El cementerio que tenés que visitar en México

Descubrí lo que este tenebroso panteón tiene para ofrecerte y conocé por qué se destaca.

En estas instalaciones no solo vas a ver tumbas sin más. La experiencia de visitar este cementerio en México no solo te hará asustar por un rato, sino que también te transportará inmediatamente a la cultura mexicana y a sus tradicionales leyendas. Conocé de qué trata este tenebroso panteón.

El Panteón de Belén

Este cementerio está ubicado en la ciudad de Guadalajara, en México, y su apertura fue el 2 de noviembre del año 1848. Debido a su magnífica arquitectura y a los paseos que ofrece, el panteón recibe a muchos visitantes que desean festejar el Día de Muertos al máximo.

La atmósfera que hay dentro del Panteón de Belén nos pone en una percepción tenebrosa y de terror, para admirar las edificaciones antiguas, las leyendas mexicanas y divertirse con un par de sustos. Cabe mencionar que por la fama que tuvo este cementerio, el panteón se convirtió en un referente importante de la ciudad y al día de hoy es una de las atracciones que todo turista debería experimentar.

Paseos a la luz de la luna

Los recorridos nocturnos que se hacen en el panteón están planeados para llevarse a cabo durante todo el año, no solo durante la época tenebrosa de Halloween o del Día de Muertos. De todas formas, hacer este recorrido en las festividades de terror les añade esa esencia tenebrosa e inolvidable a los visitantes que desean experimentarla.

Te puede interesar: 17 curiosidades sobre el Día de Muertos en México

Por la popularidad de esta atracción, se ha llegado a contar hasta 2.000 personas queriendo ser parte de esta experiencia a fines del mes de octubre. En general, el público que más recurre a este cementerio es la audiencia joven, tanto como en grupos de amigos como familias.

Los paseos se hacen en casi total oscuridad y escuchando las historias antiguas que los guías van contando a medida que los visitantes avanzan. Algo muy típico es relatar leyendas tenebrosas a cada grupo que visita el panteón, generando esa sensación de miedo y terror durante el recorrido.

El extranjero tiene que venir a un panteón y que le cuenten historias y leyendas. No hay otra manera de hacerles sentir esta experiencia

Una de las leyendas más contadas durante estos paseos es la leyenda del niño Nachito. Su historia relata la trágica muerte de un pequeño niño tras haberse queda sin compañía en medio de la oscuridad. Su miedo y terror fueron tan altos que al niño Nachito le agarró un infarto, siendo la causa principal de su muerte.

Leer más: Lugares imprescindibles para conocer en la ciudad de México

La leyenda continúa contando que el cuerpo del pequeño fue almacenado en un ataúd que se encontraba al aire libre. También se cuenta que solía ser flanqueado por cuatro antorchas para iluminarlo. Este tipo de leyendas y otras más que se cuentan en los recorridos nocturnos sirve para poner en sintonía a los visitantes y asustarlos cuando menos se lo esperen.

Edificaciones antiguas

En un primer momento, el cementerio era conocido por el nombre de Santa Paula y se dedicaba a recibir a los muertos de todos los estratos sociales. Fue la primera institución en aceptar a los fallecidos, ya que antes de su creación las personas enterraban los cuerpos en los jardines que rodeaban las iglesias.

Es curioso mencionar que este panteón, en sus orígenes, presentaba diferentes secciones para diferentes muertos. Había secciones para la gente pobre, las personas ricas y dos fosas comunes para aquellas personas que no eran reconocidos por ningún familiar.

En el año 2010, el panteón fue nombrado como Patrimonio Nacional por su patrimonio arquitectónico e histórico característico. Por otro lado, es importante tener en cuenta el mantenimiento de todas estructuras y su conservación. Actualmente, todas las edificaciones y la arquitectura están en manos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para su cuidado.

Continuar leyendo: