Xploring a mí mismo mientras Xploring el mundo

Relatos de una viajera apasionado

Andy Fernandez ama viajar y cuenta en su blog que cuanto más viaja más aprende de sí misma. Mientras nos cuenta sus viajes, concluye que viajar es también un viaje hacia el interior de uno mismo.

Transcribimos aquí partes de su relato, que si te interesa podrás leer completo en su blog llamado xplorebuenosaires.

Su relato

“Si tuviera que definir en pocas palabras lo que es viajar, diría que es una medicina para el alma. Así como la medicina cura el cuerpo, el viaje cura y alimenta el alma.

Viajar es la mejor inversión de mi vida y nunca me arrepentiré de mis decisiones compulsivas de subir a un avión sin ninguna planificación previa, más que la de explorar el mundo y, lo que es más importante, mi profundo interior.

He estado en muchos lugares del mundo, desde grandes ciudades cosmopolitas hasta la Amazonia y cuanto más viajé, más aprendí que viajar también se trata de animarse a la autoexploración y la autoconciencia.

Sus viajes

Mi primer viaje fue a California con mis amigos de la universidad: la excusa era desarrollar habilidades de enseñanza de un programa en la Universidad de California, Riverside.  Acabábamos de obtener un título en Traducción Pública de la Universidad de Buenos Aires y queríamos complementarlo con la docencia.

Ese primer viaje fue sobre amistad y diversión, y también un poco de estudio

Al año siguiente, cuando todavía tenía 22 años, decidí abrazar mi primer viaje solo, solo yo y mi alma, sin amigos, sin conexiones, sin conocidos en el país de destino en absoluto. Fui a Australia.

Estuve unos días en la Universidad de Melbourne y asistí a un Congreso Mundial de Traductores e Intérpretes (parece que al principio necesitaba una excusa académica para viajar).

Disfruté de todos los rincones exquisitos de Melbourne y luego volé a Sydney y experimenté el contraste con una increíble ciudad cosmopolita. Recuerdo mis paseos por las encantadoras calles de The Rocks, al lado del puerto y las fantásticas vistas del famoso Sydney Harbour Bridge y la Opera House.

También los paseos en Kings Cross, Darling Harbour y Chinatown, las playas de Bondi y Manly, las Montañas Azules y el Zoológico de Taronga con su increíble fauna y el encuentro único con las criaturas más lindas de la tierra: osos koala.

Finalmente volé a Cairns para experimentar la vida submarina en la Gran Barrera de Coral, que es absolutamente increíble.

Este segundo viaje fue sobre luchar contra la soledad y el miedo, dejar la zona de confort para abrazar lo desconocido demasiado lejos de casa, para ceder y regresar a casa antes de lo previsto, solo para un abrazo acogedor

A partir de ese momento, nunca dejé de viajar: con un amigo o en un viaje familiar, con un grupo de desconocidos o solo, nunca más me detuve, con la enorme limitación que es para esto el trabajo.

Viajar es una escuela

Voy a describir algunos de mis viajes en futuras historias, pero por ahora, me gustaría compartir lo que he aprendido de mis aventuras:

  • “Viajamos no para escapar de la vida, sino para que la vida no se nos escape”. Me encanta decir esto, se explica por sí mismo, pero también es muy sincero. El afán de un viajero por explorar el mundo es el combustible que siempre alimenta sus planes de viaje y de ninguna manera es una forma de escapar de los problemas.
  • Salir de la zona de confort para abrazar lo desconocido es un desafío que requiere un gran coraje, pero al mismo tiempo te libera. Libre de miedos, libre de mandatos sociales. Y cuando te das cuenta de que has superado cualquier dificultad, te sentís la persona más poderosa del mundo. No hay manera de evitar un poco de miedo, ansiedad y preocupación cuando viajás solo, sin preparación o planes previos, pero la recompensa es una gran dosis de autoconfianza y respeto propio en el regreso a casa. De hecho, hay unas pocas cosas en la vida que se pueden controlar, así que mi consejo es que te relajes y disfrutes del “viaje”.
  • Recolectá experiencias en lugar de cosas. Ésta es la diferencia entre un viajero y un turista. Los viajeros necesitan explorar, mezclarse con los lugareños y sus tradiciones, aprender de la cultura, probar la aventura, la comida, etc. Los viajeros no van de compras, son impulsados ​​por la pasión para abrir sus mentes, ampliar sus horizontes y recopilar experiencias.

Las recompensas superan los riesgos, por lo que vale la pena probar la aventura.”

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!