Los palacios más famosos de Viena

Los palacios más famosos de Viena son el Palacio Imperial, el Palacio Belvedere y el Palacio de Schoennbrunn.

Palacio Imperial

Es actualmente la sede del presidente del país, pero hasta 1918 fue sede del emperador de Austria. Las partes más antiguas datan del siglo XIII. Tiene numerosos museos como la cámara de la plata, el museo de Sissí, la Escuela Española de Equitación y la Biblioteca Nacional.

Museo Sissi: regala una visión más profunda de la vida de Elisabeth.
Desde 2004 el Museo Sissi ha sido alojado en los apartamentos Stephan. En este espacio, numerosos objetos personales que una vez pertenecieron a Elisabeth, se utilizan para ayudar a ilustrar la verdadera personalidad de la emperatriz frecuentemente incomprendida. Las exposiciones sensibles, creadas por el renombrado escenógrafo Rolf Langenfass, están inspiradas en la poesía del monarca.

Apartamentos Imperiales: el Hofburg fue la residencia de los Habsburgo durante más de 600 años y por lo tanto fue el centro del Sacro Imperio Romano.

Colección de plata: es una colección única, de importancia cultural e histórica, que comprende objetos y elementos que se requerían para el hogar de la corte y su organización. Hoy en día, el Museo de la Colección de Plata ofrece a los visitantes una visión fascinante de la cultura del comedor de corte en sus diversas formas.

Palacio de Schönbrunn

Residencia imperial con amplios jardines, uno de los conjuntos barrocos más importantes de Europa, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Fue hasta 1918 la residencia veraniega imperial. Como obra de arte integral de estilo barroco, el palacio de Schönbrunn y su vasto parque figuran entre los monumentos artístico-arquitectónicos más importantes del patrimonio cultural de Austria.

Este palacio es el que deben visitar los viajeros amantes de la historia o de los cuentos de amor eternos.

Palacio Belvedere

El Palacio Belvedere (Schloss Belvedere) fue construido como residencia de verano del Príncipe Eugenio de Saboya. El conjunto lo forman dos palacios unidos mediante un enorme jardín francés.

Si el tiempo de que disponen en la ciudad no es mucho, mi consejo es visitar los Palacio Hofburg y Schönbrunn, que tienen una preciosa decoración interior. El Palacio Belvedere es interesante para verlo por fuera y pasear por sus jardines, pero su interior no es demasiado palaciego.

Hay obras muy importantes para ver, como el famoso cuadro “El Beso” de Klimt.

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!