Salzburgo: pasear por un paisaje de cuento encantado

En Salzburgo descubrirás un pequeño paraíso. Es bella en todas las estaciones y con sol o con nieve te maravillará.

Salzburgo, la Roma de los Alpes y cuna de Mozart, una de las ciudades más bellas del mundo, se encuentra en la ruta alpina austríaca, en el centro de una región verde y rica en agua, en la que los paisajes te harán sentir dentro de una película.

Salzburgo te invita a pasear por paisajes de cuento encantado

Parece haber sido concebida a la medida del ser humano, ya que no es una ciudad grande y todos los lugares y edificios importantes están muy próximos los unos de los otros, haciéndola muy amigable cuando uno la recorre.

Salzburgo mágico

La escala es obligada para descubrir un pequeño paraíso. Es bella en todas las estaciones y con sol o con nieve te maravillará.

Leé también: Hallstatt: según Instagram es el pueblo más bonito de Europa

De esta mágica Salzburgo, te atraparán su verdor, sus edificios, sus jardines, su gente, sus monumentos, sus bombones de chocolate, las representaciones de la familia Von Trapp llevada al cine, con el nombre de “Sonrisas y Lágrimas” o “La novicia rebelde”, sus violines que suenan por todos lados y el baile de las lanchas en el río, al ritmo de una música que te hará sentir en un libro de cuentos.

Salzburgo y el cine

Leé también: Un paseo por una ciudad de cuento: el flautista de Hamelín

Fortaleza Hohensalzburg

Mi consejo es empezar la visita recreándote con las inolvidables vistas panorámicas que regala la subida al monte Mönchsberg, donde encontrarás la Fortaleza Hohensalzburg, la mayor de Centroeuropa conservada en su totalidad. 

Desde el año 1892 se puede llegar cómodamente gracias a un funicular que parte desde la Calle Festungsgasse. 

Subir al castillo en salzburgo

Leé también: El increíble video panorámico de Viena filmado por águilas

Hacé toda la visita que el museo es increíble y después, subí a la terraza y cansate de sacar fotos… No querrás bajar. Mirá estas fotos que no terminan de reflejar las vistas que obtendrás desde arriba:

Leé también: Viena y su impresionante belleza

Merece la pena recorrerlo todo y hacer una visita a las salas de representación medievales y al museo de la fortaleza.

Leé también: Qué ver en Praga: un lugar mágico lleno de vida

Casco antiguo

Sigue sin duda hacer un paseo por el casco antiguo visitando los principales monumentos de la ciudad, entre los que figuran la Catedral, la Iglesia Franciscana, el barrio de San Pedro con su famoso monasterio, la iglesia y el cementerio, la Casa Natal de Mozart en la Calle Getreidegasse, las Salas de Representación de la Residencia, así como los Jardines de Mirabell en la otra orilla del Río Salzach, donde descubrirás la Fuente de Pegaso, el Jardín de los Gnomos, el Teatro de Arbustos y la Colina de las Rosas.

Leé también: Suiza: paseando por la bella ciudad medieval de Lucerna

Esta ciudad vio nacer a Mozart en enero de 1756, y seguramente por ello, el visitante encuentra en cualquier lugar a personas interpretando su música con un violín, o a hermosas jóvenes vestidas con sus trajes típicos cantando bellísimas melodías.

El palacio y los jardines de Mirabell son una espléndida declaración de amor del Principe arzobispo Von Raitenau, que lo mando construir para su amada Salomé. El palacio es un ejemplo de arquitectura barroca clásica y los jardines un auténtico festival de color.

No hay que perder de vista la bellísima Sala Mármol si se visita el Palacio, ni el jardín de los enanos en el exterior. A muchos les sonará familiar, quizás porque fue el escenario donde se grabó la mítica película “Sonrisas y Lágrimas”.

Bolas de Mozart: creado por Paul Fürst, un pastelero de Salzburgo, a finales del siglo diecinueve, la Mozartkugel consiste en una bola de chocolate grande (4 cms. de diámetro) con un centro de mazapán de pistacho y una capa de turrón entre el chocolate y el pistacho. Llegaron a tener tanto éxito que otros pasteleros hicieron sus propias versiones. Si visitás Salzburgo debés probarlas.

El recorrido de la ciudad por el río, es también una forma maravillosa de conocer la ciudad. Alcanza con el paseo corto y el regalo que te hace quien maneja la lancha al terminar el recorrido: generalmente hacen bailar los barcos con la música de Mozart.

Imposible describir la paz que despierta esta ciudad y se merece cerrar el día con una velada inolvidable, ya que la oferta cultural de Salzburgo abarca más de 4.000 acontecimientos durante todo el año.

Podrás elegir entre una obra de teatro, un concierto en la Fortaleza, un concierto de Jazz, un recital de literatura o una noche de salsa. Siempre habrá algo que se adapte a sus gustos.

Otra opción es visitar uno de los numerosos bares de la ciudad y disfrutar de unos vinos entre amigos, degustar las tradicionales salchichas en uno de los puestos ambulantes, o bien dar un romántico paseo nocturno por las calles del casco antiguo.

Salzburg Card 24 horas

La tarjeta Salzburg Card te abrirá todas las puertas en Salzburgo. Con ella tendrás entrada libre a los museos de la ciudad, podrás utilizar gratis todos los medios de transporte público, incluidos los funiculares de la Fortaleza y del Monte Untersberg y el barco del Río Salzach.

También disfrutarás de tarifas reducidas en numerosos conciertos, teatros y destinos turísticos de los alrededores. La tarjeta Salzburg Card 24 horas se distribuye en todos los hoteles, puntos de información y oficinas de venta de entradas.

Salzburgo es naturaleza y urbanismo en armonía y equilibrio, es un lugar por el que no pasa el tiempo, donde caerás rendido a sus encantos.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!