Que ver en Londres: imperdibles, curiosidades y secretos

Qué ver en Londres: disfrutá los imprescindibles de Londres y aprovechá al máximo la fabulosa multitud de cosas que hacer en esta impresionante ciudad

Londres es un destino para dedicarle varios días. No alcanzan los clásicos 3 días que los paquetes proponen. Estimar un tiempo mínimo de 5 días y 4 noches o más es el ideal. Hay que saber que en una ciudad como Londres siempre nos quedará mucho por ver, porque es una de esos destinos que no se terminan nunca de conocer.

Algunos tips de Londres

Bus turístico

Como en toda gran ciudad Londres también cuenta con su bus turístico. Podrás subir y bajar en cualquiera de sus paradas y comprar el ticket según la cantidad de días (el London Pass incluye el bus por un día). Este bus te lleva o deja cerca de casi todas las atracciones que nombraremos.

London Pass

Dependiendo de tus gustos y de la cantidad de atracciones que visitarás, en Londres hay un modo de no gastar de más si comparás con ir pagando entradas de forma individual. El pase que te permite ahorrar un montón en tu visita a Londres se llama London Pass.

La tarjeta London Pass permite el acceso gratuito a más de 60 atracciones de Londres, incluyendo la Abadía de Westminster, la Torre de Londres, el crucero por el Támesis y mucho más

Comprando este pase accedés a un paquete a más de 60 atracciones de Londres con solo presentar esta tarjeta.

Lo importante es evaluar a cuántas de estas atracciones querrás ir para ver si conviene o no en cada caso particular

En muchas atracciones te servirá también para saltar las colas. El London Pass se contrata según la cantidad de días que vayas a Londres y se activa desde el primer día que lo usás. Al comprarlo vía web lo retirás en el centro de la ciudad en un desk habilitado. También es recomendable consultar las ofertas disponibles en la web oficial ya que puede haber promos temporales.

Los Museos de Londres son gratis

Qué ver en Londres

Además de los imprescindibles, leé también los secretos de Londres:

Rincones secretos de Londres que no podés dejar de conocer

Torre de Londres

Esta fortificación a la orilla del Támesis está casi al lado de el Tower Bridge y por su historia tan rica como oscura es una de las visitas ineludibles. Aquí están las joyas de la corona británica muy bien custodiadas, además de los lugares célebres por incidentes como las decapitaciones (incluyendo la de Ana Bolena) o por supuesto, por haber sido residencia real.

Un escenario lleno de leyendas, incluyendo la de los cuervos que eternamente custodian la torre.

Leé también: los cuervos negros de la Torre de Londres

En Londres y en temporada alta sobre todo, las colas nos pueden tomar horas. Por ello lo mejor es comprar el ticket anticipado a la Torre de Londres y evitarse las colas.

Abadía de Westminster

El templo religioso más famoso de la ciudad merece una visita en su interior. Allí se realizan las coronaciones de la realeza, además de las bodas reales desde hace casi mil años. En la Abadía también hay tumbas de monarcas y personalidades de la cultura inglesa como Charles Dickens entre tantos.

Podés comprar la entrada a la Abadía de Westminster para hacer el recorrido con audio guía, además de asegurarte la disponibilidad, especialmente en fines de semana largos o festivos.

Leé también: Abadía de Westminster, una iglesia viva y un recorrido por el tiempo

Paseo en barco por el Támesis

Un recorrido navegando el Támesis es como atravesar el eje sobre el que se organiza la ciudad. Además desde el río tendrás vistas únicas a la mayoría de los edificios más emblemáticos. Una buena opción es contratar el crucero en el Támesis al atardecer.

Este último dura unas dos horas e incluye un aperitivo y música en vivo. Otra opción más completa y por supuesto más cara, es el crucero con cena y música en directo.

Leé también: Londres y sus atrapantes mercados

Tower Bridge

Este puente de dos torres es otro emblema de la ciudad. Es a la vez un puente basculante y colgante con su inconfundible estilo victoriano y neogótico. Está a un paso de la fortificación de la Torre de Londres y en este caso no es necesario contratar nada para apreciarlo y caminar por él.

Con el London Pass podés hacer gratis la visita a la exposición sobre el sistema de elevación del puente que estuvo activa hasta 1976, y sobre la historia del puente y la ciudad (sin el London Pass hay que paga r£9).

No hay que confundir a este puente con el London Bridge que está cerca.

Palacio de Kensington

Dentro de los jardines de Kensington se encuentra un Palacio real en el que se alojan miembros de la realeza. Este palacio fue anteriormente la residencia de Diana, la princesa de Gales. En este Palacio suele haber exposiciones abiertas al público incluidas con el London Pass o que se pagan en el lugar.

Leé también: Sky Garden, un jardín mágico en el cielo de Londres

London Eye

Las cabinas de cristal de esta gigantesca rueda de la fortuna se han convertido en pocos años en otro clásico: sus vistas son fantásticas. Situado en el corazón de la ciudad es la oportunidad de ver desde lo alto el Big Ben, o el propio Támesis y todos los edificios famosos.

Para disfrutar de los 30 minutos que dura la vuelta a la noria de 135 metros de alto, un consejo es que compres el ticket de forma anticipada para evitar las colas. De cualquier modo podrás arriesgar y comprar en el lugar.

Big Ben

No creo que este emblema de Londres precise demasiada presentación. Este ícono británico, enorme torre y reloj, tiene algunos datos curiosos que destacar: como parte del Palacio de Westminster es la torre reloj de cuatro caras más grande del planeta, además de la tercera más grande del mundo en su tipo.

Ya tiene 150 años funcionando, y es la imagen que identifica a toda Inglaterra en cantidad de tomas de series y películas

Palacio de Buckingham

La realeza británica tuvo muchas mudanzas a lo largo de la historia, y el Buckingham Palace es su residencia oficial hasta hoy.

Alberga la colección real de obras artísticas pero además es un punto de encuentro para celebraciones o en tiempos de crisis para todos los británicos.

Leé también: Secretos y posibilidad de visitar el Palacio de Buckingham

En su interior cuenta 775 habitaciones, además de poseer extensos jardines privados. Presenciar el cambio de guardia es una de las actividades preferidas de quienes visitan Londres.

Museo Británico

El controvertido Museo Británico, controvertido por el pasado imperial británico, que generó que algunas de sus piezas sean calificadas como expolio por muchos de los países de origen, que siguen reclamándolas, es uno de los más visitados del mundo por sus colecciones de civilizaciones antiguas.

La entrada es gratuita y sus colecciones son tan enormes que para no perderse nada una buena recomendación  es contratar una visita guiada con un experto que te llevará por lo imprescindible en un tour de dos horas.

Trafalgar Square

Si hay un punto de encuentro para los londinenses, un lugar neurálgico donde celebrar o protestar, ese es  Trafalgar Square, la plaza más céntrica de la ciudad, diseñada como un homenaje a la batalla de Trafalgar.

En este lugar está la no menos emblemática columna de Nelson. Un lugar que sin duda será ineludible y que atravesarás varias veces en una estadía en la que iremos de un lado a otro y nos quedará de paso.

Catedral de San Pablo

Millenium Bridge y cúpula de San Pedro

La segunda catedral más grande del mundo no puede dejar a nadie indiferente: es una maravilla del clasicismo barroco. En una visita podrás llegar a la cripta con las sepulturas del almirante Nelson, o Winston Churchill o subir hasta la galería Dorada a sus 85 metros de altura, con vistas fantásticas de Londres.

Palacio de Westminster

Este antiguo palacio real hoy alberga las dos cámaras del Parlamento Británico, donde funciona la democracia parlamentaria más antigua del mundo. Se pueden visitar las principales estancias y salones, la Cámara de los Lores, y la Cámara de los Comunes.

Leé también: una visita al Palacio de Westminster

Existe la opción de contratar un tour simultáneo y guiado en español al Palacio de Westminster y a la Abadía de Westminster de cuatro horas de duración. De ese modo harás una visita completa a ambos.

The Shard

En Londres está el rascacielos que por unos años fue el más alto de Europa, ahora superado por un rascacielos de Moscú. Th Shard tiene un mirador privilegiado. En este edificio de forma de pirámide alargada situado en el distrito de Southwark está el mirador.

Si el clima acompaña podrás ver a distancias de hasta 64 kilómetros, aunque será suficiente con ver al Támesis y sus meandros atravesando la city.

The National Gallery

Esta pinacoteca de entrada gratuita es una de las más amplias del mundo, la oportunidad de encontrarse con artistas inigualables y de renombre: Da Vinci, Rembrandt, Miguel Ángel.

La entrada al museo está en Trafalgar Square, y aunque no hay que pagar, podés contratar un tour guiado en español por National Gallery con el que evitás colas antes de entrar, para recorrer lo imprescindible de la pinacoteca de la mano de un experto.

St. James Park

Ineludible y clásico paseo de Londres, unas 23 hectáreas en la zona de Westminster. Es el parque Real más antiguo y está rodeado de edificios emblemáticos, incluyendo el palacio de Buckingham hacia uno de los extremos. Por ello no será tarea difícil encontrarlo, ni caminar por él y disfrutar de su lago.

Kew Gardens

El Real Jardín botánico de Kew está incluido en el inventario del Patrimonio de la Humanidad de UNESCO. Son unas 120 hectáreas en el sudoeste de Londres donde hay numerosos jardines, invernaderos, herbarios, una biblioteca, y centros de investigación botánica de avanzada.

Hampton Court Palace

Otro suntuoso palacio real en el municipio de Richmond upon Thames, parte del Gran Londres. Aunque no lo utiliza la familia real británica desde hacer mucho tiempo, sus suntuosos salones y jardines atraen visitantes.

Shakesperare’s Globle Theatre

A orillas del Támesis, el teatro original (The Globe) fue construido en el año 1599 para entretener a los londinenses en verano, ya que el teatro no contaba con techo y el clima del invierno se hacía muy crudo. Lo que se ve hoy es una reconstrucción actual (a 200 metros de donde estaba el original), abierto desde el año 1997 para rememorar el que fue el lugar donde participaba como dramaturgo William Shakespeare.

Aquí se vieron nacer representaciones de obras como Macbeth, Hamlet, El rey Lear, entre otras.

Leé también: la mejor manera de trasladarse en Londres

HMS Belfast

Otra de las atracciones más visitadas de Londres es el barco museo HMS Belfast, perteneciente a la Marina Real Británica y anclado permanentemente en las aguas del Támesis.

Tate Modern

El arte moderno tiene su palacio en el Museo Nacional Británico de Arte Moderno. Su edificio es muy singular, ya que es una adaptación de una antigua central de energía que fue cerrada en el año 1981 y posteriormente remodelada. Es la segunda atracción más visitada de Londres y es el primero más visitado del mundo en su tipo. Es una de las atracciones gratuitas de Londres en su exhibición permanente.

Picadilly Circus

Es uno de los cruces de calles más emblemáticos y concurridos dentro de la Ciudad de Westminster. Hay que conocerlo al pasar, sentarse un rato junto a la famosa estatua Eros, sentir la vorágine de la gente de la ciudad, o respirar el ambiente teatral de Shaftebury Avenue. Además es una zona de comprar y tiendas muy concurrida y animada.

Museo de Historia Natural

En Londres no hay una rama de museo que no se destaque. Y para no quedarse atrás está el Museo de Historia Natural, en South Kensington. Te esperan 70 millones de especímenes y objetos para apreciar en su colección, especialmente de botánica, paleontología, zoología y mineralogía.

Su arquitectura es espectacular y sus salas son imponentes y muy fotografiadas. Especialmente, el salón central donde se exhiben fósiles de dinosaurios.

Hyde Park

Es imposible no pasar por uno de los parques más grandes de Londres. Sobre todo si viajás en primavera y verano, meses en que verás como disfrutan los locales y visitantes de los momentos de sol, utilizando las famosas reposeras gratuitas.

Es uno de los parques Reales de Londres, famoso por rincones como el Speaker’s Corner, un lugar donde la gente se junta simplemente para hablar y discutir temas de actualidad. El corazón del Hyde Park es el lago Serpentine, un zigzagueante espejo de agua.

Museo de Victoria y Alberto

Fundado en el año 1852, funciona en un edificio victoriano y eduardiano.  Es el Museo Nacional de Arte y Diseño, dedicado a artes decorativas y bellas artes. Está situado en la Zona Oeste de Londres.

Oxford Street

Si de compras y tiendas se trata, Oxford Street es la meca de todo consumidor. Es la calle que reúne 300 tiendas, algunas célebres y centenarias como la tienda Selfridge entre otros grandes almacenes a lo largo de unos 2.000 metros de extensión.

La otra zona comercial que merece caminarse y recorrer es la de Knightsbridge, donde está la tienda Harrods.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!