas tierras, lo convierte en un destino de interés turístico.

Cómo llegar a Hallstatt

A Hallstatt se llega en tren o en auto desde Salzburgo, porque queda a 79 kilómetros, aunque también se puede llegar en tren desde Viena.

La estación de tren está al otro lado del lago con lo que hay que subir a un barco y en el trayecto deleitarse con unas magníficas vistas del conjunto de la población. El barco tiene servicio todos los días del año.

Inmerso en un espléndido paisaje natural de los Alpes, con montañas de más de 3.000 metros a su alrededor, este pintoresco pueblo le debe todo a la sal, hasta su nombre (hall significa sal en alemán), ya que posee ricos depósitos que han sido explotados desde época prehistórica y que han sido la base de la prosperidad de esta región hasta mediados del siglo XX.

 

Mirador Minas de Sal Hallstatt

Leé también: Viena y su impresionante belleza

El tráfico no está permitido en sus calles, hay que aparcar afuera y entrar caminando. En su interior, las casas con sus balcones de madera y cubiertas de hiedra se apiñan trepando por la falda de la montaña, cubierta por un tupido bosque.

Markplatz

El paseo lleva por sus callecitas hasta Markplatz, la plaza principal, y la iglesia, junto a la que se encuentra un singular osario con más de mil cráneos pintados a mano.

Torre de Rudolf, cascadas y minas de sal

Hay que subir hasta la torre de Rudolf, que permite contemplar una vista espectacular del valle; dar un paseo hasta las cascadas Waldbachstrub, un impresionante salto de 90 metros de altura, y también llegar, en un moderno funicular, a las populares minas de sal, explotadas desde hace 7.000 años, que acogen en su interior un museo.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!