Qué pasa con nuestro cerebro cuando conducimos cansados y cómo reducir riesgos

Con la inminente llegada de la temporada de vacaciones, estamos en un buen momento para entender cómo funciona nuestro cerebro cuando conducimos en esos largos viajes en auto.

Las investigaciones sugieren que estar cansado o distraído durante la conducción es el motivo del 20 y el 25 por ciento de los accidentes de tránsito, respectivamente, y los conductores cansados son aún más propensos a tener comportamientos distractivos.

Algunos estudios (más allá de la opinión pública) han demostrado que conducir estando cansado puede ser tan malo como conducir borracho.

Pero ¿qué es exactamente lo que hace que nuestros cerebros permanezcan centrado en la carretera cuando estamos agotados? Investigaciones recientes sugieren que en realidad es nuestro cerebro buscando maneras de mantenerse despierto.

“Cuando tenemos sueño y estamos realizando una tarea monótona como la conducción, tendemos a buscar otras cosas que nos den un impulso para aumentar nuestro estado de alerta”, explica Chris Watling, un investigador de seguridad vial de la Universidad de Tecnología de Queensland (QUT ) en Australia.

“Los estudios han demostrado que los conductores somnolientos emprenden comportamientos distractivos para aumentar sus niveles de alerta, como contemplar el paisaje que pasa y acelerar en un intento de aumentar su enfoque en la tarea de conducir”.

Pero no es sólo eso – es probable que algunos conductores cansados también pueden llegar a sus teléfonos al conducir para aumentar su estado de alerta – un problema evidente cuando se supone que debe mantener sus ojos en la ruta.

“Estos comportamientos se producen con más frecuencia cuando se conduce a largas distancias, lo que al mismo tiempo está aumentando los niveles de somnolencia debido al efecto del tiempo en la tarea”, dice Watling.

Además, son los jóvenes los que corren el mayor riesgo de estos comportamientos, aunque Watling admite que puede sucederle a cualquiera.

“El sueño es esencial para un cuerpo y una mente sanos, pero el sueño de los jóvenes a menudo se ve comprometido por las actividades sociales, el trabajo o los compromisos educativos”, dice.

“Dado que los conductores jóvenes están sobrerrepresentados en las estadísticas de accidentes y es más probable que se vean afectados por la somnolencia y la distracción, es vital que busquemos maneras de reducir estos comportamientos y nuestro enfoque debe estar puesto en los conductores jóvenes”.

“Ningún conductor es inmune a la somnolencia y la somnolencia es un estado que la mayoría, si no todos los conductores han experimentado, y al que habitualmente estamos expuestos”, agrega Watling.

Pero hasta que finalmente todos tengamos vehículos autodirigidos para conducirnos dondequiera que necesitemos, ¿hay alguna solución para mantenerse despierto y concentrado?

En este momento, el mejor consejo es tratar de asegurarnos de estar bien descansados, especialmente antes de un largo viaje y evitar las distracciones.

Esto podría ser tan simple como poner el teléfono fuera de alcance, o configurarlo en silencio cuando se conduce. Frecuentes siestas y pausas de café también son siempre una buena idea cuando se está embarcado en un largo viaje en automóvil.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo