HouseSitting: una nueva manera de viajar sin pagar alojamiento

¿Te gustaría andar por el mundo alojándote en distintas casas sin pagar alquiler?

Esto es posible y Magalí Vidoz, una cordobesa de 30 años, te cuenta en su guía digital el camino a seguir para poder hacerlo.

El house sitting es una forma más del llamado turismo colaborativo. Consiste en cuidar casas en las que generalmente hay mascotas y jardines que atender, mientras sus dueños se van de viaje por un tiempo.

Por ahora es una modalidad muy difundida en Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda.

No se cobra por el trabajo: es un intercambio donde el dueño de la casa obtiene que le cuiden la casa, mascotas y/o jardín, y el cuidador obtiene alojamiento gratis.

¿Qué situación te puede tocar? Depende de cada caso particular: habrá owners que te pedirán simplemente dar de comer a los animales, otros que querrán que limpies y cuides la casa y el jardín, otros que te encargues de vigilarla, y otros que solo querrán que sus mascotas no sufran mientras ellos no están.

perro-grande-casa-pequena1

¿Qué se necesita para hacer house sitting?

Lo primero que se necesita es flexibilidad con nuestro tiempo, porque cuanto más disponibilidad tengamos, mayores serán las posibilidades de organizar un viaje para la fecha requerida.

Luego, hace falta ser una persona absolutamente responsable. Si bien es un intercambio voluntario, no deja de ser un trabajo y por lo tanto debemos tener en cuenta que estaremos a cargo de lo más preciado para una persona, su hogar.

Además, haciendo las cosas bien estaremos ayudando a que esta red de viajeros siga creciendo.

Los sitters deben ser viajeros con mucha responsabilidad

Deberán actuar con mucho sentido común frente a cualquier imprevisto, para que los términos del “contrato”, se cumplan para ambas partes.

¿Cómo se logra cuidar una casa?

Según Magalí, para cuidar una casa deberás ser dedicado, específico y muy detallista con el armado de tu perfil y tu carta de presentación, en las páginas Web que conectan ambas partes. Lleva tiempo hallar una forma de perfil que responda a tu personalidad y que también sea bien recibida por los propietarios de las casas.

Es gracias a tu perfil que los dueños te eligen -o no-, para dejar su vida en tus manos, por lo que cuanto más trabajes en esta parte del proceso, mayores serán las probabilidades de que te elijan.

¿Qué es lo más importante para que house sitting funcione?

SINCERIDAD

Es necesaria y fundamental la sinceridad tanto de los owners como de los sittings.

¿Dónde te anotás?

Para encontrar una casa que cuidar tendrás que registrarte en una o más webs de housesitting. Los precios varían entre 20 y 75$ al año, un gasto que se compensa si tu perfil es bueno y encontrás una casa para cuidar.

Si pensás probar en Nueva Zelanda, te recomendamos la web kiwihousesitters.

Si pensás hacerlo fuera de Nueva Zelanda las mejores webs son:

Trustedhousesitters (inscripción anual de 75$)

Housecarers (inscripción anual de 50$)

Mindmyhouse (inscripción anual de 20$)

Lo mejor es pensar donde querés hacer el housesitting, chequear las varias ofertas en las diferentes páginas y darte de alta en la que más y mejores ofertas tenga.

Sin duda, una gran oportunidad para recorrer el mundo.

Magalí inicia su guía con este agradecimiento, que nos permite imaginar lo vivido por ella:

“Este viaje por los cuatro continentes no podría haber sido el mismo viaje si no hubiera conocido a los animales que cuidé, los cuales me abrieron su corazón de una forma extraordinaria. A todos ellos los extraño y recuerdo siempre. Fueron ellos los que me acompañaron en momentos de mucha soledad, indecisión y miedo, y compartieron
conmigo momentos de claridad, lucidez y felicidad. Sin ellos mis palabras no estarían siendo escritas y leídas en este preciso instante. A todos ellos, y a todas las hermosas personas que se animaron a dejar su vida en manos de una desconocida, gracias.

Este no fue un buen viaje. Este fue un viaje intenso.
Este viaje no trajo respuestas. Este fue un viaje en búsqueda de preguntas verdaderas.

A mi cuerpo, por llevarme.
A mi boca, por desear la palabra.
Al mundo, por su locura, su caos y su belleza.

Gracias”

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!