Abracadabra: el misterioso origen de la palabra mágica

Hay algunas palabras mágicas que utilizamos desde la infancia sin advertir su origen arcano. Indudablemente una de ellas es ABRACADABRA, una palabra notablemente antigua utilizada en distintos encantamientos y hechizos.

Nadie ha conseguido descubrir su verdadero origen. Solo existen hipótesis, mas o menos confiables, sobre su origen y significado. De lo que sí podemos estar seguros es que se trata de una palabra increíblemente antigua.

La primera mención conocida de la palabra proviene de la antigua Roma y era un método para combatir la malaria, que para entonces no se asociaba a la picadura de zancudos sino a demonios o malos espíritus. Y la malaria, de la que se tienen registros ya en el año 450, tenía su propia diosa protectora: la diosa Febris.

Un amuleto para curar

Allí aparece entonces esta palabra, en el siglo III dC en un libro llamado Liber Medicinalis (a veces conocido como De Medicina Praecepta Saluberrima ) por Quinto Sereno Sammonicus, médico del emperador romano Caracalla, que en el capítulo 51 prescribe que los enfermos de malaria usan un amuleto que contiene la palabra escrita en la forma de un triángulo.

El poder del amuleto, explicó, hace que las enfermedades letales desaparecen. Otros emperadores romanos, incluyendo Geta y Alejandro Severo, eran seguidores de las enseñanzas médicas de Sereno Sammonicus y pueden haber utilizado el conjuro también.

El médico usaba como talismán un pedazo de papel con la palabra Abracadabra escrita en él, que repetía a continuación con una letra menos en cada línea, hasta que solo quedara la a.

La cosa no acababa ahí: después debía enrollar el papel, envolverlo en una tela y llevarlo colgado en el cuello durante nueve días, pasados los cuales había que lanzar el talismán por encima del hombro a un río cuya corriente se moviera hacia el este.

Otros posibles orígenes

Otra opción igualmente válida en la etimología de ABRACADABRA es la voz hebrea Aberah KeDabar, que significa literalmente “pensar mientras hablo.”. El término no se refiere a la fe, al menos no directamente, pero si al acto de pensar algo que se vincula a “crear” y no “creer”; como Jehová creó el universo por la palabra puesta en acción.

También hay otras versiones sobre el origen de la palabra. Se cree que puede haber surgido de la expresión hebrea “Ab, ruach, dabar” (“Padre, Espíritu Santo, palabra”) o “Abrai seda brai” (“Fuera, espíritu maligno, fuera”).

Otra de las posibilidades es la que la vincula al arameo Avrah Kahdabra: “Creo que mientras hablo”; cuyas fuentes son idénticas a la anterior, es decir Dios, que reúne en todo lo que es y podría ser, tirar hacia lo concreto, el objeto de sus pensamientos.

Lo único que sabemos hoy con certeza es que la palabra ABRACADABRA ha sobrevivido al paso de los cazadores de brujas, libelos inquisitoriales y convicciones religiosas. Y Se mantiene vigente en el tiempo, transmitiéndose de generación en generación.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!