Réplica en tamaño original de la Capilla Sixtina: del Vaticano al mundo

La Capilla Sixtina, patrimonio de la humanidad, es preservada celosamente a través de los siglos por la Sede Apostólica y por primera vez en la historia han permitido su recreación a tamaño natural

¿Cómo transportar una grandiosa capilla de un país a otro? ¿Cómo lograr que aquellos que nunca han tenido la oportunidad de ver la Capilla Sixtina del Vaticano puedan disfrutar de su increíble belleza?

Más de 100 personas han trabajado a lo largo de un año para construir la réplica de la Capilla Sixtina. Fueron necesarias más de 170 noches para concluir el levantamiento de más de 2,700,000 fotografías, que conforman este archivo digital jamás realizado.

sixtina_replica_600

Lograron una réplica exacta en tamaño y forma de la Capilla Sixtina, obra cumbre del Renacimiento, que recorrerá cada uno de los 32 estados de México y cuya entrada es completamente gratuita. Además, los organizadores tienen proyectado visitar otros países.

sixtina_replica_600El empresario y mánager Gabriel Berumen, el encargado de producir y dirigir el montaje del ambicioso proyecto, dice:

“El objetivo es poder mostrarles esta obra de arte a todas las personas que no pueden viajar al Vaticano para verla”

Esta es la primera vez que el Vaticano autoriza una reproducción de esta naturaleza.

sixtina_replica_600
Réplica Capilla Sixtina

La réplica permaneció en la Plaza de la Revolución, en el Distrito Federal de México desde el 7 de junio y partirá a Toluca, en una gira que, se prevé, será de cuatro años por todo el país.

sixtina_replica_600

Se ingresa a la muestra en grupos de cien personas, que se encuentran con un amplio salón a oscuras, con pantallas, en las que se cuenta la vida y obra de Miguel Angel Buonarroti y cómo emprendió hace 500 años el proyecto de pintar la capilla adjunta a la Basílica de San Pedro.

Luego se pasa a la estancia final: una estructura de 27 metros de alto, 78 de largo y 36 de ancho. Una réplica exacta en medidas y forma de la famosa capilla.

El lugar también está a oscuras y una mezcla de incienso, velas, mirra y otras sustancias aromáticas hacen que las personas sientan que se encuentran dentro de un templo, mientras una luz se enciende e ilumina una de las centenares de figuras que adornan las paredes.

“Quisimos que las personas se sintieran transportadas a la Capilla Sixtina y darles una experiencia inigualable”

Para lograrlo, tardaron 45 días en levantar la enorme estructura y hacerla idéntica a la capilla del Vaticano. Instalaron un potente sistema de sonido y video, así como el sistema de olor, gracias a los “químicos”, como los llama Berumen, que colaboraron con el proyecto.

Casi 3 millones de fotografías en alta resolución son las que hacen de esta exposición una verdadera experiencia. Durante el recorrido, una voz en off va explicando los diferentes escenarios que pintó Miguel Angel. Una vez que termina la narración, las luces se encienden y se puede ver la capilla y sus pinturas en todo su esplendor. Unos cantos gregorianos suenan de fondo.

Berumen cuenta que la idea nació tras hablar con una artesana del estado de Oaxaca, que  había llevado algunas artesanías para decorar los nacimientos que se colocan en el Vaticano, y en su visita logró entrar en la Capilla Sixtina.

“Se puso a llorar y me dijo: Qué hermoso, nunca creí que podría tener esta oportunidad. Fue entonces que pensé en la posibilidad de traer esto para que todos pudieran disfrutarlo”

Capilla Sixtina Vaticano
Capilla Sixtina Vaticano

Tras conseguir los permisos del Vaticano y las fotografías de su archivo, Berumen y su hermano, Antonio, que ha sido coordinador de las visitas papales de Juan Pablo II a México y la última realizada por Francisco, consiguieron los derechos exclusivos para reproducir la obra maestra de Miguel Angel.

Más datos sobre su estadía en México

La Capilla Sixtina, enclavada en el corazón del Vaticano, es un espectáculo imponente, una de las muestras de arte y belleza más espectaculares del mundo.

Entre 1473 y 1481, el Papa Sixto IV (de ahí el nombre de la capilla), mandó reconstruir la Cappella Magna, en el corazón del Vaticano, y comisionó a los artistas más importantes de su época para pintar una serie de frescos, en las paredes y el techo del recinto.

Entre los artistas que trabajaron en dicha decoración figuran Michelangelo Buonarroti (autor del famosísimo Juicio Final), Sandro Botticelli, Pietro Perugino, Pinturicchio, Domenico Ghirlandaio, Cosimo Rosselli y Luca Signorelli, gigantes del arte que habrían de cambiar la historia de la pintura.

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo