17 rincones secretos de París

París guarda en su interior rincones que no figuran en las guías de turismo, lugares menos conocidos y llenos de encanto.
rincones secretos de paris

No hay muchas ciudades en el mundo que acumulen tantos lugares especiales como París. Por algo es una de las ciudades más visitadas del planeta y uno de los destinos más deseados, incluso aunque ya hayamos estado allí.

Su lista de grandes atractivos turísticos es inmensa, pero la ciudad del amor guarda en su interior algunos famosos rincones secretos de París menos conocidos que también están llenos de encanto.

Rincones secretos de París

Hay muchos, pero aquí van algunos a modo de ejemplo para que nos cuentes qué secretos parisinos conocés.

Café Les Deux Molins

Montmartre es, sin duda, uno de los barrios con más encanto de París. Y ese encanto es precisamente lo que tienen la película ‘Amelie’ y su actriz protagonista, Audrey Tautou, cuyo personaje trabajaba en este café.

Café Les Deux Molins de paris

Leé también: Descubriendo las bellas Plazas de París

El local está ahora algo cambiado, pero mantiene la esencia de la película. Si ‘Amelie’ está entre tus pelis favoritas, ya sabes dónde podés tomar café en tu visita a Montmartre.

Place du Tertre

Seguimos en Montmartre y esta plaza no es un secreto. Para respirar el aire bohemio que la caracteriza, nada mejor que acercarse a esta plaza y contemplar de cerca cómo sus artistas inmortalizan sobre el lienzo los rincones más típicos de la ciudad y los rostros de los turistas.

place du tertre paris

Qué ver en Montmartre: el barrio que resume lo mejor de París

Shakespeare & Co.

La famosa librería es otro local que conocerán los más cinéfilos ya que aparece en la película “Antes del atardecer”, de Woody Allen. Pero este increíble lugar fue realmente protagonista en la vida de los escritores americanos de la Generación Perdida, como Ernest Hemingway o Francis Scott Fitzgerald, en los años 20.

Casi un siglo después, los libros se agolpan entre sus estanterías, que dan cobijo tanto a viajeros que se alojan a cambio de unas horas de trabajo, como a gatos que parecen sentirse atraídos por la lectura.

Shakespeare & Co. libreria de paris

Leé también: Una librería de película en el Km. 0 de París

Bosque de Vincennes

Además de los espectaculares Jardines de Luxemburgo o las Tullerías, París cuenta con más zonas verdes privilegiadas, como el Bosque de Bolonia o el Bosque de Vincennes. En este último podemos dar un paseo en barca en uno de sus lagos o relajarnos y dejarnos llevar por la belleza de su entorno, antes de retomar el camino por la ciudad.

Jardines de Luxemburgo y las Tullerías

Place des Vosges

Es la plaza más antigua de París. Está situada en Le Marais, otro de los barrios con más encanto de la ciudad. Desde esta plaza podrás iniciar una ruta por las numerosas galerías artísticas que encontrarás en este distrito, y terminarla con una visita al Museo Nacional de Arte Contemporáneo Georges Pompidou.

Place des Vosges de paris

Casa de Víctor Hugo

En la misma Place des Vosges podrás visitar una de las casas donde residió Víctor Hugo. Allí escribió varias de sus obras más importantes y una parte de la más conocida: ‘Los miserables’. La casa-museo tiene tres plantas y el acceso a las exposiciones permanente es gratuito.

Point Zero

A diferencia del resto de lugares, para ver este rincón tendrás que mirar hacia abajo y no de frente o hacia arriba.

kilometro cero de paris

Leé también: 2 islas llenas de encanto descansan en el corazón de París

El kilómetro cero de las carreteras francesas, representado por una estrella de bronce instalada en el suelo, está situado enfrente de la catedral de Notre Dame.

Museo Cluny

¿Ya conoces el Louvre, el Museo d’Orsay, el Centro Pompidou y el Museo Rodin? Si ya los has visitado y no querés repetir, el Museo Nacional de la Edad Media (Museo Cluny), ubicado en el mágico Barrio Latino, puede ser una interesante alternativa cultural. Al fin y al cabo París es una de las ciudades con los museos más espectaculares.

Café A

Empezábamos en un café y ahora terminamos en otro. En la Maison de L’Architecture, entre el Canal Saint Martin y la Gard de l’Est, encontramos este original y agradable rincón que, eso sí, cada vez es menos secreto.

Café A de paris
148 Rue du Faubourg Saint-Martin, 75010

Leé también: Cafés de París en los que se gestaron grandes ideas

Marché des Enfants Rouges

Ideal para almorzar y hacer unas mini compras de frutas, verduras y quesos frescos ayudando al prójimo al mismo tiempo.

Un mercadito con grandes tablones para sentarse a comer la comida fresca comprada o pedir las especialidades caseras de la casa. Todos los hypsters parisinos se encuentran ahí durante el fin de semana. Como es en parte al descubierto es preferible ir con sol o calorcito.

Le train blue: un restaurante que parece un palacio de lujo

Vestigios de la Belle Époque, de una París que se niega a desaparecer. Se llama Le Train Bleu y fue inaugurado a comienzos del siglo XX para la Exposición Universal. Es uno de los rincones más bellos y mejor conservados de aquella época, y tal vez muchos de los turistas que visitan París lo pasan por alto.

Le train blue de paris

Leé también: Le Train Bleu y otros rincones parisinos poco conocidos

Está situado en la Estación de Lyon, y fue pensado como el buffet de una estación de trenes monumental. La decoración del buffet es suntuosa, una sala rectangular con esculturas, espejos, ornamentación dorada, frescos que retratan los paisajes de Francia en la Gran Sala.

Para algunos es el restaurante más bello de París, un sitio frecuentado por personalidades como Coco Chanel, Brigitte Bardot, Jean Cocteau, Salvador Dalí, o Jean Gabin.

Hoy es parte del inventario de los monumentos históricos franceses y una de las visitas recomendadas para ver en la capital francesa. Por si fuera poco, es una brasserie de lujo, de cocina tradicional que muchos parisinos saben apreciar.

Recitales en Saint Germain des Prés

Saint Germain des Prés es una de las iglesias más antiguas de París: su construcción data del año 542 y estuvo mucho tiempo cerrado durante la Revolución, sobrevivió al fuego en 1794 y fue restaurado de los saqueos en el Siglo XIX; sin embargo, aún conserva sus tres torres originales.

La iglesia se puede visitar o asistir a misa. Pero también es importante saber que algunos sábados de cada mes es posible asistir a formidables conciertos de música clásica en este bellísimo espacio con tan increíble acústica.

El mural del amor

París es la ciudad de los enamorados. Para saber como decir “te quiero” en 300 lenguas y dialectos distintos hay que ir hasta el barrio de Montmartre, en la Place des Abbesses donde se halla un gran mural, el “Mur de “Je t’aime”, dedicado a los artistas Frederic Baron y Claire Kito.

mural del amor en paris

Leé también: Palabras de amor en otros idiomas que deberían existir en español

Almorzar en el Petit Palais

El Petit Palais es un precioso edificio en el que se exponen colecciones artísticas desde la Antigüedad hasta 1920. Es también conocido como Museo de Bellas Artes de la Ciudad de París.

Es un museo con entrada gratuita y está abierto de martes a domingos.  Es un precioso edificio que cuenta con exposiciones muy variadas, pero además lo más interesante es el propio edificio, decorado de un modo muy vistoso.

Uno de los grandes atractivos de este pequeño palacio, está en el corazón del edificio: un jardín semicircular, rodeado de columnas jónicas; y en el centro un café y restaurante, donde, si la temperatura lo permite, es posible almorzar al aire libre en mesitas con vistas a la fuente.

almorzar en un museo de paris

Leé también: Los mejores miradores de París

Los precios son accesibles: el menú ronda los 16 euros e incluye plato del día y postre, o entrada y plato principal; asimismo, se puede optar por un rico café con delicias de la pâtisserie francesa.

Está abierto desde las 10 a las 17.30 horas, pero algunos días el horario se extiende hasta las 19.30.

Rue de Mouffetard

La calle más viva de París, un auténtico zoco en el centro de la ciudad y una de sus vías más antiguas. Numerosos restaurantes y cafés bordean el mercado que a diario llena esta estrecha calle adoquinada de vendedores de frutas y verduras, pescaderías, queserías y panaderías. Una delicia para el paladar y para la vista.

Leé también: Fin de semana bohemio en París: pasear por la Rive Gauche

Ferias de comida en la calle D’Austerlitz

Un espacio en el que se realizan producciones de moda y que la gente joven elige para sacarse selfies. Es una rue preciosa, en la que todas las casas tienen los frentes de colores. Sumamente tranquila, sobre todo un domingo a la mañana. Ese día el barrio hace una de las mejores ferias de comidas de la ciudad, sitio obligado de todos los parisinos que van a comprar sus frutas, verduras, carnes, quesos y flores para la semana.

mercados de paris

El domingo es el día ideal para visitarlo porque se puede ir a comer a la feria de la Bastilla, que funciona desde las 8 de la mañana hasta las 15 horas. Un lugar para comer la mejor comida libanesa de la ciudad, todo hecho con productos frescos, a mejores precios.

Pasando las 13.30 los puesteros comienzan a vender las frutas y verduras a menos de la mitad del valor, con el fin de saldar toda la mercadería.

Recorrer el Canal St- Martin

Recorrer este canal es una experiencia imperdible. Tiene una imagen diferente a otros distritos más elegantes o más populares de París. Encontrarás una arquitectura de viejas fábricas, en su mayoría restauradas como modernos departamentos para viviendas.

Hay viejos cafés y restaurantes que son el lugar de encuentros de jóvenes parisinos que van a tomar una copa o a cenar. Por la mañana, se puede ver a mucha gente corriendo, haciendo ejercicio o leyendo sentada al borde del muelle.

Le Comptoir General es un concepto que marca tendencia en todo el mundo y que combina, bar, galería de arte, restaurante y tienda; en este caso, orientado a la cultura africana; el brunch que se sirve es muy popular y muy apreciado por amantes de lo gourmet, los precios son bastante razonables.

Te puede interesar: