Reabre la juguetería de “Mi pobre angelito”: la más espectacular de Nueva York

FAO Schwarz cerró en 2015 y, para alegría de todos, abrió en una nueva ubicación. Si visitás la ciudad no dejes de conocer este ícono neoyorkino.
Abre jugueteria de Nueva York

Tres años después de que cerrara la querida tienda de juguetes de la Quinta Avenida, la icónica FAO Schwarz, la famosa juguetería de la película “Mi pobre angelito II”, regresa a Nueva York. Te contamos dónde está la nueva sede y por qué no podés dejar de visitarla si vas a Manhattan.

La nueva juguetería de “Mi pobre angelito” está ubicada a dos pasos del árbol de Navidad gigante, que todos los años se arma en la explanada del Rockefeller Center en Manhattan.

Si bien la histórica juguetería tiene ahora una superficie tres veces menor a la que ocupaba la anterior tienda, cerrada en 2015, conserva toda su magia.

Una nueva FAO abrió en el Rockefeller Center de Manhattan, a unas 10 cuadras de su antigua casa cerca del Central Park, en la Quinta Avenida

Fao schwarz abre en Nueva York

Leé también: Lugares para ir de vacaciones con niños

Fao Schwarz en Nueva York

Durante más de 150 años, FAO Schwarz fue conocida en la ciudad de Nueva York por sus increíbles juguetes, de tamaños reales y tremendamente caros en algunos casos.

La tienda de fantasía, abierta en la Quinta Avenida en 1.986, era una atracción turística repleta de juegos y música, porteros que parecían guardias de palacio y una torre de reloj musical. Era una parada infaltable cuando uno visitaba la Gran Manzana, con niños o sin ellos. Pero los problemas financieros en la empresa matriz y los alquileres crecientes la cerraron en 2015.

Felizmente, tres años después de su cierre la adorable juguetería FAO de New York ha revivido. Recordemos que en el lugar se grabó también “Quisiera ser grande”, con Tom Hanks. “El lugar cambió pero el espíritu y la magia siguen allí”, coinciden todos.

juguetería duncan

Leé también: Adiviná cuál es el juguete más influyente de la historia

Fao Schwarz: la nueva juguetería

Los trabajadores perforaron, martillaron y trabajaron las 24 horas del día para preparar la nueva tienda. Los empleados llenaron las estanterías con cientos de animales de peluche y otros juguetes que han definido la marca por mucho tiempo: osos, conejos, elefantes, pollitos y más.

La ciudad se emocionó con la gran noticia que llegó a la tapa de los diarios: “la gran torre del reloj de entrada ha vuelto”, celebraron. Ni bien llegás, los empleados, disfrazados de soldadito te darán la bienvenida a la tienda y, una vez en el interior, enseguida verás una de las marcas de la casa: los peluches gigantes de jirafas, tigres, leones y más.

En el primer piso encontrarás una sección de juegos de magia, un centro de adopción de bebés (donde emiten un certificado al futuro papá o mamá de la muñeca) y un supermercado de Melissa & Doug, una de las marcas de juguetes más de moda en Estados Unidos, donde los niños pueden comprar desde zanahorias hasta detergente (como el Museo de los Niños de Buenos Aires).

En el segundo nivel de la nueva FAO, un gran espacio de 6.900 metros cuadrados, los visitantes pueden encontrar la famosa alfombrilla de teclado de piano gigante como la que Tom Hanks bailó con “Heart and Soul” en la película “Big” de 1988

El instrumento, de 6 metros de largo con 60 teclas, se refleja en el techo para que lo vean las personas en la plaza de abajo. Las réplicas a la venta cuestan 128 dólares y hay todo tipo de souvernis para llevarse a casa este fantástico recuerdo.

Fao en el Rockefeller

Leé también: Miradores y “happy hour” en los techos de Nueva York

También hay una tienda de comestibles de juguetes donde los niños pueden comprar productos artificiales, con carritos pequeños, un mostrador de salida y artículos de cocina.

Por 75 dólares, un nueva estación interactiva les permite a los niños adoptar muñecas bebé, mientras que una “enfermera” brinda lecciones sobre cómo cuidarlas. Las niñas pueden pasarse horas jugando allí y cada vez más varones se suman a la propuesta, algo que la juguetería favorece y la moderna ciudad celebra.

La tienda ofrece espectáculos de magia en vivo en las cercanías, junto a un lugar para ensamblar autos a control remoto personalizados.

Entre otras genialidades, te sorprenderá un cohete de 8 metros de altura que está repleto de astronautas de oso de peluche

David Niggli, director de comercialización de la nueva juguetería FAO en Nueva York contó que la nueva sede ofrece novedosas “experiencias”, algo diferente a lo que brindan otras tiendas de juguetes. “La llave de esta tienda es la experiencia del cliente”, destacó.

“Cuando uno compra por Internet, no interactúa con empleados que fueron contratados en escenas de teatro, no puede ver a los personajes con sus trajes, no participa en el proceso de adopción de una muñeca. Son cosas únicas”, explica Niggli.

 

La nueva juguetería de FAO Schwarz: dirección y horarios

  • Se encuentra en el Rockefeller Center, en la planta baja del famoso edificio 30 Rock, hogar del observatorio Top of the Rock.
  • Es la mayor juguetería de Nueva York. Cuenta con dos pisos divididos en distintas secciones: peluches, juegos de magia, muñecas, dulces, etc. Ofrece experiencias interactivas increíbles.
  • Abre todos los días de la semana.

Historia de FAO Schwarz

La juguetería FAO fue fundada en 1862 por el inmigrante alemán Frederick August Otto Schwarz. Es una juguetería que se especializa en juguetes de alta gama, algunos importados de Europa. E

n el siglo XX, los artículos de lujo incluían, por ejemplo, una mesa de fútbol rosa, con temática de Barbie, por 25.000 dólares.

Hay algunos artículos extravagantes en la nueva tienda, pero también muchos artículos de precios modestos.

“Tenemos hermosas piezas artesanales aquí, como caballos mecedora, pero también tenemos artículos que cuestan 10 dólares. Siempre va a haber algunos de esos artículos exagerados. Creo que eso es parte de lo que vienes a ver a la FAO. Es parte de la magia “

El artículo más lujoso a la venta podría ser un Mercedes Benz manejable de tamaño infantil con 44,000 cristales de Swarovski. Precio base: U$ 25,000. “Ese es el núcleo de la FAO. Son los clásicos más las cosas ‘Oh, wow’ que nunca has visto antes “, dijo Niggli.

Te puede interesar: