Viajar en bicicleta por Europa: las mejores ciudades para recorrer en 2 ruedas

El ciclismo en Europa crece sin pausa y gana cada día más adeptos en todo el mundo. Una de las maneras de disfrutar y vivir la naturaleza y al mismo tiempo desarrollar una nueva forma de vivir es viajar en bicicleta.

Viajar en bicicleta resulta saludable, divertido y ecológico. Parecen lugares comunes si nos vamos a referir a la bicicleta como alternativa para moverse por la ciudad, pero por más trillado que resulte, efectivamente la bicicleta es eso y mucho más.

La bici resuelve un serio problema de transporte urbano descongestionando el tráfico sin generar emisiones de CO2 y tiene indudables beneficios para quien lo practica

Por otro lado, como gran alternativa para moverse por la ciudad, la bicicleta no está reservada solo a sus habitantes, sino que también se presenta como una opción atractiva para los viajeros, que obtienen otra perspectiva de la ciudad y la descubren a un ritmo más relajado, el de sus propias pedaladas.

Las mejores ciudades europeas para bicicletear

Copenhagenize, una consultora especializada en el tema, elaboró el ranking de las ciudades que por cultura de movilidad urbana e infraestructura son las más preparadas para recibir a los ciclistas.

Copenhague

mejores ciudades europeas para bicicletear

Leé también: Copenhague, reina de Dinamarca, te espera con su magia

Primera en el ranking, la capital danesa es un lugar donde el 62% de los ciudadanos monta a diario en bicicleta, mientras que solo el 9% utiliza el coche. Su estilo de vida relajado y las políticas de sostenibilidad han impulsado también inversiones importantes para favorecer a los ciclistas.

La infraestructura urbana se dispone para ayudar en este sentido con un gran anillo ciclista, el Havneringen, que permite circular cómodamente por gran parte de la ciudad y más de 290 km de bicisendas, así como una ciclovía aérea, el cykelslangen, por el que las bicicletas pueden bajar directamente al puerto y a un centro comercial.

Un total de 125 puntos de bicicletas públicas de alquiler, autopistas ciclistas o sistemas que mejoran la seguridad en las intersecciones son algunas de las inversiones que motivan su utilización.

Utrecht

Leé también: Qué hacer en Amsterdam en una escala

La holandesa Utrecht es otra ciudad en la que sus habitantes aman la bicicleta. Cada día, al menos 25.000 ciudadanos (de un total de 350.000 habitantes) van al trabajo en bicicleta. Cada semana, son más de 90.000 personas las que utilizan este medio.

Las pistas se han ampliado para reducir el embotellamiento de ciclistas en horas punta. Se ha mejorado la señalización. Y, sobre todo, existen esos impresionantes estacionamientos, construidos junto a la estación.

Amsterdam

Leé también: Amsterdam, tierra de mágicos canales y museos imperdibles

Holanda es el paraíso de los ciclistas y Amsterdan, su capital, es una de las más importantes colaboradoras de esta situación. Sólo en Amsterdam ya hay 500 km de bicisendas con un montón de rutas al alcance de cualquiera.

Todo el mundo tiene asumido que los ciclistas dominan la ciudad. Es uno de los lugares más hermosos para recorrer en bicicleta, ya sea entre los famosos canales y jardines o en zonas más alejadas del centro, como el castillo Muiderslot y la ciudad amurallada de Naarden, así como a las rutas para admirar los molinos y los campos de tulipanes.

Estrasburgo

Leé también: Mágica Estrasburgo, patrimonio de la Humanidad

Estrasburgo es la ciudad con más kilómetros de bicisendas de toda Francia: cuenta con más de 560 Km. Además de un importante sistema de bicicletas públicas, cuenta con una planificación urbana que incluye rutas de circunvalación, así como el carril bici más largo del país, que ronda los 500 kilómetros.

Malmö

Malmö, la tercera ciudad más grande de Suecia, número 5 en este ranking internacional es una ciudad para ver y disfrutar, con un estilo de vida relajado que se mide a ritmo de pedaladas.

Seguramente se podrán recorrer todas las atracciones que ofrece la ciudad de Malmo en un solo día si uno se desplaza en bicicleta. En la actualidad posee más de 500 kilómetros de bicisendas y un sistema de alquiler de bicicletas con 50 estaciones que están distribuidas por toda la localidad.

Burdeos

Leé también: Secretos y accesorios para iniciarte en el mundo del vino

Esta ciudad francesa ha invertido con éxito en una importante infraestructura en bicisendas y pistas para la bicicleta: sólo en el centro, los ciclistas pueden pedalear por 200 kilómetros de carriles (400 km si contamos los alrededores).

Burdeos dispone además de un servicio de préstamo totalmente gratuito a través de la Maison du Vélo, con más de 4.000 bicicletas disponibles. La CUB (Comunidad Urbana de Burdeos) está trabajando en políticas en torno a las dos ruedas para conseguir que para 2020, el 15% de los desplazamientos se hagan sobre este medio de transporte.

Amberes

Leé también: Auvers-sur-Oise, el pueblo de los impresionistas a 30 kms. de París

En Amberes es seguro que todo tipo de ciclista encontrará lo que está buscando. Esta ciudad cuenta con una red ciclable extensa de intersecciones numeradas.

Amberes no permite la circulación de coches en gran parte del centro histórico, por lo que esto es ideal para los ciclistas. Además, un recorrido en bicicleta es una manera perfecta para conocer una ciudad y sus barrios.

Las nuevas políticas están incrementando el número de estacionamientos e infraestructuras con la meta de alcanzar una cuota de usuarios del 25%.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!