Por qué está el norte arriba en los mapas: una historia de casualidades y política

Imaginemos que somos astronautas y estamos atravesando el espacio en nuestra nave y de repente vemos al Planeta Tierra aparecer en nuestra ventanilla sideral. Probablemente, si no estamos preparados, nos costaría reconocer que región estamos viendo, ya que lo que tendríamos frente a nosotros no coincidiría necesariamente con lo que nos han enseñado en la escuela.

Podríamos estar un tanto confundidos ya que no veríamos el planeta como en los mapas, con el norte arriba y el sur abajo, sino que los continentes estarían un poco “desordenados” con relación a los puntos cardinales usuales de la cartografía.

De más está decirlo pero a pesar de que todos nos imaginamos el mundo de esa manera, no hay razones para pensar que el techo del mundo es el norte.

Remontandonos en el tiempo, la primera versión de un mapa fue descubierta en la pared de una cueva hace 14.000 años. Y justamente pensando en esa larga historia de esquemas cartográficos, es sorprendente pensar que fue solo hace pocos siglos que el norte comenzó a ser considerado como “la parte de arriba” del planeta.

Pero entonces ¿Por qué los mapas muestran siempre el norte como hacia arriba? Hay quienes lo dan por sentado, la respuesta común es que los europeos hicieron los mapas y querían estar en la cima. Pero en realidad un examen de los viejos mapas de diferentes lugares y períodos pueden confirmar que no siempre fue así y que esa idea ha ido variando.

norte-mapa-chino_opt
El mapa Kagnido, un mapa chino de influencia coreana de 1402

Algunos mapas egipcios antiguos ponían al Sur en la parte superior, mientras que en la Europa medieval, los cartógrafos cristianos tendieron a dar esa distinción al Este, ya que había que expresar de todos modos posibles la idea de que Jerusalén estaba en la cima. Otros lo colocan en la parte superior, pero debido a la salida del sol (la primera forma de orientarnos). Y los primeros colonos estadounidenses a veces utilizaban mapas con el Occidente en la parte superior, porque esa era la dirección en la que a menudo se dirigían.

De acuerdo con Jerry Brotton, un historiador de la Universidad Queen Mary en Londres especializado en mapas, “el norte fue rara vez colocado en el tope, por el simple hecho que de ahí es donde viene la oscuridad”.

Por otro lado Brotton agrega que “En la cultura china el emperador mira hacia el sur, porque de ahí es donde viene el viento, por eso es una buena dirección. El norte no es muy bueno, pero te encuentras en una posición de subordinación hacia el emperador, así que tienes que mirarlo”.

norte-mapa-primero_opt
Este es el primer mapa conocido con el norte hacia arriba

Pero si alguien se merece la culpa de ese sesgo peculiar que tiene el norte hoy, es Claudio Ptolomeo. En el siglo II, escribió el influyente Geographia, que contó con un mapa “global” con el norte en la parte superior. Nadie está seguro sobre por qué lo colocó de esa manera, pero puede ser que la Biblioteca de Alejandría, donde realizó su investigación simplemente no tuviera mucha información sobre el hemisferio sur. Durante el Renacimiento, la obra de Ptolomeo fue recuperada y estudiada. Para entonces, el norte magnético se había descubierto, por lo que su diseño fue aún más atractivo para los cartógrafos.

Finalmente, la razón por la cual el norte comenzó a ser la referencia tiene que ver con exploradores como Cristóbal Colón y Hernando de Magallanes, quienes navegaban tomando como guía la Estrella del Norte.

Pero luego de ellos llegaría quien definitivamente sellara la cartografía tal como la conocemos ahora. Gerard Kremer, conocido por su nombre latinizado Gerardus Mercator (1512- 1594), también llamado Mercator o Gerardo Mercator, fue un geógrafo, matemático y cartógrafo flamenco cuya innovación más importante fue un mapa, que contiene lo que más tarde se conoció como la proyección de Mercator, en la que se representan los paralelos y meridianos como líneas rectas espaciadas a fin de producir en cualquier punto una relación precisa de la latitud a la longitud.

norte-mapa-mercator_opt
Esta es la proyección de Mercator

En el título de su obra “Atlas sive Cosmographicae meditationes de fabrica mvndi et fabricati figura” (Atlas, o meditaciones cosmográficas sobre la creación del universo y el universo en tanto creación) es donde aparece por primera vez el término Atlas para describir una publicación de ese tipo.

La profunda arbitrariedad de nuestras convenciones cartográficas actuales se hace evidente con el Mapa Universal de McArthur, una icónica visión del mundo “cabeza abajo” que recientemente celebró su 35 años. Lanzado por el australiano Stuart McArthur el 26 de enero de 1979 (Día Nacional de Australia), este mapa pretende desafiar nuestra aceptación informal de las perspectivas europeas como normas globales.

norte-mapa-mc-arthur_opt

Pero más allá de ciertas coincidencias en el devenir histórico de la cartografía, Brian Meier, psicólogo del Colegio Gettysberg, en Estados Unidos, descubrió que las personas inconscientemente procesan palabras positivas como si estuviesen más arriba en el espacio que las negativas.

Él se preguntó si había una conexión “Arriba”, “Bueno” y “Norte” y si esas asociaciones afectaban los valores que las personas asignaban a diferentes áreas en una mapa.
Para validar esto mostró a unos sujetos un mapa de una hipotética ciudad, y les preguntó dónde les gustaría vivir.

Las personas estuvieron claramente inclinadas a elegir la zona norte de la ciudad y ubicaron a personas de peor condición socioeconómica que ellos en la zona sur de la ciudad.

La orientación de nuestros mapas, como tantas otras características del mundo moderno, surgió de la interacción de la casualidad, la tecnología y la política de una manera que desafía nuestro deseo de imponer narrativas fáciles o satisfactorias.

Pero en un momento en el que el Sur sigue sufriendo más la violencia y la pobreza, no nos vamos a despedir tan fácilmente del correctivo Mapa Universal del australiano. Ese mapa simboliza un deseo: revertir las relaciones políticas y económicas injustas en nuestro mundo.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo