Conocé la curiosa historia del Cristo Redentor de Río de Janeiro

Esta impresionante estatua con sus 38 metros de altura y su peso de 1.200 toneladas se yergue majestuosa sobre la ciudad de Rio de Janeiro situada desde la cima del Cerro del Corcovado, a 710 metros sobre el nivel del mar.

En 1859, el padre Pedro María Boss le sugirió a la Princesa Isabel la idea de construir un monumento religioso en la ciudad, a fin de conmemorar con el mismo el centenario de la independencia. Tuvo el visto bueno de las autoridades pero sin embargo la idea quedó en la nada hasta que se retomó en 1921.

cristo-redentor-4_opt-1

La elección del lugar en el que se colocaría esta famosa imagen estuvo a cargo del Círculo Católico de Río de Janeiro. El Monte del Corcovado tuvo como competidores al Pão de Açúcar y al Monte de San Antonio, pero fue elegido debido a que era el más alto de los tres.

Para su construcción hicieron una colecta entre los habitantes de Brasil, quienes contribuyeron de buena gana, logrando que en el año 1922 se colocara la primera piedra y as obras se iniciaron en el año 1926. Fue inaugurado el 12 de octubre de 1931, después de aproximadamente cinco años de obras.

La construcción, a pesar de su tamaño enorme y de estar localizada en un relieve tan irregular, se llevó a cabo sin lamentar ninguna pérdida de vida humana. Esto es remarcable especialmente considerando que al poseer la estatua los brazos extendidos al vacío, el trabajo de montaje y revestimiento fue muy peligroso.

Para el revestimiento de la obra varios materiales fueron estudiados para finalmente elegir la “piedra- jabón”. Si bien es un material débil, que incluso puede ser rayado con las uñas es extremadamente resistente al paso del tiempo, no se deforma, ni se raja con las variaciones de temperatura.

En 1923, el proyecto del ingeniero Heitor da Silva Costa fue el elegido para construirse luego de un concurso lanzado para encontrar el diseño adecuado. El lo presentó en conjunto con el artista plástico Carlos Oswald : la obra en su conjunto fue proyectada por el francés Paul Landowsky, quien vino desde Europa especialmente por esta obra.

Antes de llegar a su forma actual, la imagen del Cristo Redentor tuvo varias modificaciones. El proyecto aprobado de Heitor da Silva consistía en la imagen de Jesús sosteniendo una cruz en la mano izquierda y un globo terráqueo en la otra mano.

cristo-redentor-1_opt

El brazo izquierdo del Cristo es 40 centímetros más pequeño que el brazo derecho. Esta diferencia de tamaño se debe a que los brazos fueron diseñados como la vela de un barco, y con estas medidas se consigue que la escultura pueda ser capaz de resistir vientos de hasta 150 kilómetros por hora.

En el año 2007 fue declarado como una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno por la organización New Open World Corporation a través de una votación abierta en la que participaron cerca de cien millones de personas de todos los rincones del mundo.

cristo-redentor-3_opt

Al Cristo Redentor se puede acceder por tranvía hasta la plataforma de entrada, subiendo luego los 226 escalones que nos acercan a él. Otra forma de observarlo y fotografiarlo es por aire, mediante los elevadores panorámicos construidos para tal fin.

De todos modos, el ascenso al Monte de Corcovado es un verdadero paseo ecológico en si mismo y puede realizarse en un tren eléctrico que cruza el Parque Nacional de Tijuca y en su recorrido se pueden tener vistas únicas de la ciudad. Considerando que parte de la recaudación de la boletería es destinada al Instituto Brasileño de Medio Ambiente (Ibama) el paseo ayuda también a preservar la riquísima flora brasileña.

 

 

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo