Londres: cenar en un iglú gigante a orillas del Támesis

Por más que nieve o hiele, vos también querrás ser un esquimal en tu próximo viaje a Londres

Londres es una de las ciudades más bellas de Europa. Nunca dejará de sorprendernos y convocarnos. Combina lo tradicional con lo moderno en dosis perfectas, sumando en cada propuesta una elegancia inigualable. La última novedad, que modificó el paisaje urbano de la zona de la Torre de Londres, son unos iglús gigantescos en los que podés almorzar o cenar a orillas del Támesis, incluso en pleno invierno, cuando la nieve y el frío dejaban a la capital británica sin posibilidad de disfrutar sus maravillosas terrazas.

Estos increíbles iglús fueron inaugurados por el restaurante Coppa Club. Hablamos de ocho gigantescas carpas de PVC transparente, decorados con mesas circulares, mullidos sillones y mantas de pelo de oveja para que no pasemos frío (además, tienen su propio sistema de calefacción).

 

Aunque es posible intentar buscar una mesa en alguno de ellos, la modalidad favorita es reservarlos completos para fiestas o cenas privadas. Y la demanda es tan alta que hay que reservar varios meses antes.

Cada iglú-burbuja tiene capacidad para 8 personas y son muy sofisticados. Están climatizados y equipados con una mesa, un sofá, sillas de piel de oveja, mantas, luces parpadeantes y altavoces privados para poder escuchar tu música preferida durante la cena.

La comida es muy buena sin pretensiones. Podés disfrutar unas deliciosas pizzas y hamburguesas en un entorno inigualable, mirando la magnífica Torre de Londres. Y hay menú infantil.

Te puede interesar: