Qué hacer en Dunedin: un lugar de cuento en Nueva Zelanda

El combo que ofrece la ciudad es perfecto para todas las edades: arquitectura histórica y fascinantes aventuras ecológicas. Qué conocer en Dunedin si parás en un crucero o pasás algunos días.
qué hacer en dunedin

Dunedin es la segunda ciudad más grande la isla sur de Nueva Zelanda, después de Christchurch. Es un lugar precioso, encantado, y con mucha vida joven en comparación con las demás ciudades y pueblos de la isla. Eso es así porque allí se encuentra la Universidad de Otago, que recibe gente de todo el país. Tiene un hermoso edificio y una increíble fachada que, en piedra blanca y negra y con un enorme reloj, es la más antigua de Nueva Zelanda. Conocé qué hacer en Dunedin y disfrutá a pleno tu paso por ese rincón maravilloso de Oceanía.

 

Qué hacer en Dunedin

La ciudad de Dunedin fue construida con la riqueza de la fiebre del oro, por lo cual posee una de las mejores colecciones de arquitectura eduardiana y victoriana del hemisferio sur. Conocida como la Edimburgo de Nueva Zelanda por su enorme patrimonio escocés, es una ciudad tan discreta como hermosa para recorrer.

Agujas de iglesias góticas, mansiones elegantemente adornadas, franjas de bosque nativo y magníficas vistas del puerto hacen que Dunedin sea difícil de olvidar

Por toda la ciudad, podés visitar casas históricas, echar un vistazo a la fábrica de chocolate Cadbury y explorar los excelentes museos que la ciudad ofrece. También se puede dar un un paseo a lo largo de la península de Otago para descubrir el castillo Larnach y encontrarse con gran cantdad de vida silvestre, como pingüinos, albatros y colonias de focas. 

Dunedin, una parada frecuente de cruceros

Dunedin suele ser una de las paradas de los cruceros que recorren Nueva Zelanda y es ideal a aprovecharla a pleno. Si querés ahorrar uno pesos y zafar de la excursiones que venden los barcos sin perderte nada ni correr riesgos de perder el barco, te recomendamos contratar una excursión. El más famoso allí es HeadFirst, que suele recibir muchos cruceristas y cumple al detalle las necesidades de quienes llegan al lugar con tiempos acotados. 

Si querés aprovechar a fondo la escala, te recomendamos recorrer las afueras, especialmente la Península de Otago. Así que si te pilla de paso, te aconsejamos que la visites. 

 

Los trenes de Dunedin, un paseo soñado

La estación de trenes de Dunedin es una parada imprescindible para quienes quieren llevarse el mejor recuerdo del lugar. A inicios del siglo pasado la ciudad fue el centro comercial del país, por lo cual necesitaba una estación que estuviera a la altura.

Su fachada imita la arquitectura flamenca y su interior está lleno de pequeños detalles muy lujosos para la época. Por ejemplo, un gran mosaico de cerámica en el suelo. Su andén de casi un kilómetro se usa cada año como pasarela en un evento de moda y, en el piso superior, podés visitar una galería de arte y un pequeños museo dedicado a los All Black´s.

Catedral de St. Paul’s

En la plaza central de la ciudad, está la principal iglesia anglicana de Dunedin, la Catedral de St. Paul´s. Se construyó un primer edificio en su lugar en 1862, pero tuvo que ser derribado por una escasa calidad de los materiales. No fue hasta 1919 que se logró reunir el dinero necesario para construir la catedral actual.

St. Paul’s, en Octogon, es la principal iglesia anglicana de Dunedin. Si entrás podrás ver uno de los órganos mejor valorados de todo el hemisferio sur, con sus impresionantes 3.500 tubos

Baldwin Street, la calle más inclinada del mundo

A las afueras de esta hermosa ciudad, también se encuentra la Baldwin Street, la calle residencial más inclinada del mundo. Sube 47 metros de desnivel en un solo 161 metros de largo. Eso significa que hay un tramo con una pendiente de más de 35°. Para que te hagas una idea, para subir hay que usar escaleras .

Podés leer: Senderismo en familia: tips para disfrutar una magnífica aventura

Si te gusta ver paisajes o simplemente relajarte con una vista bellísima, algo muy recomendable que hacer en Dunedin es alquilar un auto y acercarse a Nugget Point. Es un mirador espectacular hacia el mar, que tiene a su vez una fauna marina increíble en sus alrededores. Podrás ver focas, leones marinos y pingüinos en la orilla del acantilado.

Los islotes rocosos que se alzan frente al faro convierten a Nugget Point en un lugar realmente fotogénico, especialmente al amanecer y atardecer

Podés acercarte al lugar por tren y disfrutar de un paseo fantástico.

Podés leer: Viajar a Nueva Zelanda: cinco lugares imperdibles

Cosas para hacer en Dunedin

Te recomendamos una lista de cosas que podés poner en tu agenda si visitás la ciudad: 

  • Toitu Otago Settlers Museum: como Dunedin fue la primera ciudad de Nueva Zelanda, tiene un museo muy interesante sobre sus orígenes. Ideal para conocer la historia del país. La muestra es interactiva y la entrada es gratuita.
  • Castillo de Larnach. Es precioso. Y las vistas de la ciudad desde la carretera que lleva al castillo son increíbles.
  • Si vas de marzo a diciembre, podés intentar ver una aurora austral. Es una de las mejores cosas que hacer en Dunedin durante las noches de invierno. Verás un espectacular cielo con tonos verdes y rosados.
  • Estación de trenes de Dunedin.
  • Taieri Gorge Train: en Dunedin podés hacer uno de los viajes en tren más bellos del mundo. El trayecto más popular es de Dunedin hasta Pukerangi y dura unas dos horas en cada sentido. 
  • Península de Otago: es un paraíso para los amantes de la naturaleza y los animales. Tiene origen volcánico y hay diversos senderos que llevan a miradores, playas y colonias de focas y pingüinos.

 

  • Subir por Baldwin Street: es la calle residencial más inclinada del mundo. Sube 47 metros de desnivel en un solo 161 metros de largo.
  • Arte urbano: muchas paredes de Dunedin están cubiertas de dibujos y grafities muy originales de artistas de alrededor del mundo.
  • Cadbury World: es la fábrica del famoso chocolate Cadbury. Tiene visitas guiadas. Podés ver el proceso de fabricación de sus chocolates, probar unos poco y hasta crear el tuyo propio. Es imprescindible reservar en su página web.
  •  Faro de Nugget Point: es un mirador espectacular.
  • Moeraki Boulders: son un conjunto de rocas redondeadas, algunas de ellas enormes, de hasta 3 metros de diámetro.Los científicos dicen que tienen unos 65 millones de años. Su origen es un misterior.
  • Trasladarse al Algarve en Tunnel Beach: es una de las playas más famosas, con acantilados moldeados por la erosión del agua a lo largo de los siglos.
  • Signal Hill: se puede subir a pie, en bici o contratar un tour y regala fotos increíbles. Se ve el puerto de Otago y toda la ciudad desde una altura de 393 metros.

Para más información, no te piedas la página oficial de Dunedin.

qué ver en dunedin

Te puede interesar: 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!