El fabuloso descubrimiento de la Cueva de los Cristales

Las Cuevas de NAICA se encuentran en una mina, al sur del estado de Chihuahua, al norte de México.
cuevas de Naica

Creíamos haber perdido la capacidad de asombro. Creíamos que nuestro planeta ya no nos reservaba ninguna sorpresa. La Cueva de los cristales gigantes de Naica, en Chihuahua (México), corta la respiración. Alberga unos colosales cristales de selenita de dimensiones nunca antes vistas.

La mayoría mide seis metros de longitud, llegando algunos a alcanzar los once metros. La temperatura a esa profundidad es de entre 45º y 50º C. y el porcentaje de humedad de entre 90 y 100%, lo que  impide que el ser humano sobreviva más de dos horas en ella. Las paredes y en especial el suelo de la cueva se ven salpicados de cristales aislados en forma de “bloque”, que en ocasiones se agrupan para formar agregados paralelos y algunos se cruzan de lado a lado de la cueva. Es uno de los lugares más extraños de la Tierra.

cuevas de naica

Tranquila y silenciosa, esta maternidad de piedra acogió lentamente el crecimiento de sus cristales al arrullo del agua, el calor, la oscuridad y el silencio durante más de un millón de años

Sin embargo, escondida, a 300 metros bajo la tierra, aparece La Cueva de los Cristales de NAICA, que ha esperado hasta ahora para mostrarnos su gran belleza. Una gran geoda de paredes rojas, un útero natural lleno de cristales de selenita, ó “piedra de la luna” llamada así por su color, brillo y transparencia. Las formaciones de yeso son las más grandes del mundo y tienen una antigüedad superior a los 250.000 años.

minas de hielo mexico

Las Cuevas de NAICA se encuentran en una mina, al sur del estado de Chihuahua, al norte de México. Las cuevas se descubrieron accidentalmente, debido a las actividades de exploración de la mina que, para poder explotar el mineral, requiere extraer agua caliente mediante un complejo sistema de bombeo. Este sistema drenó el agua de las cuevas y -accidentalmente- se descubrió un extraordinario tesoro natural.

cuevas de hielo

Las Cueva de los Cristales Gigantes se encuentra en la mina de Naica (primera mina productora de plomo, zinc y plata, entre otros minerales), y es una de las cuatro cuevas que se han descubierto dentro de la mina

En 1910, a 120 metros de profundidad, se descubre la “Cueva de las Espadas”, una cavidad constituida por un corredor de alrededor de 87 metros de largo, tapizada por completo de cristales que llegaban a medir hasta dos metros de largo. De ellas fueron extraídos sus más bellos ejemplares, hoy exhibidos en los museos mineralógicos más importantes del mundo.

Casi 100 años después, en abril del año 2000, en el nivel -290, a 300 metros de profundidad, se descubren otras tres cavidades naturales: “El Ojo de la Reina”, “La Cueva de las Velas”, y la extraordinaria “Cueva de los Cristales”.

Los cristales de Naica son únicos en la Tierra

El origen de estos megacristales de Naica se debe a varias condiciones se trata de un fenómeno fantástico que solo la naturaleza pudo haber creado. Aquí el proceso que pudo haber favorecido su formación:

  • La cavidad que nunca tuvo acceso natural, era como una burbuja en medio del cerro.
    La temperatura originada por el magma, entre las grietas y fracturas del interior del cerro corrieron líquidos y gases que traían disueltas en exceso sales de sulfuros.
  • Al penetrar en la cavidad se originó un pequeño cambio en la presión del ambiente, lo que hizo que esos excesos de sales se fueran depositando en forma cristalina, y a través de miles de años crearan los enormes cristales que ahora vemos, cubriendo casi enteramente la cavidad con ellos.
  • Los geólogos visitaron otras cavidades con cristales en distintas partes del mundo y verificaron que no hay nada que se le parezca a las cuevas de Naica. Siendo esta cueva la que posee los cristales más grandes del mundo.

gigantes de Naica

Naica cerrada al público

El grupo de espeleólogos y geólogos de al menos seis países que descubrió esta formación única en el mundo de cristales dentro de una cueva, alerta que está en riesgo de inundación.

Durante casi 20 años las cuevas de Naica fueron drenadas para que el agua no las cubrieran, pero después de algunos años se dejaron de drenar y se fueron inundando. Aún hoy quedan visibles aún algunos cristales.

Si bien siguen teniendo acceso algunos investigadores, quienes descubrieron recientemente que existían microbios prehistóricos se teme que el agua que las inunda provocará la pérdida de información importante sobre la historia geológica de la tierra.

 

Seguí leyendo:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo