Cómo hizo Suiza para solucionar el problema de la basura

Quizas en este caso se cumpla esa premisa que dice que primero hay que tocar fondo para poder salir. Lo cierto es que en Suiza, las cuestiones medioambientales comenzaron a mejorar después de la enorme crisis ecológica que se vivió en ese país durante la década del 80, que fue cuando se llegó al punto máximo de contaminación de ríos y lagos con fosfatos y nitratos, de la tierra con metales pesados y con un descuido total por parte del grueso de la población del control y producción de basura industrial y domiciliaria.

Hoy, sin embargo Suiza se ha convertido en un paradigma de limpieza urbana y de cuidado del medio ambiente. El secreto de este cambio radica sin lugar a dudas en las campañas de concientización de todos los ciudadanos y en una seria política de estado. Hoy en Suiza se procesa todo lo que puede ser clasificado y separado.

suiza basura2

El método que pusieron en práctica y que resultó sumamente efectivo fue la clasificación de la basura para su posterior procesamiento. Nadie, absolutamente nadie, está eximido de esta tarea. Separar y clasificar la basura en contenedores discrimados es hoy algo habitual allá.

Tomemos el ejemplo de una bolsita de té usada. Para deshacerse de ella se debe separar la etiqueta (que va al recipiente destinado al cartón), el papel va a los papeles usados y el residuo biológico va a los recipientes destinados al compostaje. El ganchito metálico va directamente al tacho de metales usados y el hilito a una bolsa debidamente marcada. Quienes no lo hagan deben pagar una multa, y no hay atenuantes.

Los datos estadísticos recientes indican que en Suiza:

  • El 70% del papel que se usa es reciclado.
  • El cartón se recicla aparte del papel. El proceso con el cartón es más caro y ese costo es asumido por quien lo ha usado.
  • El 60% de todas las pilas y baterías vendidas en Suiza regresan al proveedor y por ningún motivo se arrojan al cesto de basura.
  • Más del 90% de los envases regresan a las fabricas para reciclar el vidrio. Los ciudadanos deben quitarles la tapa y clasificar las botellas de acuerdo al color del vidrio.
  • Se recicla el 71% de las botellas PET plásticas.
  • El 70% de las latas son recicladas Cada persona debe comprimirlos con una prensa magnética..
  • Se reciclan las lámparas fluorescentes.
  • El ciudadano debe pagar un precio extra por los cadáveres de animales. A este tipo de desechos orgánicos está prohibido enterrarlos.
  • Cambiar el aceite al automóvil de manera particular está prohibido y sólo puede hacerse por técnicos en estaciones de servicio autorizadas.
  • Se da tratamiento especial como residuos compostados a los residuos de comestibles, plantas domésticas, estiercol y arena del gato, cenizas, aserrín, hojas del césped, ramas, etc.

suiza basura3

 

Claro que también se puede tirar la basura sin clasificar, pero para eso deberá pagar un impuesto por cada kilogramo de residuos, ya que cada bolsa de basura debe tener una marca adhesiva que acredite el pago de dicho impuesto. Por ejemplo, tirar 5 kg de basura tiene un costo de alrededor de 2 a 3 dólares.

  Si la “policía de la basura” descubre una bolsa sin ese sticker,  se toman el trabajo de que abrir cada bolsa  y buscar en ella cualquier documento, recibo o factura que pueda dar con el paradero de su dueño. La multa por evadir esta ley cuesta 10 mil francos, es decir cerca de 10 mil dólares.

Por otro lado, desde el año 2000, Suiza tiene una ley por la cual todos los residuos reciclables deben incinerarse en plantas especiales generando con esto la eliminación de vertederos.

Contradiciendo a lo que muchos opinan, el estado suizo considera que la razón más importante del éxito de este método para deshacerse de la basura no son las elevadas multas o el temor a las autoridades, sino la concientización de los ciudadanos.

suiza basura4

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo