La Alhambra en Granada: buque insignia de su vasto patrimonio cultural

Cruce de civilizaciones desde tiempos inmemoriales y situada en una localización inmejorable, Granada se configura como una metrópolis vibrante, viva, cultural y cercana.

La Alhambra, buque insignia de su vasto patrimonio histórico, vigila la ciudad desde su colina, una ciudad que atrae cada año a cerca de tres millones de visitantes.

Granada, es la capital de la provincia que lleva el mismo nombre, y se sitúa al sureste de la península Ibérica, en la comunidad autónoma de Andalucía.

¿Cómo exprimir Granada y no perderte imprescindibles en tu próxima visita?

Subir a la colina de la Sabika para recorrer los palacios y jardines de la Alhambra y el Generalife, descubrir las casas moriscas y los miradores del barrio del Albaicín, sumarte a la costumbre del tapeo o asistir a una zambra gitana en el Sacromonte…

En Tren Turístico:
Para tomar el primer contacto con la ciudad, la manera más cómoda es subirte a uno de esos trenes turísticos que recorren sus zonas y monumentos más simbólicos, al mismo tiempo que se va descubriendo la historia de Granada desde la época medieval y de la conquista cristiana a la actualidad.

Existen dos recorridos circulares: diurno y nocturno. El primero tiene como punto de partida la Alhambra; el segundo, Plaza Nueva, aunque se puede subir y bajar tantas veces como se desee durante los mismos. El techo panorámico del tren permite disfrutar de los lugares por los que discurre con la máxima visibilidad.

La Alhambra:
Esta incuestionable maravilla del mundo, se levanta sobre el cerro de la Sabika, y hay mucha actividad para realizar en la visita, entre ella los recorridos guiados por el Generalife, un remanso de paz animado por el rumor del agua y desde cuyos miradores se advierten las vistas más evocadoras de Granada. Todo ello después de entrar en sus palacios nazaríes donde se encuentran las estancias más suntuosas: el Mexuar, el palacio de los Arrayanes y el patio de los Leones; luego la Alcazaba, el recinto fortificado más antiguo, hasta llegar al Palacio de Carlos V, hoy Museo de la Alhambra y Museo de Bellas Artes.

La Catedral y la Capilla Real:

Después de la Alhambra, el gran monumento de Granada es su catedral. Sobre la mezquita aljama, los Reyes Católicos la mandaron levantar como símbolo de la conquista del último reino árabe de la Península.

La Capilla Real, fue concebida como lugar de enterramiento por Fernando de Aragón e Isabel de Castilla y ahí también descansa su hija Juana, su esposo Felipe y el infante Miguel.

San Jerónimo y la Cartuja

Dos monasterios que son imprescindibles en la capital granadina. El primero debe su origen a los Reyes Católicos y tiene en su altar mayor, una fantasía decorada con imágenes de santos, héroes y personajes históricos. El segundo, hoy de clausura, guarda  grandes tesoros.

El monasterio de Nuestra Señora de la Asunción, con nombre oficial, Real Monasterio de La Cartuja, aunque mezcla diversos estilos, representa una de las cumbres de la arquitectura barroca española.

El Tapeo:
Granada es una de las capitales de la tapa, que por lo general, se ofrecen de forma gratuita para darle gusto al paladar. En la zona centro, la plaza Nueva y su continuación, el Paseo de los Tristes con sus terrazas en la margen izquierda del Darro, la calle Elvira y Navas; en el Albaicín, las terrazas de San Nicolás, San Miguel Bajo y plaza Larga o el Campo del Príncipe, en pleno barrio del Realejo, son referencias obligadas para dar rienda suelta al gusto.

Casa moriscas en el Albaicín:

Paseando entre callejuelas estrechas, patios abiertos a bonitos miradores –especialmente el más famoso de la ciudad, el de San Nicolás– se van descubriendo los tesoros del Albaicín, ese barrio que la Unesco ha inscrito entre sus bienes Patrimonio de la Humanidad. Además de restos de la muralla árabe y de sus puertas, también esconde algunos palacetes islámicos, entre los que sobresale la Casa de Zafra, uno de los mejores ejemplos de arquitectura doméstica de la época nazarí que ha sido restaurada y habilitada como centro de interpretación del Albaicín, y también las Casas Hornos de Oro y el Chapiz, ejemplos de la arquitectura morisca.

Descubriendo el flamenco:
No hay mejor lugar para descubrir el flamenco que una de sus cunas, y el barrio gitano del Sacromonte lo es. Aquí nació la zambra, una fiesta de cante y baile genuino que se remonta al siglo XVI y de la que cada noche se disfruta en los tablaos de sus cuevas. La de María la Canastera es una de las más famosas. Pero este barrio situado frente a la colina donde se alza la Alhambra y moteado de cuevas, chumberas y casas blancas arracimadas en las laderas del cerro de Valparaíso tiene también otros lugares que no hay que perderse, como la Abadía del Sacromonte, en lo más alto del monte y con envidiables vistas.

Granada te espera:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!