Murales en 3D: impactantes graffitis callejeros sorprenden a los turistas

El arte tiene la maravillosa cualidad de trasladarnos hacia otros espacios y dimensiones. Mirá lo que logran estos pintores europeos.

Es habitual que caminando por las calles te encuentres con mensajes y pintadas de todo tipo: desde graffitis, dibujos y murales hasta frases. Lo increíble que tienen muchos de ellos son su creatividad y maravillas en cuanto a los colores. Es posible que hallar este tipo de intervenciones urbanas te generen un gran impacto visual que obliga a que detengas tu paso y le dediques unos minutos a la contemplación.

Podés leer: Acción Ortográfica: un grupo sale a corregir errores ortográficos en los graffitis

Eso ocurre con los graffitis en 3D, que es una variedad de las tan conocidas pintadas callejeras. Se trata de intervenciones realizadas con pintura o tizas que te invitan a  jugar con la imaginación y te acercan a diferentes emociones. Muchas incluso te harán dudar de dónde estás y qué situación atravesás realmente. Aunque en la mayoría de los casos, las situaciones que se pintan no son verosímiles.

Si, casualmente o no, te encontrás con estos graffitis, bastará ubicarte en cualquier lugar de la obra. Y dependiendo del lugar que elijas, podés convertirte en un protagonista activo de las escenas o ser parte del decorado.

También podés leer: Festival Internacional de Edimburgo: destacados artistas de todas partes del mundo

Se usan técnicas especiales para pintar en 3D que producen imágenes tridimensionales. El 3D es una forma de composición que configura un nuevo escenario que invita a que te transportes a ese otro espacio recreado y ficticio.

Edgar Mueller es un artista alemán y experto en pinturas callejeras 3D. Él ya es conocido a nivel mundial por sus sorprendentes obras. Debido a su arte creativo está incluido en el libro Guiness gracias a sus obras realizadas sobre el pavimento.

Otro caso parecido es el del neerlandés llmado Janis Deman. Él desarrolla una técnica en espacio visibles para la mayoría de las personas. En uno de sus últimos trabajos le pidió a los residentes de un edificio que le donen su libro favorito para incluirlo en su obra.

¿El resultado? Pintó el costado del edificio incorporando los libros que había recibido. Mezcló y combinó colores, tonalidades, texturas, sobras, reflejos, transparencias e iluminaciones y así construyó una imagen que pareciera estar en tres dimensiones.

Éstas técnicas son heredadas del Renacimiento cuando se realizaban dibujos para crear otras perspectivas y engañar a la vista de todos aquellos que miraran.

Podés leer: Qué hacer en Barcelona: historia, arte y magia catalana

Seguí leyendo:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!