Noche de las Velas en Pedraza

Pedraza puede presumir de ser uno de los pueblos de mayor belleza de España, su encanto medieval carga de historia sus calles y su buen estado de conservación, le permite a uno sentirse como transportado en el tiempo.

 

Situado a poco menos de 40 km de Segovia, la villa de Pedraza es un destino turístico de obligada visita en cualquier momento del año. Sus casas, su antigua cárcel, su castillo y el museo Zuloaga, el cordero asado de su gastronomía… Atractivos no le faltan.

Situada en un alto, se caracteriza por mantener una estructura medieval, con una única puerta de acceso, una Plaza Mayor, iglesias y una fortaleza.

Parece mentira que pueblos tan pequeños como Pedraza, en Segovia, puedan concentrar tanto encanto en tan pocos kilómetros cuadrados.

Pero si se querés vivir un ambiente realmente especial, los dos primeros sábados de julio se celebra El Concierto de las Velas de Pedraza, dos noches en las que la luz artificial se apaga y sólo las velas iluminan las piedras que dan forma a la villa.

La Noche de las Velas es una cita que no se pierden sus habitantes, pero que además se ha convertido en un reclamo turístico, atrayendo a viajeros de localidades limítrofes.

Esta fiesta se celebra el primer y segundo sábado de julio, fechas en que más de 50 mil velas iluminarán la villa medieval

Pedraza es un pueblo amurallado que está a una hora desde Madrid. Lo que se ha hecho una costumbre a lo largo de de 26 años, cobra cada vez más espectadores por el espectáculo de iluminación que se forma, sin consumo de energía, salvo para la iluminación profesional que complementa los conciertos programados.

¿En qué consiste?

Lo espectacular de esta fiesta llega cuando cae la noche. Al ponerse fin al día, comienzan a encenderse velas por todo el pueblo. Balcones, ventanas, calles…  cualquier lugar es bueno para prender una y que la magia de esta luz lo envuelva todo.

Por supuesto durante estas horas no hay cabida para la luz eléctrica, el alumbrado público se apaga para dar total protagonismo a las velas.

la atmósfera que se crea: sobrecogedora e inundada de un silencio único que permite disfrutar, aún más de esta cita. El hecho de poder caminar por sus calles en silencio cede a los visitantes la oportunidad de aislarse por unos momentos de aquellos lugares saturados de ruido, de contaminación y de estrés.

Aunque a partir de las 7 de la tarde los turistas empiezan con el ritual de encender las velas, es sobre todo a las 10 de la noche, cuando el sol se ha retirado, que el espectáculo empieza. Centenares de curiosos recorren unas calles medievales levemente iluminadas y en las que las sombras reflejadas en las paredes de las casas, parecen acecharles para atraparles.

Pedraza ya es de por sí un enclave de película, mágico en cualquier momento, pero cuando las velas se encienden y el alumbrado público desaparece esta villa medieval saca a relucir su lado más encantador.

Hace 26 años se realizó un primer concierto con el fin de recaudar fondos con los que restaurar el órgano de la iglesia del pueblo. Para decorar las calles de la villa durante la noche se decidió recurrir a un gran número de velas y, desde entonces, la fama del evento se ha extendido por todo el país.

Actualmente, el escenario del concierto se sitúa justo delante de la puerta del castillo de Pedraza y el patio de butacas ocupa toda la explanada frente a la fortaleza. Así, el castillo iluminado y decorado con velas y antorchas para la ocasión hace de telón de fondo de la música.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!