Santa Helena, la fascinación de vivir en medio del océano

Casi literalmente en el medio del Océano Atlántico, a unos 3.000km de la costa africana, hay una isla con poco más de 4.000 habitantes que un día tuvo cierta relevancia histórica. La isla de Santa Helena es conocida por ser el lugar donde Napoleón fue desterrado en 1815 y por ser el lugar que le vio morir 6 años después, el 5 de mayo de 1821.

La isla de Santa Helena es la más grande de un conjunto de islas que dependen administrativamente de ella: las islas de Ascensión y de Tristán da Cunha, base de “operaciones” para miles de tortugas marinas, cuenta con algo más de 1.000 habitantes, todos ellos trabajadores del Reino Unido (principalmente de la BBC) o de Estados Unidos (militares).
Se trata de un lugar aislado, que parece vivir anclado en una extraña calma, como si todo se mantuviera en un equilibrio misterioso dentro de los límites del islote. Al cruzarnos con la gente de JamesTown, asentamiento de población principal, nos recibirán con un saludo casi cantado y con una sonrisa expansiva dibujada en sus rostros.
Los contrastes del paisaje son asombrosos, pasando de las praderas y montes de un verdor inusitado, a compartir escenario con la aridez de sus riscos de naturaleza volcánica.

La historia de Santa Elena es fascinante y toca muchos aspectos de la historia del mundo.

Descubierta por los portugueses en 1502, se convirtió en una posesión holandesa y luego británica (inicialmente bajo la East India Company entonces la Corona). Era un puerto de importancia estratégica durante el Imperio Británico, hasta la apertura del Canal de Suez y el advenimiento de los barcos de vapor.

La ubicación remota de la isla significó que fue utilizado como un lugar de exilio para los presos clave, incluyendo algunos 6 000 Boers, los príncipes de Bahrein, y, por supuesto, Napoleón, que murió en Santa Helena. La isla también jugó un papel importante durante la abolición de la esclavitud.

En su patrimonio histórico ofrece un legado importante de fortificaciones, restos de edificios y lo que ha sido descrito como “el puerto atlántico por excelencia” –
Santa Elena tiene una población pequeña, descendiente principalmente de personas de Europa (principalmente jardineras, empleados del gobierno y ex soldados que sirven en el local de Santa Helena Regimiento), chino (trabajadores itinerantes de alrededor de 1810) y esclavos (en su mayoría procedentes de Madagascar y Asia, sólo algunas procedentes de África desde 1840 en adelante).
Santa Elena cuenta con una amplia variedad de lugares fascinantes. Jamestown, la capital de la isla, puede mantenerte ocupado durante gran parte del día. Con solo adentrarse en el interior, se puede descubrir las muchas razones por las cuales Santa Elena fue un lugar tan importante durante tantos años. De hecho, se puede realizar un seguimiento de toda la historia del Imperio Británico en esta sola isla.

Por ejemplo, para muchos visitantes un nombre está vinculado a Santa Helena y es el de Napoleón. El emperador francés fue exiliado aquí desde 1815 hasta su muerte en 1821. Las propiedades Napoleónicas que se pueden visitar son Longwood House (donde vivió), el pabellón Briars y Tumba de Napoleón –
Después de la muerte de Napoleón, las noticias del descuido de la casa llegaron a oídos de Napoleón III, quien desde 1854 negoció con el Gobierno británico la trasferencia de la casa a Francia. Finalmente, en 1858 fue transferida al Gobierno francés junto con el Valle de la Tumba de Napoleón por la suma de £7,100. Desde entonces, ha estado bajo control del Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia y un representante honorario del Gobierno francés, que vive en la isla, es responsable de administrar ambas propiedades.

Otro lugar para visitar es Plantation House, la antigua residencia del gobernador de la isla construida en 1792… así como la de Jonathan, el animal vivo más viejo del mundo, una tortuga gigante que tiene alrededor de 180 años de antigüedad. Hay visitas ocasionales, aunque el Paddock (donde viven las tortugas) está abierto durante el día.

Tambien se puede visitar el Bosque del Milenio, casi 5.000 árboles gumwood que se plantaron como una iniciativa de conservación para conmemorar el milenio.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!