Increíble pero real: Rusia a punto de legalizar las palizas en el hogar

Es posible que en el siglo XXI alguien postule legalizar la violencia doméstica? En Rusia sí.

Aunque cueste creerlo, cuatro legisladoras del partido de gobierno ruso –que cuentan con el claro aval del presidente Putin- presentaron un proyecto en ese sentido cuyo trámite está avanzado en el Parlamento.

Si el proyecto se aprueba, pegarle a un familiar –por ejemplo, hijo, esposa o abuelo- no será delito si se lo hace una vez al año

Solamente si el agresor volviese a golpear al mismo familiar antes de transcurrido el año desde que lo hizo por primera vez se considerará la segunda agresión como delito pero, aún en tal caso, la justicia no intervendrá de oficio sino cuando el atacado demuestre los hechos lo cual, como es sabido, es muy poco factible en ese tipo de casos.

El nivel de desprecio por los derechos de las víctimas es realmente sorprendente a esta altura del desarrollo histórico y teniendo en cuenta los Tratados Internacionales que –en teoría- tutelan los derechos de todas las personas y, muy especialmente, de los niños.

Las legisladoras argumentan que las palizas que quedarán sin castigo son las que no causan daños serios a la salud. Una postura inconcebible a la luz de los avances científicos pues deja por completo de lado el brutal perjuicio psicológico generado a las personas golpeadas. Es sabido que, en un alto porcentaje, ello ocasiona alteraciones profundas de la personalidad e, inclusive, potencia a las víctimas como futuros agresores de sus propias familias.

Hace nada más que un año una ley determinó en Rusia que los tribunales debían actuar de oficio ante cualquier caso de violencia doméstica. La modificación legal ahora propiciada no sólo plantea dejar sin efecto esa intervención sino convertir en legal una paliza al año. En la práctica puede implicar la privación total de derechos de las víctimas que quedarán definitivamente sometidas a la brutalidad del “jefe de familia”.

En esa línea, liderando la reacción tradicionalista que pretende mantener sin límite alguno las costumbres machistas y las golpizas hogareñas,

el presidente Putin declaró hace pocas semanas que es intolerable “La descarada injerencia en la familia” de la justicia

Entretanto, la criminalidad de género asesina una mujer cada 40 minutos en Rusia donde, según cifras oficiales del año 2008, más de 12.000 mujeres son víctimas mortales de sus parejas cada año.

Fue el último dato brindado por el gobierno ruso que, a partir de esa fecha, se negó a brindar la información pedida por diversos organismos internacionales.

La lucha contra los crímenes de género tuvo su expresión en la región luego de que la periodista ucrania Anastasia Melnichenko hiciera público que había sido violada, pocos meses atrás.

Melnichenko invitó desde su página de Facebook a las víctimas a denunciar la violencia y miles de mujeres respondieron contando sus propias historias bajo el hashtag #NoTemoDecirlo

La respuesta de quienes avalan la agresión criminal no ha tardado en llegar.

Como tantas veces lo dijimos desde esta columna, los avances hacia la vigencia plena de los derechos de todas las personas, en especial de las mujeres y los niños, sólo se consolidarán mediante un profundo cambio cultural gestado mediante la participación masiva de la sociedad.

La experiencia de #Ni una menos en la Argentina es una muestra clara de ello pero, al mismo tiempo, los canallescos y repugnantes crímenes conocidos en los últimos meses indican que esa lucha debe sostenerse cada día porque las reacciones primitivas y patéticas del machismo serán por mucho tiempo parte de la realidad.

Hechos como los denunciados en Rusia lastiman a todos los seres humanos.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!