Una iglesia asturiana transformada en “templo de skate”

“Es como mi Capilla Sixtina personal”, explicó el artista Okuda, al terminar el brillante decorado a todo color de la Iglesia Skate.
iglesia skate asturias

El lugar que antaño fue centro espiritual para la clase obrera en un pueblecito asturiano, ha sido remodelado por una comunidad totalmente diferente. La “Iglesia del Skate” o Iglesia Skate Asturias, es un antiguo templo ubicado en Llanera que ha sido transformado por el colectivo Church Brigade, en un destino de peregrinación para los amantes de la cultura del skate.

Fue a finales de 2014 que el artista Oscar San Miguel, conocido como Okuda, pintor, escultor y diseñador español, al llegar por primera vez a este lugar, maravillado por la espiritualidad que lo rodea, visualizó el complemento perfecto para el espíritu de la nueva Iglesia Skate.

Tras décadas de abandono, la iglesia de Llanera se convirtió en una pista de skate, con un nuevo y brillante decorado a todo color.

El artista se encargó de plasmar sus obras en los muros de la iglesia, afirmando en una entrevista que podía llegar a considerar esta obra como la más importante de su carrera.

Estaba intrigado por el reto de utilizar el mismo lienzo clásico —el interior de una iglesia— que otros grandes artistas han empleado a lo largo de la historia, para crear sus obras maestras.

“Es como mi Capilla Sixtina personal”, explicaba San Miguel a la web Restos de Cultura.

Según cuenta The Guardian, la iglesia fue construida en 1912 y a ella solían acudir los trabajadores de una fábrica de armas cercana hasta el final de la Guerra Civil. Entonces la fábrica cerró sus puertas y la iglesia dejó de utilizarse.

Fue el colectivo local de skaters Church Brigade quien impulsó la idea de la remodelación. San Miguel empezó a trabajar en el proyecto un 23 de noviembre y acabó en una semana, según explica Zigor Cavero, el representante del artista.

La iglesia volvió a abrir sus puertas el 10 de diciembre y el skater Danny León tuvo el honor de estrenar la rampa.

El espacio ahora se llama La Iglesia Skate y acoge eventos y reuniones de carácter cultural.

La iglesia permanece abierta hasta el día de hoy, dando la bienvenida a patinadores dispuestos a practicar en un skatepark único, y también a entusiastas del arte contemporáneo que buscan presenciar la conquista única de una iglesia clásica, por el arte urbano.

Te puede interesar: