Normandía hoy: lo que dejó el Día “D”

A primera hora del 6 de junio de 1944 un numeroso contingente de soldados estadounidenses, británicos y canadienses (en su mayoría) al mando del comandante aliado Dwight David Eisenhower, lograron desembarcar en la costa de la Normandía francesa y plantaron la semilla de lo que sería la liberación de los territorios bajo control nazi.

Esa costa normanda de Francia fue el escenario del mayor desembarco jamás llevado a cabo. Innumerables relatos, libros y películas dan cuenta de eso.
Pero la gloria que se relata no fue alcanzada con facilidad. Las maniobras fueron planeadas una y mil veces y a pesar de que las fuerzas nazis esperaban a los aliados en Calais (el punto donde la distancia entre las islas británicas y Francia es menor), los alemanes habían armado un “muro atlántico” pensado para contener este tipo de ataques y fue eso lo que generó el primer freno a la embestida aliada y desencadenó la brutal batalla. Son precisamente los restos de ese muro, con todo lo que hay a su alrededor, el principal atractivo de esta zona.

dd6
Un buen sitio para empezar este recorrido por la zona de la segunda guerra mundial es el pequeño pueblo pesquero de Arromanches, entre las playas de Omaha y Sword, que cuenta con un cine de 360 grados donde se proyecta un breve documental que pone en situación al visitante. Cerca de allí se pueden visitar las baterías de Longues-Sur-Mer, el único enclave donde queda una serie de baterías en su autentica ubicación. La entrada es totalmente libre.

dd5
Avanzando hacia el oeste se llega a Omaha Beach, una playa que en temporada es ideal para pasar un día de relax y en cuyas inmediaciones se encuentra uno de los lugares más impactantes de lo que dejó la Guerra. Se trata del cementerio americano. Allí hay más de 9.000 soldados estadounidenses que cayeron en esta contienda. El sitio donde se emplaza el cementerio fue cedido a perpetuidad por el gobierno francés a los Estados Unidos.

Si seguimos hacia el oeste se llega a otro de esos sitios que hay que visitar sí o sí, La Pointe du Hoc. Desde aquí los nazis tenían una vista perfecta tanto de Utah como de Omaha Beach, por lo que situaron en él numerosas baterías, aunque no especialmente defendidas porque creían imposible un desembarco en esa zona, por los altos acantilados que lo rodean.

En este enclave se pueden apreciar los cráteres que dejaron los bombardeos aliados y algún resto (refugios, polvorines o búnkers), aunque lo mejor del lugar son las vistas desde el puesto de dirección de tiro. El parking de este lugar es bien grande y la entrada, de nuevo, es libre.

dd4
Cuando se llega a la altura de Utah Beach se puede descubrir un pueblo que llama la atención por una curiosa historia: Se trata de Sainte-Mère-Église, donde hay una iglesia de cuyo campanario cuelga un maniquí en honor a John Steele, uno de los paracaidistas que por error fue arrojado en este pueblo y que quedó enganchado en lo alto de la iglesia. Steele sobrevivió, aunque después de haber sido capturado por los nazis.

dd7
Y finalmente damos con un museo que no se debe pasar por alto. El Museo Conmemorativo de Caen, que hace un recorrido por toda la historia, desde el ascenso de Hitler al poder hasta el fin de la guerra y la post-guerra, mediante exposiciones y vídeos, además de contar con un búnker.

dd3

Seguí leyendo:

Hackers lanzan una guerra cibernética inédita contra ISIS

Las canciones que prohibió la dictadura: recuerdos a flor de piel

Paseando por la capital de Irlanda: Dublin

El último día de Pompeya reconstruido en un vídeo

Imperdibles de Alemania: la ruta del Muro de Berlín

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!