Las diferencias entre árabe, musulmán, islámico e islamita

Se suelen usar como sinónimos o como términos algo equivalentes, pero no lo son

Una guía para no equivocarse y evitar malos usos que pueden generar problemas en los complicados tiempos geopolíticos que vivimos.

Si tuviéramos que separar los errores más usuales podríamos hacerlo en dos tandas, por un lado árabe y musulmán, y por el otro islámico e islamista. Vamos de fácil a difícil.

Árabe

Una persona árabe es alguien nacido en un país de habla árabe, independientemente de su religión, de su afiliación política, del color de su piel y de si come o no cerdo. Los países árabes son 22.

Árabe, entonces, hace referencia a los habitantes de los países que hablan este idioma

Irán, Pakistán, Turquía, Azerbaiyán, Turkmenistán y otros países, no son países árabes y por lo tanto sus habitantes tampoco lo son, allí no se habla árabe, se hablan otros idiomas, varios idiomas.

A pesar de todo, esta es una explicación bastante simplista, dado que en esos llamados «países árabes» existen también otras lenguas y otras culturas: bereberes y kurdos por ejemplo, son residentes en países árabes pero no hablan árabe.

Musulmán

Aquí es donde empieza el lío para los hispanohablantes. Musulmán es una persona que cree en «la religión de Mahoma» como dice la RAE, del mismo modo que un budista cree en el budismo y que un cristiano cree en el cristianismo.

Cristianismo y no catolicismo, porque al igual que el mismo, el islam tiene ramas, unas más conocidas que otras y cada una tiene sus diferentes creencias y sus opiniones sobre el resto.

Esto quiere decir que los musulmanes pueden ser suníes o chiíes (no «sunitas» o «chiítas»), dos de las ramas principales de la religión musulmana o de otras. Siguiendo con la comparación, dentro del islam están los suníes, los chiíes y otros, y dentro del cristianismo están los católicos, los protestantes y otros.

¿Se puede ser árabe sin ser musulmán?

Sí. De hecho no es tan poco común como pensamos. Si seguiste algo la información sobre la Primavera árabe, posiblemente hayas oído que Egipto tiene una minoría copta (que es una rama del cristianismo) y que hayas visto imágenes de cristianos haciendo una cadena humana para proteger a los musulmanes mientras rezaban, imagen que se ha hecho bastante famosa porque Egipto es uno de esos países famosos por sus problemas religiosos.

En el caso del Líbano (el 4 del mapa de arriba del todo, chiquitito, al lado de Siria), con alguna inexactitud podemos decir que hay aproximadamente un 50% de musulmanes y un 50% de cristianos.

Además de estos dos países, está Palestina, con una situación muy particular de la que no hablaremos ahora. Muchos son musulmanes, hay una minoría cristiana, y hay bastantes ateos marxistas y comunistas.

Árabes y musulmanes

Se puede ser árabe y musulmán. Se puede ser árabe y no musulmán. Se puede ser musulmán sin ser árabe (como muchos de los habitantes de países como Irán o Pakistán). Y se puede vivir en un país árabe o musulmán sin ser ni árabe, ni musulmán.

Islámico e islamista

Aquí es cuando los medios de comunicación no hacen bien su trabajo y transmiten mal, porque los periodistas se expresan confundiendo las palabras, y por ser palabras con la misma raíz se crea mayor confusión.

Aquí se mezclan por un lado la religión y por el otro la política, una mezcla a veces explosiva

Por suerte la Fundéu en este sentido ha sido magnífica (lingüísticamente hablando) y aclara:

Islámico es algo relacionado con la religión islámica, como la arquitectura islámica de la Alhambra y la mezquita de Córdoba, por ejemplo.

Islamista  hace referencia a quien propugna la aplicación de la ley islámica en la vida política”.

Es decir  que un islamista es “una persona que a partir del islam crea una ideología política”

No es un terrorista, sino alguien que pertenece a un movimiento político que no tiene por qué apelar a la violencia para imponer su ideología.

En el islam político hay ramas más moderadas y democráticas y otras que lo son menos, y  al final al que más se oye es al trol, al que más ruido hace, y está claro que a los que más se oye desde fuera es a los violentos.

Islámico: religión

Islamista: político radical. El movimiento islamista es un movimiento islámico (religioso también).

Se puede ser árabe, musulmán, formar parte de un partido político islámico y ser un islamista y no ser un terrorista

Se puede ser árabe, musulmán, formar parte de un partido político islámico y no ser islamista.

El problema es que al tratar todos los términos como si fueran equivalentes, lo que conseguimos es confundir aun más las cosas, por si los ánimos con los temas de racismo y terrorismo no estuvieran ya a flor de piel

Yihadista

Se llama yihadista a aquél que usa la violencia para imponer la religión islámica

Es un término que, en el mundo árabe, tiene un significado diferente. Según explica Fundeu la palabra yihad en árabe significa esfuerzo, en términos generales, y en el contexto religioso se entiende como el “afán por mejorar como individuo o colectividad dentro del camino espiritual de la fe islámica”. Es decir que, en el mundo árabe, originalmente el término no tiene un sentido violento.

No obstante, yihad se usa en Occidente para referirse a la guerra santa de los musulmanes radicales

Las propias organizaciones extremistas islámicas adoptaron el término, dándole un sentido más bélico que religioso. Es por esto que los grupos terroristas que usan la violencia para luchar contra los “infieles” en nombre de Alá son designados con la expresión “yihad islámica” y la tendencia que conforman es llamada yihadismo.

Confundir y utilizar estos términos de manera errónea facilita que en el imaginario colectivo, al final todo musulmán sea islamista. Y quien dice islamista, interpreta terrorista internacional, que tampoco es lo mismo.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!