Zermatt: un pueblo peatonal en los Alpes suizos protegido por el Matterhorn

Zermatt es una de las mecas del alpinismo y excursionismo de Suiza y de toda Europa, pero, si querés llegar arriba con traje o tacos altos, no tendrás ningún problema para hacerlo. El viaje en tren hasta Zermatt por el valle del Valais, merece la pena aunque tan solo sea para ir a pasar el día y saborear una rica comida, porque en el camino descubrirás cascadas y pueblecitos encantadores.

Zermatt es un pueblo de postal rodeado de montañas que se enorgullece de permanecer libre de coches

 

En Zermatt tienen una norma que llama la atención: no está permitido que circulen vehículos que consuman combustible. Por lo tanto, si querés conducir por aquí, deberás hacerlo en un coche eléctrico.

Zermatt no sería lo mismo sin el Matterhorn, también conocido como el Cervino. Zermatt creció al amparo de la mítica y solitaria cumbre.

La gente que visita el Valais, lo hace por la irresistible atracción que ejerce el Matterhorn sobre ellos y aquí es donde entra Zermatt, que ha sabido reconvertirse y ofrecer decenas de actividades tanto en la montaña como en el propio pueblo.

Rodeada de 360 kilómetros de pistas y con muchas boutiques, restaurantes y hoteles de lujo, Zermatt podría ser llamada la “Mónaco de los Alpes” por su glamour y belleza. Pero la presencia imponente del Matterhorn que se divisa desde sus calles, le aporta un lado aventurero y salvaje.

El pueblo es de libro de cuentos, tradicional y muy confortable. Sin duda, la actividad estrella es el sky, pero sobre Zermat, en las praderas que cubren la parte alta del valle, se descubre, a partir de la primavera, una agradable campiña atravesada por senderos y salpicada de pequeños lagos y chalets donde el pastoreo tradicional de las ovejas convive con algunos de los mejores restaurantes de los Alpes.

Qué hacer en Zermatt

Los trenes y teleféricos que se pueden utilizar en Zermatt constituyen la principal oferta para el visitante y todos ellos tienen unas vistas soberbias e inolvidables.

Casco viejo de Zermatt

Sunnega Paradise

El primer funicular subterráneo que se construyó en los Alpes suizos te lleva desde Zermatt hasta los prados de Sunnegga (2.288 m.) en apenas cinco minutos. Es una excelente opción para aproximarse a este otro mundo, que es solo el primer escalón, pero las vistas son inolvidables.

Capturar el reflejo del Matterhorn en el pequeño lago de Leisee  merece el paseo que puede completarse con un almuerzo, antes de regresar a pie hasta Zermatt para recorrer la Bahnoffstrasse, la calle principal que se anima al atardecer.

El lago Stellisee

Aquí podrás disfrutar de una de las excursiones más bonitas de todos los Alpes: la ruta de los cinco lagos, entre los que no cabe perderse el Leisee y sobre todo el Stellisee y el Grindjisee con su bosque de abetos. Todos ellos con gloriosas vistas directas del Cervino.

Además, junto al lago Leisee se encuentra el Wolli Park un divertido parque infantil alpino que hará las delicias de los más pequeños.

Rothorn Paradise

Este teleférico es la continuación de la línea de Sunnegga y sube hasta la cima del Oberrothorn desde donde se obtienen unas magníficas vistas del Cervino. No es muy conocida entre los visitantes a Zermatt, que se quedan en Sunnegga o van al Gornegrat, pero la panorámica es alucinante. Contemplar el Cervino con el gran teleférico rojo que sube hasta Oberrtothorn es una maravilla. Además hay mucha menos gente que en otras zonas.

Tren del Gornegrat

Es la excursión por excelencia en Zermatt y un clásico en toda Suiza.  El famoso tren cremallera rojo que sube a la cima del Gornegrat (3.089 m.) es una aventura en sí mismo. Desde su terraza panorámica a 3.100 m. podrás admirar el Cervino, pero también otras cimas míticas como el Monte Rosa, el Liskamm, o el Weisshorn.

Podrán contemplar también el segundo glaciar más largo de los Alpes, el Gorner. Es un lugar mítico y al que es mejor llegar por la tarde cuando hay mucha menos gente y, si el día acompaña, disfrutar de una inolvidable puesta de sol.

Si algo tiene Zermatt, es que aparte de las rutas o excursiones que se pueden hacer en media o alta montaña, es que el propio pueblo ofrece a sus visitantes diversas actividades para completar una oferta de vacaciones realmente excelente.

Cómo llegar a Zermatt

El aeropuerto de Berna, a solo 125 kilómetros, es el más cercano a Zermatt. Tanto Ginebra como Zúrich se encuentran casi equidistantes, a 232 y 249 kilómetros respectivamente. Desde ambos aeropuertos es posible llegar a Zermatt tras unas cuatro horas (media hora menos desde Zúrich) de placentero trayecto ferroviario.

Interlaken

En Suiza sólo se puede comparar Zermatt al otro gran tótem de la montaña, Interlaken y la excursión al Jungfraujoch.

Leé también: Jungfraujoch, emociones en la estación de tren más alta de Europa

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!