Turismo en Asturias: 8 imprescindibles de un paraíso natural

Haciendo turismo en Asturias te sumergirás en la naturaleza para descubrir una costa escarpada espectacular, coloridos puertos pesqueros y más de 200 playas.
turismo en asturias

Si elegís hacer turismo en Asturias podrás descubrir una España diferente. Conocida por su verde magnífico, con una costa escarpada tremendamente espectacular, repleta de coloridos puertos pesqueros y más de 200 playas, cuenta también con montañas que se elevan verdes y orgullosas, con valles profundos y pueblos muy cálidos y deliciosamente rústicos.

Imprescindibles de Asturias

¿Qué ver y qué visitar en Asturias? Hay mucho para recorrer y disfrutar, pero hoy solo te daremos 8 imprescindibles, entre los cuales no solo nombraremos maravillosos lugares… También incluíremos costumbres y tradiciones.

1- Escanciar sidra

Por ser Asturias la capital de la sidra española, vale la pena un viaje solo para visitar las sidrerías y saborear esta sidra diferente, viendo cómo llenan tu vaso desde una gran altura.

Asturias festeja: fiesta de la sidra natural en Gijón

La sidra asturiana es un símbolo de identidad, muy arraigado y diferencial con otros territorios y culturas y tiene la singularidad de que es la única que se escancia en el mundo.

¿Qué es escanciar la sidra?

Es el acto de servir la sidra echándola con el brazo erguido, agarrando la botella con la mano derecha por arriba de la cabeza y el vaso con la izquierda, con el pulgar y el índice rodeando el vaso.

sidra asturiana

Tras adoptar esta posición la sidra cae desde una altura considerable de forma brusca y “espalma”, es decir, rompe en forma de espuma al golpear con el borde del vaso.

¿Por qué se hace?

La adecuada “oxigenación”, al servirla de esta manera, está asegurada y la sidra lista para beber de un trago o “culin”.

Hay que saber que no se bebe todo el contenido del vaso, sino que se deja un poco para limpiarlo, tirándolo al piso por el lado dónde se ha bebido, ya que en la sidra natural se comparte vaso. Todo un espectáculo lleno de técnica y tradición.

2- Covadonga y los Lagos

Ninguna visita a Asturias está completa sin una visita a “La Santina” y a los Picos de Europa. Covadonga, los Lagos y todo su entorno,  conforman uno de esos espacios inolvidables, irrepetibles y únicos, que te dejan huella para siempre. Cada vez que vuelvas te parecerá siempre un lugar diferente.

Esta zona, ubicada en el Parque Nacional de los Picos de Europa, está muy bien comunicada. Covadonga, a apenas ocho kilómetros de la ciudad de Cangas de Onís,  primera capital del antiguo Reino de Asturias, es el lugar en el que podrías hacer tu primera parada.

  • Cangas de Onís: un puente romano en perfecto estado sobre el río Sella es la estampa más conocida del pintoresco pueblo de Cangas de Onís. Es sencillamente espectacular.
Puente Romano Cangas de Onis
  • Covadonga es una pequeña parroquia en el concejo de Cangas de Onís y se encuentra en un entorno natural privilegiado.

covadonga

Es una localidad conocida por su historia relacionada con el Rey Pelayo y la reconquista de España, y también  por albergar el Santuario del Real Sitio de Covadonga, un conjunto monumental que incluye diferentes lugares que ver, como por ejemplo la Santa Cueva o la Basílica.

Después de hacer el recorrido, seguirá la subida a los Lagos que te regalará vistas y paisajes maravillosos

  • Los Lagos de Covadonga están formados por dos lagos: Enol y Ercina. Ambos de origen glacial. Se encuentran a una altitud de 1134 metros, en pleno paraje de los Picos de Europa y muy cerca del Santuario de Covadonga. Un entorno con una belleza cautivadora, un lugar lleno de encanto, al que se llega después de un viaje de sinuosas curvas y precipicios, con preciosos paisajes de montaña.

Antes de llegar a los lagos, podrás hacer una parada en el Mirador de La Reina, desde el cual tendrás una espectacular panorámica.

3- Cudillero y Luarca

Cudillero y Luarca están separados por 35 kilómetros de acantilados contra los que el Cantábrico golpea furioso, esculpiendo calas tan imponentes como la playa del Silencio. Un recorrido que te dejará extasiado.

  • Cudillero: pensarás que estás en un anfiteatro formado por casas de vivos colores. Éstas se encuentran escalonadas sobre el puerto viejo y los visitantes suben y bajan  por lo que parece un laberinto de tejados y miradores. Debajo de las casas, ocupan  lugar las terrazas de restaurantes con sus pizarras en las que ofrecen las fabes con almejas y la merluza del pinchu preparada de mil maneras.

cudillero

Pueblos de Asturias: Cudillero, un anfiteatro de colores

  • Luarca: es una apacible villa marinera, conocida como la villa blanca de la costa verde. Es la única de toda Asturias flanqueada por dos miradores y dos capillas: la blanca, al este, y la de San Roque al oeste. Tiene también el cementerio más bello de todo el Cantábrico, desde donde tendrás una vista espectacular de los acantilados, de las playas y de la costa asturiana.

Luarca

4- Llastres, Ribadesella y Llanes

  • Llastres: esta villa marinera es una de la más típicas del litoral asturiano. Sus casas tradicionales y sus calles empedradas, con innumerables escalinatas, se adentran hacia el mar con una pronunciada pendiente. Desde el Mirador de San Roque, situado en la parte más alta del pueblo, se puede admirar una preciosa panorámica de todo el pueblo y sus playas.

Llastres

  • Ribadasella: su situación al borde del mar y su singular forma, hacen de ella un lugar único. Toma su nombre de la desembocadura del río Sella, conocido por sus salmones y por el Descenso Internacional de dicho río. Ese día se monta una gran fiesta que celebra el soberbio Descenso del Sella. Fuera de esta fecha, hacer el descenso en canoa o kayac es una de las actividades acuáticas más gratificantes y populares.

  • Llanes: es una villa marinera de impresionante casco histórico medieval, con más de 30 playas, miradores, rincones encantadoresy montañas que miran a los picos de Europa.
Llanes
Paseo de San Pedro

Llanes es el hogar de la famosa playa de Gulpiyuri y de los pintorescos cubos de la memoria de Ibarrola que presiden el puerto.

  • Bufones de Pría: son un espectáculo de la naturaleza. Son fenómenos naturales originados por el efecto de la erosión del mar y la lluvia en la roca caliza, dando lugar a grietas y chimeneas que conectan el mar con la tierra. El golpe del oleaje contra los acantilados provoca la expulsión del aire comprimido en las galerí­as, sin embargo, en dí­as de fuerte marejada, aire y agua escapan al exterior a gran presión con chorros de agua que alcanzan gran altura.

bufones de pria

Los más conocidos en Asturias son los Bufones de Prí­a, en la localidad de Llames de Prí­a. Se debe dejar el auto y seguir caminando por los impresionantes acantilados que veremos en frente. En los dí­as que el mar está agitado es espectáculo es sorprendente.

Hay una ruta de los bufones, con inicio y fin en Llames, de dificultad baja y una duración de unas cuatro horas aproximadamente que merece la pena hacer para disfrutar de su belleza.

5- Taramundi y los Oscos

Taramundi se encuentra lindando con Galicia, en la comarca de Oscos-Eo, una de las seis reservas de la biosfera de Asturias y la única que combina costa y montaña. Las rutas para hacer senderismo de Taramundi son un gran atractivo de los que acuden a este destino de turismo rural.

taramundi asturias

Existen diversos itinerarios de trekking: la ruta del agua es la más famosa, la ruta de los Ferreiros, ruta de los molinos…

Taramundi es encantador: casas de piedra con techos de pizarra, viejos hórreos y una curiosa colección de molinos de agua restaurados

La comarca Oscos-Eo se asoma al Mar Cantábrico desde lo alto de sus suaves cumbres.  Tres peculiaridades distinguen a la Comarca de Oscos – Eo:

  • Es frontera natural con Galicia.
  • Su extensión llega desde las playas del Occidente y el mar al agreste interior.
  • En sus pueblos, donde se habla el eonaviego o gallego-asturiano, entre sus casas de piedra y pizarra, se conservan museos vivientes de oficios extinguidos.

oscos

6- Avilés, Gijón y Oviedo

Son tres ciudades de Asturias que están muy bien comunicadas, que conforman sobre el mapa un triángulo casi equilátero. Son el corazón cosmopolita de una región de múltiples aristas.

  • Avilés es una urbe de origen medieval, latente en su pintoresco y bien conservado casco histórico. Pisar la piedra de Galiana, pasear por Sabugo y descansar en el parque Ferrera son algunos de los placeres que reserva al viajero.

ria de aviles

El Centro Niemeyer es el mejor punto de partida para una incursión por Avilés.
Casi como una nave espacial, el Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer surge junto a la ría de Avilés y le da a la ciudad un toque futurista que lo convierte en una de las cosas más originales que ver en Asturias.

Centro Niemeyer
Cuenta con un gastrobar a 18 metros, en el interior de la torre, ideal para los más foodies.

De la plaza de España ascendé a la calle Galiana, jalonada de arcos, que conserva el suelo original, que diferencia la zona por la que caminaban el ganado y sus dueños. Respirá el profundo olor a naturaleza del parque Ferrera, tomá vinos y longaniza en el Carbayedo, adentrate en Sabugo, donde localizarás excelentes sidrerías y una selección del pequeño comercio local.

  • Gijón O Xixón: Sus vestigios romanos son otra cara de su pasado, al igual que su orgullosa contribución a la Ilustración de la mano de Gaspar Melchor de Jovellanos.

gijon

Del Acuario al puerto deportivo, pasando por el pintoresco barrio de Cimavilla, la concurrida playa de San Lorenzo, con su muro, y el paseo hasta El Rinconín, presidido por la espectacular escultura La madre del emigrante, que el ingenio popular ha rebautizado como La Lloca del Rinconín.

  • Oviedo:  La capital del Principado es también su sede administrativa. Emergen en ella singulares edificios de gran valor arquitectónico. El casco antiguo, realmente de cuento, está presidido por la Catedral, con una Cámara Santa en la que se guardan tesoros de la época de Alfonso II El Casto, rey de Asturias. Sobre el horizonte de Oviedo/Uviéu destacan su palacio de Congresos, de Santiago Calatrava, y el Auditorio Príncipe Felipe.

catedral de oviedo

No abandones la ciudad sin probar sus dulces típicos, como los deliciosos carbayones y las moscovitas, o sin descubrir la concurrida Ruta de los Vinos y el bullicioso Bulevar de la Sidra en Gascona.

7- La senda del oso

Si te gusta la vida al aire libre y querés ver osos pardos, la Senda del Oso será una experiencia de esas que no olvidarás en la vida. Es una vía verde de 22 kilómetros que empieza en Tuñón y acaba en Entrago, recorriendo paisajes naturales de gran belleza, cruzando ríos salvajes y atravesando túneles por los que antiguamente pasaba el tren minero.

senda de los osos

Por si fuera poco, cerca del kilómetro 6 hay un recinto en el que viven las osas Paca y Molinera, recogidas cuando eran crías, después de que un cazador matara a su madre. No te garantizamos que vayas a verlas, pero vale la pena el lance.

senda de los osos

8- Candás

Con un pasado y un presente marineros, la villa marinera de Candás es un rincón encantador del Principado.

cristo de candas

Su famoso Cristo sigue presidiendo la Iglesia de San Félix, pero aquí el mar es el verdadero protagonista.

El pueblo está rodeado de acantilados en los que rompen las olas con fuerza en los días en que el mar se pone bravo. Sus calles tejen un entramado algo laberíntico por el que pasear es un verdadero placer.

Te puede interesar: