Punto Nemo, el lugar más remoto e inaccesible de la Tierra

Si uno pensara en escapar hacia el sitio más recóndito del planeta, debe saber que en realidad tiene muchos lugares para elegir. Pero quien se atreva a aventurarse en la soledad del océano podrá efectivamente llegar a aquel punto del globo terráqueo más alejado de cualquier costa, podrá llegar entonces al “Polo de Inaccesibilidad Oceánica”.

Dado que su título oficial es un poco difícil, se lo ha apodado Punto Nemo, en honor al famoso anti-héroe protagonista de la novela “20.000 leguas de viaje submarino” de Julio Verne.

Punto Nemo técnicamente no existía hasta 1992, o al menos, no se sabía dónde estaba. Hasta que Hrvoje Lukatela, un ingeniero croata-canadiense utilizó un programa informático geo-espacial para averiguarlo. Se dio cuenta de que, triangulando distancias y dimensiones, el punto más remoto del océano debe ser equidistante de tres líneas de costa diferentes.

punto-nemo-0_opt

La traducción latina de ‘Nemo’ en realidad significa “nadie”, un nombre apropiado para un lugar tan solitario. El barco más rápido tarda 15 días, 10 horas y 37 minutos en llegar, y cuando alguna embarcación pasa por Punto Nemo, está tan lejos de todo que inclusive los astronautas en su estación espacial están más cerca de otros seres humanos que los marineros.

Punto Nemo se encuentra a más de 1.600 km de forma equidistante de las costas de tres islas remotas. Isla Ducie (una de las islas Pitcairn) está al norte, Motu Nui (Isla de la cadena de Pascua) en el noreste y la isla de Maher (frente a la costa de la Antártida) se encuentra al sur. Es sin dudas un lugar muy particular.

punto-nemo-1_opt

Lamentablemente, como ocurre con casi todos los espacios alejados de la vida humana, Punto Nemo se ha convertido en un basural. De hecho, la región en torno a este sitio es bien conocida por las agencias espaciales, que la llaman oficialmente como “Zona Deshabitada del Pacífico Sur”.
En particular, las agencias espaciales de Rusia, Europa y Japón lo han usado como “cementerio espacial”.

Más de un centenar de objetos espaciales desmantelados ocupan ese vertedero en el que se encuentran, entre otros, fragmentos de satélites y de la estación espacial Mir.

punto-nemo-2_opt

Pero a pesar de lo que dice la ciencia, no solo la basura habita ese lugar. Según el oceanógrafo Steven D’Hondt, de la Universidad de Rhode Island en Narragansett, en el Punto Nemo realmente no están dadas las condiciones para que haya mucha diversidad de especies.

Sin embargo la imaginación humana ha dado lugar a varias historias sobre quienes o que cosas están viviendo por allí cerca. Por ejemplo el escritor H. P. Lovecraft escogió un sitio curiosamente aterrador y cercano para situar R’lyeh, el hogar de Cthulhu, su legendaria criatura de rostro con tentáculos.

punto-nemo-3_optLuego, en 1997, uno de los micrófonos submarino que la marina estadounidense había desplegado por el Pacífico durante la Guerra Fría para tratar de detectar los submarinos soviéticos captó un extraño sonido a menos de 2.000 km al este del Punto Nemo. Bautizado como “El Bloop”, se trataba en principio de un sonido más fuerte que el emitido por una ballena azul y se especuló que sería producido por un desconocido monstruo marino.

De todos modos, la comunidad científica llegó a la conclusión de que su origen más lógico estaba en las vibraciones producidas por el resquebrajamiento de grandes icebergs.

A pesar de estar a 2800 kilómetros de cualquier persona, este lugar no ha escapado a las contradicciones del genero humano, desde la intrigante y apasionante literatura de Verne o Lovecraft, hasta la más triste realidad de la contaminación y la falta de respeto por Nuestra Casa.

punto-nemo-4_opt

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo