La solidaridad y la participación comunitaria en Haiti

“Kenbe diseño / construcción” es un emprendimiento social fundado en Haiti a partir de laa necesidad de hacer frente a las infinitas complejidades que se van suscitando al intentar generar el progreso social de las poblaciones más débiles económica y culturalmente. El proyecto se propone crear edificios que sean iguales tanto en volumen como en valor educativo.

Mediante la investigación, se hizo evidente que la participación comunitaria, la enseñanza de habilidades, y la generación de puestos de trabajo eran los tres objetivos fundamentales tras los cuales debía ir este proyecto, más allá de su propia condición edilicia. Y fue así que estos tres objetivos se convirtieron en los tres motores del emprendimiento. Si bien la incorporación de la población local es un objetivo obvio, lo que no estaba tan claro era cómo iban a ir haciendo para que eso ocurriera y no afectara el correcto desarrollo de cada obra que se iniciara (ni de las que se seguirán iniciando).
Cada proyecto se inicia reuniendo a los líderes de las comunidades en diversas y reuniones continuas. Una sólida comprensión de las necesidades locales, de los recursos disponibles y de los deseos de la población precede toda la toma de decisiones. Entonces, a través de una serie de talleres, a los miembros de la comunidad se les enseña mucho sobre diversos materiales y técnicas de construcción, a la vez que se inculca una base de prácticas de construcción seguras. La construcción se lleva a cabo a continuación, y es administrada por los equipos locales, quienes atienden el control del presupuesto y la calidad de la obra, supervisados por Kenbe y asi también por varias organizaciones locales.
Para incorporar el mayor número posible de personas, Kenbe a menudo encuentra la manera de adoptar materiales y técnicas desconocidas en cada proyecto. Por ejemplo, el latanye, un material natural local utilizado tradicionalmente para muebles y colchones, se utiliza en paredes y cubiertas de ventanas como por ejemplo en la “Escuela Secundaria RH”. En una zona remota, el bambú es abundante, pero no se utiliza para la construcción. En una escuela construida recientemente allí, los locales fueron capacitados sobre cómo utilizar el material orgánico en lugar del hormigón, elemento que resulta mucho más caro.
En Haití, lugar principal de la empresa, escuelas y clínicas médicas tienen una gran demanda. Por desgracia, las necesidades de la población caribeña no se resuelven solamente proporcionando cuatro paredes y un techo, independientemente de lo bien que esté diseñado. De todos modos este es un claro ejemplo de cómo invirtiendo tiempo y energía en los sistemas sociales de la nación, la comunidad puede convertirse en proveedor de su propio progreso, y ser además un ejemplo para las generaciones venideras aspirantes a una mejor calidad de vida.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo