El alma del agua: inmensa escultura que sorprende a Nueva York

Jaume Plensa es el artista detrás de la obra ‘El alma del agua’ que fue colocada frente al río Hudson en Nueva York. Conocé cual es el sorprendente significado detrás de la escultura.
el alma del agua

Hace unos días apareció en las orillas de Río Hudson en Nueva York una imponente estatua del rostro de mujer con los ojos cerrados. Tras la sorpresa de los neoyorquinos, se descubrió que la estatua de 22 metros de altura forma parte de un proyecto inmobiliario y que tiene todo un significado especial para los ciudadanos de dicha ciudad.

El alma del agua

La escultura lleva el nombre de ‘El alma del agua’ y fue hecha por un artista español llamado Jaume Plensa. ´Para llevar a cabo este proyecto artístico, el escultor tuvo que crear la pieza en base al perfil de una modelo a la que se tomó como referencia para llevar la obra a tal escala de inmensidad. Una vez hecha en resina de poliéster, fibra de vidrio y polvo de mármol, se la transladó de a bloques desde España hasta los Estados Unidos.

La idea artística detrás de la obra tiene que ver con incentivar un silencio poético (por eso la mujer de la escultura tiene los labios sellados por uno de sus dedos, haciendo silencio). “Es un silencio para poder escuchar el sonido del agua, que a veces con las distracciones de este mundo tan agitado nos perdemos. Es un espacio de recogimiento y silencio”, afirmó Plensa a la prensa norteamericana.

escultura nueva york

Podés leer: 10 Museos digitales para visitar desde casa

¿Por qué se la expone a orillas del río Hudson?

Para el artista, el hecho de que esta estatua esté al lado del río está pensado en base a que se contemple la tranquilidad del agua en comparación con la vorágine de la ciudad. Además, tiene que ver con el singular interés del artista por las masas de agua como representaciones de la humanidad.

De hecho, Water’s Soul (nombre en inglés de la obra) fue colocada estratégicamente a orillas de un río que fue testigo de gran parte del comercio que entraba y salía de Nueva York en transbordadores y barcazas ferroviarias durante el siglo XIX y principios del XX. Por eso en parte, se puede decir que la obra contempla y conmemora la historia de la ciudad norteamericana. Además de esta conmemoración, ‘El alma del agua’ pretende concientizar sobre la protección del medioambiente y del agua ya que son elementos de la naturaleza que pertenecen a todos y si no se cuidan corremos el riesgo de perderlos.

¿Quién encargó la construcción de la obra?

El reconocido empresario de la industria inmobiliaria, Richard LeFrak, fue quien encargó la construcción de la obra a Plensa. De todas maneras, para poder ubicarla en propiedad pública se necesitó el permiso del gobierno de la ciudad de Nueva York.

La elección de Plensa como artista creador de la obra no es nada accidental. Este artista ya fue elegido para crear esculturas en ciudades reconocidas como Londres, París, Dubai, Bangkok, Shanghai y Tokio. E incluso, los apasionados del arte lo conocen muy bien a él y a sus obras alrededor del mundo.

Podés leer: Qué hacer en Nueva York en invierno

Te puede interesar: