“Dime qué emoticón usas y te diré cómo eres”, según un nuevo estudio científico

Cuando agregas una cara sonriente al final de un mensaje, podés estar diciendo más de lo que crees.

Emoticones, rostros formados por símbolos de puntuación como 🙂 y emojis, símbolos de imagen como 😀, ahora son características habituales de la forma en que nos comunicamos utilizando los servicios de mensajería de teléfono e Internet y las redes sociales.

Pueden ayudar al destinatario a comprender un mensaje potencialmente ambiguo, reforzar la emoción de lo que se está diciendo o comunicar sus sentimientos rápidamente con un solo personaje.

Pero no todos los usan, o los interpretan, de la misma manera

Linda Kaye, profesora titular de psicología de la Universidad de Edge Hill; Helen Wall, profesora de psicología de la Universidad de Edge Hill y Stephanie Malone, investigadora postdoctoral de la Facultad de Psicología de la Universidad Católica de Australia se propusieron descubrir cómo el uso de estos símbolos influye en la forma en que otros nos perciben.

“¿Las personas usan emoticones para un propósito extra, como “administrar su imagen”, por ejemplo? Si es así, ¿qué factores psicológicos están asociados con estas acciones?” se preguntaron las investigadoras. Y buscaron una respuesta.

También podés leer: Usar emojis en el trabajo te está haciendo quedar mal

Para hacer esto, le pidieron a un grupo de estudiantes que completaran cuestionarios sobre ellos mismos y luego les permitieran estudiar su comunicación textual en una conversación.

Las preguntas cubrieron los puntos de vista de los estudiantes sobre sus personalidades, autoestima, ansiedad social y preocupaciones sobre la imagen que proyectan de sí mismos (qué tan preocupados estaban acerca de cómo los percibían los demás).

También preguntaron sobre la cantidad de emoticones que usaron y por qué los usaron para mensajes de texto, correos electrónicos y Facebook. Luego tomaron capturas de pantalla de sus perfiles de Facebook y grabaron una conversación de 10 minutos que tuvieron con otro estudiante desconocido a través del Facebook Messenger.

“Descubrimos que las personas que se calificaron a sí mismas como agradables tenían más probabilidades de usar emoticones en las redes sociales” explican las científicas y agregan que “También descubrimos que los que estaban menos preocupados por cómo los percibían los demás, tenían más probabilidades de usar emoticones tristes”.

También podés leer: Black Mirror, una serie que cuestiona cómo usamos la tecnología

Espejo al mundo real

Parece que diferentes personas usan emoticones de manera diferente dependiendo de sus personalidades. “Las personas que son agradables tienden a utilizar señales sociales y emocionales en el mundo real para comunicar eso a otras personas, como sonreír y ser alentadores. Y hasta cierto punto eso se refleja en el mundo virtual a través del uso de emoticones sonrientes” comentan las especialistas.

Este es particularmente el caso en los sitios de redes sociales como Facebook, donde los mensajes pueden tener audiencias más grandes y más amplias y donde las interacciones son más ricas y más complejas que simples mensajes individuales de texto plano según comentan las investigadoras en un artículo publicado en el sitio The Conversation.

“Podemos especular que las personas que se consideran más agradables son estimuladas en estos entornos virtuales y hacen un mayor intento de transmitir esa parte de su personalidad a través de emoticones” espoecifican.

También podés leer: Qué es la micro-infidelidad y cómo detectarla

“Al mismo tiempo, si le molesta menos cómo la gente lo percibe, puede sentirse más cómodo mostrando todas sus emociones, incluida la tristeza” agregan.

Una cara triste en un mensaje puede indicar que estás más preocupado por expresarte a vos mismo que por cómo otros pueden juzgarte

Algunos de sus otros hallazgos también muestran que es más probable que usemos emoticones en algunos tipos de comunicación virtual que otros. “Quizás comprensiblemente, nuestros participantes consideraron que los emoticones eran inapropiados para contextos más profesionales, lo que probablemente explica por qué dijeron que usaron menos emoticones en el correo electrónico que en los mensajes de texto o las redes sociales” sostienen.

“Independientemente de esto, nuestros participantes informaron que los emoticones eran una forma útil de expresarse y reducir la ambigüedad de los mensajes” explican.

“Esto sugiere que los emoticones pueden ser particularmente importantes para las personas que les resulta difícil expresar o interpretar las emociones o la intención social con solo el texto y las señales que puede proporcionar” analizan las tres mujeres. “Esto nos ha llevado a comenzar a planificar nuevas investigaciones sobre si los emoticones podrían ser beneficiosos para aquellos en el espectro del autismo”.

También podés leer: Emojis a la carta: el menú del mejor restaurante de Asia no tiene palabras

Estas personas pueden luchar con la interacción social y captar pistas emocionales, por lo que la claridad que los emoticones aportan a los mensajes potencialmente ambiguos puede ayudarlos a comunicarse.

Juzgando emoticones

“Para la parte final de nuestra investigación, pedimos a otro grupo de personas que miraran las conversaciones y los perfiles que habíamos registrado, para estudiar cómo nos juzgan otras personas en función de nuestro uso de emoticones.

Y allí descubrimos que cuantos más emoticones emoticones usaba una persona, más se los veía como agradables, concienzudos y abiertos a nuevas experiencias” cuentan Kaye, Wall y Malone.

Pero esto no siempre se correspondía con la forma en que la gente se veía a sí misma. Los usuarios de emoticones y aquellos a los que se les pidió que los juzgaran probablemente coincidieran en lo extrovertidos y abiertos que estaban con las nuevas experiencias.

“Si bien los emoticones sonrientes pueden hacer que las personas parezcan más amables y concienzudas, puede que no coincidan con sus propias personalidades del mundo real”

“Todo esto sugiere cuánto parece que utilizamos emoticones y emojis para moldear las impresiones que otras personas tienen de nosotros, y el hecho de que debemos ser conscientes de cómo los usamos en línea.

Aunque registramos ejemplos de observadores que emiten juicios positivos sobre el uso de emoticones de otras personas, otro comportamiento podría generar impresiones menos favorables” concluyen las científicas.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!